Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12. FUENTES COMO CIPRESES (Marcos Santander)

 

Y como en la Biblia, siguieron amándose hasta lo indecible. Todo había sido Génesis, hasta debilitarse sus bocas y sus miembros. Todo amor, desde los cinco puntos cardinales del Pentateuco. Los Salmos, Proverbios y alabanzas previas emergieron lúbricos y sentimentalescomo si no quedara nada por ensalzar. Fue la apoteosis del sexo y la abstracción. Cuando un brazo escalaba el monte Sinaí, unas lenguas encontraban de pronto la dureza de unas murallas agigantadas de Jericó. El placer se multiplicó como si fuera las doce tribus de Jacob, y los ahogados gritos y lánguidos susurros provenían del Cantar de los Cantares. Nada ni nadie se oponía al continuo placer de generaciones y generaciones de éxtasis procaces y armamentísticos, de bocas ávidas de placer y armas en ristre. Fue como si en las tierras de Lesbos, cada ser se hubiese conjurado para amamantar por turnos, la insaciable profusión de miles de gargantas profundas y aparatosas en busca de florecientes y fecundas fuentes como cipreses. A cada explosión de éxodos ydeuteronomios seguían los profetas anunciando nuevas y consecutivas embestidas e inofensivos embates hasta que alcanzaron, exhaustos y realizados, las amargas trompetas del Apocalipsis.

35 Respuestas

  1. Nieves Martínez Menaya

    En esta sucesión de “alfas-omegas” con la que has hilvanado las máscaras con las tormentas, las tormentas con la Biblia y la Biblia con vaya a saber usted qué, nos sorprendes con este Nuevo Tes(tosterona)mento en el que, tras leerlo, solo podemos decir Amén y quitarnos el sombrero ante semejante profusión de imágenes deslumbrantes. Produce su lectura un cierto grado de abducción contenida en el que , durante ese breve tiempo, nos vemos atrapados en un lapsus donde todo es paisaje placentero . Es , desde el comienzo, tan potente que se mueve propulsado por su propia fuerza. Nosotros no hacemos otra cosa que cabalgar al ritmo que propone. Muy bueno. No te deseo suerte, la suerte es aleatoria y por lo tanto, injusta.

    1. Marcos

      Gracias, Nieves, por tu análisis y el no desearme suerte (yo también la considero injusta. El sexo es así hasta que deja de serlo. O sea, hasta que tratas de definirlo.
      Thanks.

  2. Virtudes Torres

    Un relato que no se puede leer una sola vez. Pues en cada lectura adviertes algo nuevo que se había pasado anteriormente.
    Me gusta la metáfora de ” Cuando un brazo escalaba el monte Sinaí, unas lenguas encontraban de pronto la dureza de unas murallas agigantadas de Jericó” Muy sugerente.
    Saludos. Volveré a leerte.

    1. Marcos

      Gracias, Virtudes, agradezco tus palabras. Eso que dices es lo que casi siempre intentó. Mis relatos quieren ser connotativos, más que denotativos, y dejar lo que cuento en manos del lector. Yo mismo me sorprendo dando nuevas interpretaciones a lo que he escrito, en principio, pensando en otra cosa. Estoy incapacitado para plasmar otro tipo de historias. Gracias, de nuevo.

  3. Salvador Esteve

    Marcos, después de los comentarios de Nieves y de Virtudes solo puedo decir que me apunto a lo dicho, y felicitarte por tu buenísimo relato. Abrazos.

  4. Eduardo Iáñez

    Personalmente, lo que más me ha llamado la atención ha sido la elección de la Biblia como libro sobre el que construir esta alegoría amatoria que extasía a cualquiera. Por eso mismo, me chirría un poco la extemporánea alusión a Lesbos, aunque salvo ese ‘pero’, me descubro ante tus hallazgos. Un saludo.

    1. Marcos

      Tienes razón, Eduardo. Agradezco tu análisis que me moverá a estar más atento a la coherencia interna del relato. Gracias por tu tiempo. Un abrazo.

  5. un tal miguel

    Esa mezcla de historia bíblica y lección de erotismo se hace absorvente obsesiva y tentadora. Ni desentona el ritmo ni la imaginación desbordante y oportunista. Otra lección, maestro.

