Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

13. LAS 12 UVAS DE OHANES. (J.Redondo)

Las llaman también de barril. Pero no siempre, las afamadas uvas de “Noche Vieja” de Ohanes, fueron buenas. En el año del Señor de 1736, en este pueblo de las Alpujarras almerienses, hubo muy mala uva; no se sabe si por parte del alcalde Don Bartolomé Zancajo, por la del escribano Don Celedonio González o por la del más educado cronista de la villa Don Joseph Sancho Menjíbar, quien declaró, bajo palabra de honor, haber referido los hechos como ciertos.
El humilde maestro de primeras letras Don Zenón Garrido denunciaba, mediante reiterados oficios al alcalde, el más que probable colapso de la escuela dada la fractura que presentaba la jácena cenital del aula, advirtiendo sobre las consecuentes desgracias que pudiesen sufrir él y sus alumnos.
El alcalde porfiaba en acusar de alarmista al maestro, vituperando incluso la inútil profesión del magisterio. Los peritos, temerosos beneficiarios de las sinecuras del alcalde, corroboraban el alarmismo.
Dijo el cronista que, finalmente, sobre el maestro cayeron la maestra viga y sus alfarjías. El campo santo de Ohanes recogió los cuerpos de catorce niños y el del propio Don Zenón.
Las páginas de esta crónica, no tienen desperdicio. Leedla.
El tiempo transmuta tragedias en comedias.

34 Respuestas

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      No estoy seguro de que los hechos fuesen ciertos. Si lees la crónica sospechas que es un alegato a favor de sacar a esa España profunda del caciquismo y del desprecio por el aprender, origen de toda revolución. En su día esta lectura me impactó. También he aprendido mucho vocabulario arquitectónico construyendo este relato.
      Gracias por tu comentario.

  1. Towanda

    Hola, Jesús.

    Pasa en tu micro lo mismo que pasa en la vida real. Que solo se ponen medios cuando ocurre una desgracia y que siempre los intereses particulares prevalecen sobre los colectivos… ¡Porca miseria!

    Un micro estupendo, de lectura trepidante y con un meticuloso trabajo literario con un vocabulario que nos sitúa en época. Genial.

    Mucha suerte.
    Abrazos.

    Pd: Un placer, conocerte el viernes.

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Gracias Towanda. La verdad es que como este relato es el último del año me ha dado tiempo a retocarlo muchas veces y aprenderme denominaciones muy del Sur para vigas y viguetas. La crónica existe y es mucho más amplia y bien escrita. La parte divertida está en la redacción de los varios oficios al alcalde y las respuestas de éste en tono de sumario judicial y digo divertida porque estoy convencido de que esta desgracia no tuvo lugar, al menos en ese lugar.
      Un beso. Y me resultó muy agradable conocerte. La próxima vez hablaremos más.

  2. Ángel Saiz Mora

    Un texto tan trabajado, al tiempo que impregnado de tu gran estilo personal, que hace olvidar que lo que se relata es una gran tragedia, pero ya lo dices al final, que el tiempo la transmuta en comedia.
    Un texto más en tu colección que merece, como de costumbre, leerse sin prisas y con deleite.
    Un abrazo y suerte

  3. Mª Belén Mateos

    Un relato hecho crónica de una desgracia anunciada. Me gusta el ambiente, el vocabulario y las palabras que cierran la historia, le dan una gran categoría a la historia.
    Un abrazo Jesus.

  4. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Qué barbaridad, ya no me acordaba de aquella tragedia de Ortuella. Que memoria más selectiva tenemos. La crónica a que me refiero es cierta como crónica tengo sospechas de que esto no ocurrió. Cuando vaya a Ohanes lo preguntaré.
    Un beso, Ana.

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Yo leí esta crónica y la puedes encontrar en internet y lo que he tratado es condensarla en las 200 palabras de rigor.
      Ya me falta poco para terminar la primera parte de mi novelilla sobre Amescoas y Urbasa. Como hablo de cosas de la familia, tengo que pasarla previamente por la censura de mi mujer y mi familia política, no vaya a ser que origine un “Cristo”
      Besos.

  5. Calamanda Nevado

    Jesús Alfonso, real o ficticia esta historia no deja indiferente. Su lenguaje cuidado le quita el hierro que pueden producir esos sucesos. Suerte y felices fiestas

  6. Una lección como siempre. Dices que has aprendido escribiendo este relato y te creo, el lenguaje es muy rico y novedoso para la mayoría de nosotros. Por tanto con la historia contada, al parecer cierta tal cual, nos enriqueces en todos los sentidos.
    Una vez más un placer leerte.
    La próxima vez que nos veamos tenemos que hablar mucho más. ¿Prometido?
    Un abrazo grande.

  7. La ambientación, el léxico, la historia… me parece un relato redondo escrito con muy buenas tablas (las que sin duda tienes). Me has traído a la cabeza esas entrañables crónicas del El Caso. Me has movido muchos años atrás (hasta recuerdos que debo completar con la ayuda de otros por ser yo demasiado pequeño). Mucha suerte 🙂

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Te agradezco que dedique tu tiempo a comentar mis modestos relatos. Seguro que estas historias y otras tan trole taus o más que esta han ocurrido en aquella España primitiva. Aun hoy suelen suceder.
      Feliz Navidad y que nos veamos el próximo año.

  8. El tiempo transmuta tragedias en comedias.
    ¡Cuánta razón llevas, Jesús!
    Pero me ha encantado lo de la “mala uva” del alcalde o del escribano, la construcción del relato, la atmósfera, el trasfondo. Unas doce uvas diferentes para este último ENTC de 2014.

    Un abrazooo y Felices Fiestas para ti.

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      La frase de que el tiempo trasmuta… La he leído en alguna parte, no es mía. Felices fiesta y es para mi un honor que tan egregia reina del relato me dedique un minuto. Felices fiestas.

  9. Isabel

    Alfonso, tu relato no tiene desperdicio. La mención de las uvas para ambientarnos, la de la mala uva para situarnos, la historia entre medias y la frase final genial, porque lo cuentas tal cual, parece una comedia.
    Besos

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Qué bueno que hayas podido entrar en este blog. Muchas gracias por comentar este relato y por tu amistad que como sabes tanto aprecio. Feliz Navidad.

Dejar una respuesta