Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

17. ORO OLÍMPICO (towanda)

Sidney. Le pillaron fumando en los vestuarios y fue amonestado. Atenas. Se tomó un gin-tonic para celebrar su marca en atletismo y obtuvo sanción. Pekín. Una lesión de rodilla le impidió viajar con el equipo a sus primeras olimpiadas. Londres. Entrenaba sin descanso para recuperar su pierna. Prometió a mamá el oro…

Adrián abre los ojos y levanta torpemente la cabeza. Mamá ha subido la persiana de su cuarto y una sonrisa se cuela en su cara cuando los rayos de sol se abren paso a tijeretazos sobre su pecho. Bosteza mientras atrae hacia sí su pelota de tenis favorita, esa que tiene llena de firmas. Mamá rasca su espalda, estira sus dedos y ambos se introducen en el agua como en un cálido seno materno.

En los informativos han dado el nombre del abanderado español. Se lo he dicho y sé que está feliz por la forma de batir sus brazos como alas de pichón.

Río de Janeiro. Este verano veremos todos juntos los juegos en casa. Celebramos el cuarto aniversario desde que la bicicleta lo cosió al asfalto. Mamá está bordando un babero con los aros olímpicos y yo tendré el honor de ayudarle a soplar las velas.

47 Respuestas

  1. María José Viz Blanco

    Es emotivo tu micro, Towanda, pero también está lleno de positividad. El aferrarse a la pasión por el olimpismo hace sobrellevar mejor las penalidades a tu protagonista. Me quedo con esa idea. ¡Enhorabuena!
    Un fuerte abrazo.
    María José

    1. Hola, María José.

      Positivismo, pese a lo dura que es la realidad tantas veces. Quédate con esa ide que ya viste en el texto porque es la que quería compartir.
      Un abrazo fortíiiiiisimo.
      Y gracias.

  2. J u a n P é r e z

    ¡Querida Y Estival T o w a n d a ! No consigo ponerme melodramático de bien escrito que está. Me pone de Buen Humor por detectarr la humanidad profunda y cerrada a filas de los que interffvienen en el micro.
    Voy más lejos, es que tiene un humor preciso.
    Me parece Genial. ¡A Tus Pies!

    J u a n , M u y T o w a n d y l . . . . .

    Post Scriptum : ¡Te mereces un excelente Verano!

    1. Hola, Juan.

      Eso es, de melodramas, ninguno. Has visto muy bien el fondo y eso me encanta, mi también querido y estival JuanPérez.
      Un abrazo enorme, con dosis de positividad y agradecimiento.

      Pd: Nos merecemos un verano bueno, que ya toca.

  3. Ángel Saiz Mora

    Un deportista dedicado a moldear su cuerpo hasta el límite de lo humano, que sufre avatares crecientes que invalidan sus citas olímpicas según transcurren, hasta terminar, tristemente, abatido. La visión de un niño como comentarista en primera línea, su hermano, con una inocencia que no resta emotividad a la tragedia, que sirve de portavoz literario de una familia unida como una piña en torno a quien para ellos es y será siempre un gran campeón. Un relato cuya lectura sacude al lector sin que se dé cuenta, línea a línea, para dejarle noqueado al final. Puedo asegurarte que a mí me ha llegado y raro sería que dejara indiferente a nadie. No es nada fácil lograr esto, de verdad que no.
    Te mando un abrazo muy fuerte, Towy. Suerte

    1. Hola, Ángel.

      Nada que añadir a lo que dices en tu análisis.
      Me alegro mucho si te ha llegado a tocar la patata, quería hacerlo, pero sin hacer drama. Y en esta ocasión, ficticia, como en esas otras en las que todo es duro y real, la medalla de oro es para todas esas familias que hacen piña en torno al que no ha tenido fortuna.
      Muchísimas gracias, amiguito, por ser tan buen lector. Eso es un premio para todos los que participamos en ENTC.

      Besos y feliz semana.

  4. Hola, Ana.

    Ante algo así, ya sea en el deporte o en la vida, la familia debe permanecer involucrada. No funciona si se hace de otra manera.
    Un gran abrazo, bonita, y gracias siempre por tus palabras.