    1. Marcos

      No sabes cómo me gusta escribir relatos que conecten de alguna manera con gente a la que apreció y me conoce, porque la mayoría de las veces la presencia del autor desvirtúa la interpretación de un escrito. Así qué miel sobre hojuelas. Thanks.

  6. Al tomar la biblia como referencia, Marcos, podría decirse que tu relato es un poco pecaminoso, pero por eso mismo me gusta más. Tiene morbo y ya sabes que el tema me va, me va, me va.
    Un abrazo

    1. Marcos

      Claro que sí, Epi. Creo que se le atribuye a Byron la frase de que se arrepentía de todos los pecados que no había cometido. Imagina lo que sería una excursión erótica en cada una de las estancias del Vaticano, por ejemplo. O eso no sería ninguna novedad? Salud.

  7. Ricardo

    Interesante y elaborado texto.
    Concluyo tras releer con calma tu relato que incitas al estudio de los santos escritos. No me los imaginaba tan eróticos en mi educación entre sotanas. Mi cerebro se pone arma en ristre, aunque duda. ¿Llegaré a escuchar las trompetas de Jericó? Me bastaría con Miles Davis.
    ¿En que laberintos no meterás mañana?
    Abrazos, amigo Marcos.

  8. Marcos

    Gracias, Ana, por aparecer por aquí y dedicar unas palabras. También te agradezco tu deseo de suerte, ya que parece es la moneda de uso por estos pagos. Pero créeme que no es suerte lo que ando buscando cuando decido enviar uno de estos hemorrágicos relatos a este reino de la suerte y la ruleta. Abrazo.

  9. Marcos

    Ricardo, para el sexo cualquier especia vale. Yo que tú, seguía poniendo tres pizcas de Miles Davies y una cucharadita de Chris Rea, pongamos por caso. Ahora, eso sí, el escenario que sea lo más irreverente posible. Salud camarada.

    1. Marcos

      Agradezco tus palabras, Lorenzo. Me he asustado en el comienzo de tu comentario porque al leer la primer línea pensaba que en la segunda me iba a encontrar “en esto del sexo”, ¡Qué susto! Como en muchas otras facetas de mi vida, también en eso soy un neófito impenitente en proceso eterno de aprendizaje. En cuanto a lo de escribir y leer, de lo primero menos que de lo segundo, y de esto último, no tanto. Aunque también gracias por la suerte, mejor dejarla para la ruleta. Salud.

  10. Buen ejemplo de una segunda lectura a los rincones bíblicos. Y rincones lo digo con todo el sentido XD. No te deseo suerte que no sé si te gusta o no, pero te felicito por el relato.

  11. Menudo hilo conductor que has elegido para relatar esta experiencia sexual.
    Muy bien traídas todas las citas a los pasajes, y muy buen ritmo in crescendo en todo el relato.
    Felicidades

  12. El relato atrapa por su ritmo, por su lirismo y sorprende por las referencias bíblicas. Sugerente.
    Felicidades por este relato tan bien construido.
    Abrazos y suerte (o sin suerte, como prefieras)

    1. Marcos

      ¿No dicen que es en la Biblia donde se encuentran muestras de todo sentimiento humano? Qué mejor que ese libro para acompañar como se debe el amor y el sexo! Gracias Anna, por darte una vuelta. Abrazo.

  13. Menos mal que hay límite en doscientas palabras, que si no… Me veo los “lechos” de los Apóstoles llenos de cartas a efesios y sodomitas, dispuestos a evangelizar montados en el carro de Elías, celebrando la cena de Baltasar con las uvas de los hijos de Noé en la mano…
    Enhorabuena, el relato es sorprendente, ilustrativo y divertido, a la par que bíblico.

    1. Marcos

      Gracias, Fernando, ya sabes, el caso es pasárselo bien. Además, hay cosas que siempre se llevan a cabo de la misma manera, con ganas e imaginación. Me refiero al sexo, claro. Abrazo.

  14. Muy bueno,lo leí varias veces y según lo iba leyendo me gustaba mas, empezaste por la biblia y nos llevaste hasta el sexo. jeje. Cuanta imaginación. Da gusto leer cosas tan variopintas como la tuya.
    Un saludo

Dejar una respuesta