Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

16. 使用說明 (Susana Revuelta)

Nada, que no avanzo. Me he perdido, sí, lo reconozco. No consigo pasar del primer escollo y eso que solo hay dos. No puede ser tan difícil, por mucho que se empeñen en complicarlo poniendo estas letras enanas adrede, si casi no se ven. Ahora mismo voy a por mis gafas y empiezo desde el principio. Tengo que salir de este atolladero yo sola, no pienso aguantarle las bromitas a Miguel cuando vea que no he sabido cambiar la clave. De eso nada.

«Desde una posición indicada, gire a la derecha, inserte su código. Por favor, recuerde un código que insertó». Esto último sobra, la verdad, aunque hay mucho zote por ahí… Pero ¿cuál será esa «posición indicada»? Aquí falta un dibujo, yo creo. A veeer, un número que no se me olvide… ¡Ya está! El 1·5·0, o sea, la multa que pagué ayer por hablar por el móvil con Miguel, que siempre me llama cuando estoy conduciendo. Encima por su culpa me he metido en este berenjenal, «nena, compra un candado donde los chinos que no me fío de los aeropuertos».

Esto sigue sin cerrar, grrr… ¡Hala, a tomar por saco el puñetero chisme este, que ya estoy harta!

 

62 Respuestas

  1. Virtudes Torres

    Eso si que es difícil de descifrar. Las instrucciones de los aparatos que se compran en los chinos.
    使用說明 Habrá que hacer magia. Abracadabra….

  2. Ana

    Divertido y auténtico. Las instrucciones de cualquier cosa que venga de un país asiático suelen ser un laberinto no ya sin salida, sino a veces hasta sin entrada. Ya me he pasado por el traductor. Tú dándole facilidades al jurado con el título, me imagino las votaciones del mes que viene… Besos.

  3. Ángel Saiz Mora

    A veces las cosas se tuercen y el detalle más nimio puede volverse un auténtico laberinto que nos pone a prueba e incluso nos supera y exaspera y no hay forma de descifrarlo, como si estuviera escrito en chino, de ahí lo original y adecuado del título.
    Un saludo y suerte.

  4. Rafa Heredero

    我告訴你,讓你知道。愛那些日常生活場景,你用過的基調。我討厭任何使用說明,以及。
    Por si no lo sabías.
    Suerte y saludos.

  5. Muy imaginativo y divertido tu micro, Susana. Yo también me he sentido identificada con la protagonista porque tengo una maleta de esas de cierre con código y la verdad, al principio, me costó un poco entender las instrucciones. Suerte y saludos.

  6. Me gusta la cantidad de matices que pones para mostrar lo cotidiano, eso que nos pasa y no queremos que se sepa, a veces está en ingles y tampoco lo acertamos. ¿Somos nosotros o el idioma?
    Mucha suerte con el relato y el cerrojo…

  7. Siempre alguien tiene la culpa de nuestras contrariedades, en esta historia es Miguel. La protagonista debería saber que va a tener problemas si usa el móvil mientras conduce, también pudo obviar la sugerencia y comprar el candado en otro lugar. 有趣的故事 ¡Suerte!
    Saludos.

  8. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Con cuánta voluntad comenzamos siempre a leer los libros de instrucciones y con cuánta decepción lo abandonamos prácticamente sin pasar de la primera página por culpa de un escollo infranqueable.
    Las instrucciones las hacen los ingenieros que dan por supuesto en el usuario el nivel de información que ellos tienen.
    Haces de un detalle minio un relato interesante, como todos los tuyos.
    Besos.

  9. Lo de las instrucciones es otro de los laberintos que dan verdadero miedo. Ikea por la cuenta que le trae pone dibujos… aunque ahora últimamente por ahorrarse el papel me he encontrado con electrodomésticos que vienen directamente sin nada. Original, fresco y divertido. Mucha suerte 🙂

  10. Modes Lobato Marcos

    A los chinos hay que ir a comprar gatos con Parkinson en el brazo, o carpetas con fotos de los protagonistas de “Sensación de vivir”, o disfraces de carnaval que siguen provocando urticaria años despues…

    Pero un candado…ya te vale, Susana.

    Que va a ser lo próximo? Una bomba termonuclear?

    Y eso te pasa por crecidita. Que escribes muuuy bien, que tienes un talento descomunal, pero de Mandarín no tienes ni puñetera idea, que mira que te lo tengo dicho…

  11. Esther Gomez

    Muy divertido. La verdad que a veces hay que echas paciencia e imaginación, pero aveces es inevitable” Hala a tomar por saco “jeje.
    Suerte
    un beso

  12. Muchos atascos que nos impiden disfrutar de la vida se resuelven así, dándoles portazo. Al final me enteré, a través de las instrucciones de otro candado parecido en otra tienda, de cómo funcionaba la cosa. Pero ya hace tiempo que tengo asumida mi torpeza y no pasa nada, a ficcionarla y ya está.
    Abrazo.

  13. Yo confieso que me da miedo cerrar los candados porque no me fío que después se abran y mucho menos esos de meter numeritos y si son de los chinos ¡agg!. También confieso que a veces me gustaría tener agallas para sacar fotos de las etiquetas y cartelitos que se ven en algunos chinos, creo que alguien me pasó una vez una ppt de eso, pero hay muuuucho más en esas traducciones, fijaos alguna vez. Muy divertido, Susana. Un abrazo.

  14. Ningún laberinto como internet. Todo facilidades, hasta cuando escribes un correo. das a enviar y no llega.

    Y como te hayas extendido, ni te cuento el mosqueo, como ahora.

    Eva, te lo mando en mail.

  15. bmateosg@hotmail.com

    Susana, relato muy divertido y real. ¡Que manía tienen ellos de poner candado a todo!y luego acuérdate de la combinación que con la rabia de tener que ponerlo, ni te acuerdas. Buen trabajo.
    Suerte. Un beso

  16. Isabel

    Como no sé descifrar los pequeños laberintos de la escritura china, no me atreví a pasar por tu gracioso relato.
    Yo soy de las que no leo las instrucciones, directamente empiezo a probar y experimentar hasta que doy con la puerta de salida.
    Besos

  17. Si ya lo dice un proverbio “chino” Hay que leel siemple las instluciones, pero claro si las leemos y no las entendemos, ahí está el laberinto.
    Muy divertida propuesta, hace falta más humor ¡si señol!
    Besos

  18. Pero Susana, no has usado el sistema tradicional español de toda la vida. Unos martillazos bien dados arreglan todo. Lo cierto es que tu relato me ha hecho meditar en si habrá vida en el cosmos aparte de la nuestra y si tendrán tiendas de chinos. En la razón en que no tienen idea de cristiano español pero si saben decirte de manera inteligible lo que tienes que pagar. En que será de Alfonso, el amigo chino que tube y que no sabía que es el Yangtsé, se ve que no pasaba por su casa. Una historia tan real como la vida misma y Felipe Uvepalote. Gracias por sacarme una sonrisa. Suerte.

    Besísimos.

  19. Pues no creas, Brandon, que hay chinos que hablan a veces mejor el castellano que algunos nativos. Conozco uno de una frutería que utiliza los reflexivos y subjuntivos con más propiedad que algunas señoras que le preguntan.
    El cuentito, inspirado en hechos reales como la hermana imputada (¿o ya no?) de ese que dices.
    Un abrazísimo.

  20. Divertido el monólogo aunque no tanto la situación, muy real, que cuenta. ¡Ay, las dichosas instrucciones con malas traducciones!
    Gracias por el buen rato, Susana.

    Mucha suerte

    Besitos

Dejar una respuesta