  5. Las magas como tú saben escribir relatos tan humanos sin caer en el victimismo ni en lo blandengue, y eso me pone a sus pies rendida de admiración, guapísima. Un besazo y gracias por regalarnos tantas cosas buenas.

    1. Hola, Belén.
      Me gusta que no te parezca blandengue, pero de maga nada, ¡ojalá!
      Muchísimas gracias por esas palabras tan amables, tan amables como tú.
      Un besazo enorme.

  6. Calamanda

    towanda, cuentas muchas mas cosas de las que reflejan tus palabras, bien escogidas, y dejas la interpretacion abierta a los lectores. Este tema esconde dramas personales y lo has tratado con elegancia. Suerte y saludos

    1. Hola, Cala.
      Me alegra mucho eso de que cuento y dejo a la interpretación… Así pretendía que fuera qunque no siempre salen las cosas como una quiere. En este caso has sabido ver algo más íntimo que se esconde en esas 200 palabras.
      Gracias, bonita.
      Un beso grandísimo.

  7. Salvador Esteve

    Un sueño roto, una vida truncada, y ahora al cobijo de su familia que con tesón y dedicación hacen de su olimpiada de vida un canto de amor. Me ha encantado, Towanda. Abrazos y mucha suerte.

    1. Hola, Salvador.
      Qué bonito eso de “hacer de su olimpiada de vida un canto de amor”. Pues para esa familia es el Oro, la medalla más valiosa en cualquiera de los juegos.
      Gracísimas por tus palabras.
      Un abrazo enorme.

  8. Towanda, siempre apuntando alto en el medallero. Esta vez con una historia de sueños rotos, quizá por una vida no a la altura de lo que la máxima competición requiere. Mucha suerte, aunque creo que a estas alturas ya tendrás dos relatos en el libro ¿no? Besoabrazos.

    1. Hola, Loren.
      Anda ya, ni apuntando con cuatros miras le doy…
      Has visto muy bien algo que quería decir sin tener que desvelar y es esa vida, quizá no a la altura del esfuerzo que requiere esa máxima competición.
      Muchísimas gracias por tus palabras, ¡tío grande!
      Un besabrazo enorme.

  9. Qué puedo decir? Te diría que es un relato armado con la precisión quirúrgica de un cirujano, pero es que sé que simplemente has cerrado los ojos y has dejado tu talento natural al servicio del corazón. Sin más. Y eso es lo que admiro de ti como escritora, además de la estima que te pueda tener como persona. Towanda luchadora. Te deseo mil quilos de suerte con voltereras de colores. Un abrazo!!

    1. Hola, Juan Antonio.
      Qué te digo yo? Gracias, por ser tan amable, lo primero, y también admiración, afecto, feeling y mucho cariño por ser uno de mis entecianos favoritos.
      Me cojo esos kilos de suerte con volteretas, que siempre vendrán bien y te mando pinopuente con mortal sobre barra de equilibrio, jajaja.
      Gracias y besos.

    1. Hola, Gabriel.
      Eso es, duro, como la vida cuando te parte un sueño por la mitad y positivo porque no queda más remedio que tirar hacia adelante con la adersidad.
      Gracias y abrazos.

      Pd: Porfa, arregla los comentarios en tu relato. No se puede comentar.

  10. Una historia tan tierna como difícil de contar. Dramática pero entrañable, llena de dolor y cariño. Los sueños rotos pueden ser demoledores para quien los sufre, pero también para quien los recoge. Toda una lección de inteligencia narrativa, sin manidos sentimentalismos.
    Una gozada Towanda, enhorabuena.
    Un abrazo.

    1. Hola, Antonio.
      Menudo piropo, muchísimas gracias. Me alegro de todo lo que dices en tu comentario. Es un placer escribir aquí con gente como vosotros de comentaristasa.
      Un abrazo enormísimo.

  11. Pablo Núñez

    Homenaje sentido de alguien que escribe como las domadoras de abejas y que conoce lo que es moldear la dureza de la vida en sensibilidad, trabajo, esfuerzo y victoria.
    La familia gana al unir sus manos para abrazar a ese héroe que tiene todas las medallas del Olimpo en su corazón, en el de tus lectores.
    ¡Bravo! ¡Vivan las luchadoras! Con optimismo y amor se supera cualquier trance y no habrá prueba que no sea superada con éxito.
    Un besazo enorme y gracias por escribirlo.
    Pablo.

