Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

15. La vie est belle (Susana Revuelta)

Había logrado encandilar a los duques d´Artagnac aquella primavera, cuando limpiaba su piscina de hojarasca y bichos. Siempre a escondidas del uno o la otra, Olivier o estaba engarzando una flor en el bikini de ella o manoseando bajo el agua al anciano mientras le enseñaba a bucear. Así, consiguió ese verano el puesto de patrón en su yate.

Esa tarde de agosto, mientras el duque sesteaba en una tumbona, Olivier se acuclilló junto a la esposa para masajear con bronceador el interior de sus muslos. «¡¡¡Ooohh, merci, merci!!!», jadeaba la mujer, sin apartar la mirada del ceñidísimo bañador del haitiano.

Para aplacar el calentón, la duquesa se quitó su collar de diamantes y saltó al mar, agarrada a un salvavidas. Olivier aprovechó el momento para hurgarle la entrepierna al duque. Subyugado por el patrón haitiano, al hombre se le nubló la mente, estiró un brazo y desató la cuerda que sujetaba el flotador de la duquesa. Una ola repentina la hizo desaparecer en cuestión de segundos.

«C´est la vieee, mon chériii…», canturreaba el mulato con una mano al timón, alzando victorioso con la otra el collar, mientras el duque exhalaba su último aliento atragantado con su miembro viril.

28 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Altamar es un territorio difuso, será por aquello de estar flotando, donde parece posible todo tipo de acciones que en tierra podrían ser perseguidas y aquí se prestan más a quedar impunes. Eso lo sabe bien ese haitiano, que ha cruzado todas las fronteras en un momento, después de ganarse a esa pareja de ancianos adinerados. No sólo se ha hecho criminal y delincuente, además, al tío no le importa nada. Tiene un yate y fortuna. Piensa que la vida le sonríe. Seguro que la noticia dará que hablar, más que si desaparecen en el mar un grupo nutrido de refugiados. Un relato sin tapujos, con el mar de por medio.
    Un abrazo y suerte, Susana

  2. Javier Palanca

    ¡Vaya!, Susana, que relato más fuerte te ha salido y que bien contado. Solo he tenido una duda con el mienbro viril, creo que al principio he visto el que no era, pero no estoy seguro, creo que valen los dos.

    Besetes

    1. A ver a veeeer, centrémonos. Yo solo veo un miembro viril con el que poder atragantarse, lo del anciano era un pingajo. Si no ¿para qué iba la dama a andar detrás de emociones fuertes, querido Javier?
      Ainsss
      Un abrazo.

  3. Modes Lobato Marcos

    Joooee, Su…
    Epi se volverá loco con tu relato.
    Y yo.
    Eso es manejar el tempo, eso es rozar el erotismo y el morbo, para soltar, al final una bomba de relojería.
    Muy, muy bueno.

    8,5. Notable altísimo.

  4. Pues no se porqué me parece que este relato podría ser real, parece una noticia un poco truculenta del apartado de sociedad. Claro que la maquillarían un poquito.
    Me ha encantado, no todo van a ser tragedias, el humor es imprescindible, gracias Susana por traérnoslo.
    Besos

  5. Ton Pedraz

    Magnífico Susana. Te ha quedado redonda la historia del “haitiano empalmado”.
    Ya lo estoy viendo sobre en papel. El micro, claro.
    Magníficamente contado, ocurrente y sin tapujos.
    Te pongo una “equis” de favorita. Suerte.
    Ton.

Dejar una respuesta