Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

101. ΕΞΟΔΟΣ

Mira el monstruo en la dirección que le señala la espada desnuda de Teseo. Incapaz de encontrar la salida por sí mismo durante todos estos años, vagando a tientas por los estrechos –húmedos, fétidos– pasadizos del dédalo en cuyo interior se consume, quebrando a su paso las calaveras de enemigos antiguos, es el rey de Atenas quien ha tenido que llegar por mar para mostrársela.

Comprueba ahora la veracidad de las palabras de aquellos desventurados que entraron para darle muerte. Y el Minotauro suspira, se desvanece y cae sobre los huesos de los guerreros olvidados, extrañamente sereno, extrañamente feliz, al distinguir, al otro extremo de la hoja manchada de sangre, esa luz tantas veces anunciada al final del túnel.

19 Respuestas

  1. calamanda

    David, ese final del tunel tanto libera como se convierte en la espada de Damocles. Has llevado con buen ritmo y fuerza el relato. Suerte y saludos

  2. Salvador Esteve

    David, en tu relato muestras la triste existencia del minotauro en busca de una salida, como indicas con tu logrado título, un éxodo imposible hasta la llegada de esa espada liberadora. Muy bueno. Abrazos.

  3. Ana Fúster

    Cómo me gustan las versiones de mitos clásicos, sobre todo cuando están tan bien narradas como esta. Me traído a la memoria el final de de “La casa de Asterión”, esa liberación que solo puede consumarse a través de la muerte. Enhorabuena.
    Y cambiando de tema, ¿qué pasa con los títulos este mes? Uno en chino, cuatro o cinco en inglés, y ahora uno en griego clásico, (muy adecuado, por cierto). Qué políglotas estáis.

    1. Ups, no he leído La casa de Asterión. Pero prometo hacerlo. Yo también disfruto como lector, lógico, de los textos que retoman cuentos o leyendas conocidos y acaban reinventándose. Si el mío acabó agradando a alguien, pues mejor que mejor.

      A la hora de poner el título admito que me inspiró ese otro en chino que también a ti te ha venido a la mente. Susana tiene mucha culpa, jejeje.

      Gracias por tus amables líneas, Ana,

      D.

    1. Gracias, Juan Antonio. En verdad que al Minotauro se le ha dejado descansar poco. Ojalá, como dices, haya conseguido ser algo original en su tratamiento.

      Y… para valientes… ¡Teseo!

      Suerte para ti también,

      D.

Dejar una respuesta