    1. Hola, Pablo.

      La vida hay que tomarla como una carrera de fondo, con obstáculos que a veces parecen insalvables, pero que haciendo piña se sortean.
      Ese héroe y su familia son los ganadores de mi oro olímpico.
      Gracias, amigo, sé que este micro te ha llegado a los adentros.
      Un abrazo grandísimo y muchos besos.

  12. MªBelén

    Solo tú sabes tratar con ternura la dureza que la vida a veces nos muestra.
    Un seno materno que todo lo da y acoge. Todo el éxito o la realidad la hace mecer para sevirla en un relato que conmuve y provoca una sensación de impotencia a la vez de una calida acogidaa quien lo lee.
    Haces arte con tus letras, porque tú estás detrás de ellas.
    Solo hay que conocerte y saber que hay magia en tus manos.
    Un beso infinito Towi.

    1. Hola, Belén.

      Graaaacias, reguapa!!
      Así es la vida: dura, tierna, amable, odiosa… Una no debe nunca bajar la guardia y se debe luchar, luchar y seguir luchando.
      Genial, si has visto magia en mis manos ahora mismo voy a comprar un décimo de lotería, jajaja.
      Muchísimas gracias, amiga.
      Un beso reinfinito multiplicado por dos.

  13. El sueño que no fue, cuanta magia Towanda, una historia dura y de excelente factura. Noto que sin proponerlo lo que he escrito se parece mucho al tuyo, de haberlo leído antes lo hubiera desechado pero ya es tarde.
    Te dejo un gran abrazo y mucha suerte.

    1. Hola, Moli.
      Agradezco tus palabras tan amables.
      Acabo de leer tu micro y te felicito. Dijo alguien, no recuerdo quién, que todos los temas en literatura están ya tratados y es fácil coincidir, pero cada uno aporta a la historia su sello especial, su manera propia de contar las cosas.
      Un abrazo muy grande y suerte también para ti.

  14. José Ignacio

    Hola, Towanda. Leí el micro hace unos días pero no fui capaz de contestarte, por la sencilla razón de que me habías dejado sin palabras. Hoy por fin creo que las he encontrado.

    En priner lugar, decirte que tengo un vecino con un problema serio en la columna. Me cruzo con él a diario, llueva o haga sol, y siempre tiene una palabra amable para conmigo, aunque lo importante no es lo que me dice, sino cómo me lo dice: con buen ánimo y cierto optimismo contagioso. Lo que contrasta con el parche que lleva en el pecho, fruto de la morfina que le ponen para el dolor. Y lleva así varios años.

    Quizá le haya dicho el médico que no se esté quieto, o quizá sea cosa de él, aunque una cosa no impide la otra. A veces pienso que si un buen día decidiera no coger sus muletas, no salir a la calle, si se volviera conformista con su situación, es muy posible que nunca volviera a andar aunque lo intentara.

    No sé por qué te cuento esto, no te quiero aburrir, pero creo que tiene cierta relación con lo que has escrito. Aparte que, si te digo la verdad, a mitad de relato pensaba que estabas hablando de un atleta paralímpico, otro buen ejemplo de personas que siempre tienen voluntad de superación, de ser todo lo que puedan ser sin conformarse, que aceptan sus limitaciones y nunca se rinden, no dejan de buscar la manera. Tu protagonista, de hecho, se ve impedido a practicar deporte, y es doblemente frustrante habiendo sido deportista, además deportista destacado. ¿Y cómo reacciona? ¿se rinde? ¿se conforma? ¿se amarga? No, no se rinde, es más: pone toda la ilusión.

    La escena familiar del final es un pasote: es cariño puro 100% pata negra y olé, porque tan importante como no perder la ilusión, es tener alguien con quien compartirla. Si cuando te digo que eres la caña, es porque eres la caña!!!

