Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

116. La Bella Durmiente

Cuando el hada madrina llegó al castillo y entró volando por la ventana en la habitación de la princesa, supo al momento lo que necesitaba aquella joven que dormía plácidamente.

Agitó su varita  y ante ella apareció.

El enorme dragón se acercó a la cama donde yacía la princesa y con su cálido aliento acarició su mejilla.

La princesa , soñolienta, abrió los ojos perdiéndose en el verde intenso de esa mirada que la acechaba. Se incorporó, sonrió agradecida al hada madrina y alzó los brazos.

El dragón la asió con mimo entre sus garras, y en la ventana desplegó sus alas desapareciendo en el horizonte.

 

3 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Susana.
    No he leído un texto más abierto en su final, te lo aseguro. Se enamorará también el dragón mimoso. Y cuando tenga hambre, ¿qué pasará, teniendo a la princesa tan a la garra? ¿Se la zampará de un tragón (como los ogros)? ¿La princesa era masoquista? Un texto agilísimo y muy bien escrito. El hada madrina, ¿qué se había tomado? Parece que se las sabía todas el hada. Enhorabuena.
    Feliz todo para ti. Y un beso.

  2. Isabel

    El mimo con el que tu dragón envuelve en sus brazos a la princesa, parece un mimo maternal/paternal.
    El hada por supuesto conoce perfectamente la historia, y el amor verdadero que necesita la princesa es el del dragón.

    Me encantan los cuentos de hadas.

    FELIZ AÑO 2018

Dejar una respuesta