Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

113. Llueve (relato fuera de concurso) Anna Lopez Artiaga / Relatos de Arena

El cielo y el mar parecen querer unirse y devorarnos a todos. La mujer del fondo ha dejado de llorar. Sigue aferrada al cuerpecillo inerte y lo acuna, pero ya no llora. La primera claridad del alba nos muestra un horizonte nómada. Ni rastro del continente.

Llueve.

En la cocina, Juana remueve el guiso. Los choclos ya están asados. A la señora no le gusta que prepare comida guaraní, pero una cazuela de carne es una cazuela de carne en todas partes, ¿no? ¿Qué mal hay en acompañarla con unas deliciosas mazorcas?

Llueve.

No ha vendido  nada. En cuanto puso la manta en el suelo se derramó el cielo entero y tuvo que correr hasta la boca del metro. El vestíbulo bulle de gente apresurada que cruza entre los africanos, sin verlos. Parecen deportistas  esperando en el túnel de vestuarios para saltar al campo. Él sueña con ser jugador de fútbol. Ganar mucho dinero. Comprarle una casa a su madre.

Llueve.

Hoy no podrá salir a pasear con el viejo. Pobre hombre. Ya no reconoce a la hija, ni a nadie. Solo a ella le sonríe. Y, de cuando en cuando, se le empañan los ojos y llueve.

4 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Anna.
    Qué bien te apoyas en la palabra llueve, con la que culminas el relato. La primera frase es antológica, memorable. Con maestría enlazas escenas, secuencias, tipo collage, que confluyen en lo mismo o algo parecido. En que no para de llover sobre determinadas personas, bebés o niños, manteros con sueños altivos rebullendo de óptimos sentimientos, de viejos llorosos perdidos en la memoria de su memoria.
    Y tuve el gozo de no sentir la humedad corrosiva de la lluvia, sino más bien la subyugante caricia de tu calor en el 90 grados. Voy a encargar tu novela, sería un delito de lesa “iliteraturalidad, toma nota del palabro, incurrir en otra conducta que no fuera esa. El problema es cómo me la podrás dedicar. No quiero que imite tus trazos tu editora o editor, jajaja. Y mucho menos tu firma o la manera que tengas de estampar tu nombre. No dejes de enviarnos relatos, y no concurses, tú, en nuestro beneficio. Creo que mi vista ha mejorado mogollón al haberte leído. Felicidad y un beso alejadísimo, mucho, de la lluvia.

    1. Muchísimas gracias, Martín, por tu comentario, por el cariño con el que me lees y por el entusiasmo. Lo de la dedicatoria es fácil: en el próximo encuentro, la traes y yo la firmo. Nada de imitaciones 😉
      Un abrazo y feliz y creativo 2017

  2. Ángel Saiz Mora

    Hay lluvias que no cesan, tormentas implacables que no dan un respiro, que siempre descargan sobre los mismos, con independencia de su circunstancia concreta, gentes a quienes se les niega el digno refugio al que tendrían derecho, bajo un aguacero permanente en el que no se puede prosperar.
    Gracias por esta lectura y por ese libro, en el que comenzaré a adentrarme en 2017.
    Un abrazo y feliz año

Dejar una respuesta