    Abreviando: que te has ganado otro besotazo; ¿te lo envuelvo o te lo llevas puesto? 😉

  15. Hola, José Ignacio.
    En cuanto a tu vecino, creo que es uno de esos luchadores anónimos que nunca tendrán una medalla olímpica, pero habría que crear algún tipo de distintivo para aplaudir lo que hacen día a día. Me encanta que me lo hayas contado y no me aburre, sino todo lo contrario. Las personas con discapacidad luchan a diario por ocupar el sitio que les corresponde aunque las barreras son, a veces, insalvables.

    Los atletas paralímpicos merecerían el mismo tiempo en televisión o prensa que el resto de atletas, pero por desgracia no es así. Unido a la dureza del deporte de alta competción están sus circunstancias especiales. Esos sí que son héroes.

    Me gusta mucho que te guste la escena final, Quería algo no blandengue sino optimista, positivo… Y estoy contenta con el resultado. También el micro es un poquito homenaje a alguien especial que tengo en mi vida y a alguien que se fue el día que quise publicarlo. Por tanto, me queda muy cerca toda esta historia.

    El besotazo me lo llevo puesto, claro que sí,
    Gracias por tan generoso comentario y mil abrazos de vuelta.

  16. Margarita del Brezo

    La voz del hermano pequeño añade un tono más entrañable, si cabe, al relato. Una buena historia que, como ya te han dicho los compañeros, está contada con tanta naturalidad que la tristeza queda oculta tras las puntadas precisas y coloridas de ese babero olímpico.
    Felicidades, Towanda.
    Un beso y suerte.

    1. Hola, Margarita.
      Me alegro mucho de que te parezca natural el modo narrativo y no blandengue, que es lo peor que hubiera querido.
      El babero olímpico es como esa medalla de oro que todos merecen llevar.
      Un abrazo muy grande y gracias.

  17. María Rojas

    Otra vez más, triunfante. Un relato olímpico. En el corazón de su familia él será el primero.

    Besos y feliz verano, la suerte ya la tienes.

  18. Jo, Towanda. Leer tus relatos es SENTIR con mayúsculas. Por eso sobran los comentarios, porque no apetece hablar (escribir), sino alargar el momento de sentir la historia narrada: dura, pero sin victimismo.
    Un abrazoooo (suerte no necesitas)

  19. Blanca

    Towy, dura aunque bella historia. Me alegra que esté acompañado del amor de quienes le quieren. por desgracia hay muchos sueños truncados que no salen en las Noticias.
    Un beso guapa

  20. Marta Trutxuelo

    Hola, guapa!

    Suscribo los comentarios de todos los compañeros: un relato emotivo, sincero, cercano, triste pero muy hermoso!

    Enhorabuena y te deseo muy feliz verano!
    Un fuerte abrazo
    Marta

  21. María Jesús Briones

    Leerte es un cocktail de emociones. Desde la realidad más dura a la ternura.
    se combinan en un babero de cinco círculos.
    Mucha suerte y un abrazo, Towy.

  22. Triste historia nos traes. La ilusiones rotas por el tabaco, el alcohol, las lesiones el accidente. Una estructura narrativa arriesgada la que nos traes, en mi caso me ha costado varias lecturas. Y siempre nos queda la familia. Suerte.

    1. Hola, Ximens.

      Está visto que desde hace meses no conectamos, pero así es más divertido y nos obligará a encontrar el camino del verdadero entendimiento.
      Me gusta que te parezca arriesgada, aunque yo no la vea así.
      Gracias por entretenerte comentando.
      Abrazos.

  23. Sabes contar duras historias, que nos emocionan, y además están bellamente escritas.
    Me han encantado los rayos de sol, que “se abren paso a tijeretazos sobre su pecho” – muy visual, nos llevas la imagen como si estuviéramos allí junto a la ventana.
    Sobre el relato, qué decir, tristeza por el drama, alegría por las pequeñas cosas que comparten. En la familia de Adrián es bueno que sepan que a veces está feliz.
    Un besazo.
    Carme.

    1. Hola, Carme.
      Tu comentario si que es emocionante y lleno de sensibilidad. Para las familias que viven situaciones similares a esta saber que su hijo está feliz, aunque sea a veces, es el pago a tantas horas y tanto esfuerzo.
      Graaaaacias.
      Besos, guapa.

Dejar una respuesta