Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

18. EL GRAN DIRECTOR (Edita)

 

Desde que mis padres nos llevaron a la plaza del pueblo a ver el teatrillo ambulante, supe para qué había venido a este mundo. Estoy convencido de que en Calanda nací dos veces: cuando mi madre me parió y ese día que descubrí el cineasta que llevo dentro.

Aunque vivimos lejos, regresamos cada verano a nuestra querida tierra turolense, el lugar perfecto para desarrollar mi talento. Con precariedad de medios, imaginación a granel y mis seis hermanos menores como elenco de actores voluntarios, sobornados si es preciso, monto teatros de sombras aprovechando las sábanas del tendal a contraluz. Ellos van pasando por detrás y actúan a mis órdenes.

Esta tarde, mis gritos exagerados hacen asomar la cabeza de nuestra madre por la ventana, y acude rauda a proteger su ropa blanca impoluta. Todos escapamos a tiempo menos Alfonso, que aguanta petrificado el chaparrón. Cuando ya me creo a salvo en el mejor escondite, aparece mi padre (no sé cómo) y me lleva de una oreja ante la dramática escena:

─No le riñas al pequeño que la culpa es toda de este artista.

─¿Otra vez con tus fantasías, Luis? Recuerda que te apellidas García y no Buñuel ─sentencia ella, rotunda.

 

10 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Cuántas vocaciones habrán surgido de la admiración de un maestro, en este caso, cineasta. Cuántas carreras se habrán frustrado por falta de comprensión y apoyo desde los inicios, cuando más se necesitaba. Quizá, pese a todo, Luis García llegue a emular a Buñuel, actitud no le falta al muchacho.
    Una historia muy simpática, de correrías de chiquillos, y un homenaje a un gran artista.
    Un abrazo y suerte, Edita

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Hola, Edita. Aunque no soy demasiado aficionado al cine, sí que me he “obligado” a ver (aprovechándome de las facilidades de las que disponemos en la actualidad) algunas (bastantes) de las películas que se suponen “obras maestras”, o al menos, aconsejables. Como curiosidad y por citar a alguien reconocido, , de Bergman habré visto diez o doce pelis. De Buñuel, creo que solo Los olvidados y otra de su época mexicana, titulada Él. También los fragmentos más reconocibles de algunas otras.La lectura de tu relato me ha abierto el apetito para seguir disfrutando de su obra. Con respecto a tu texto, me ha resultado simpático, con todas esas “casualidades”: lugar de nacimiento, número de hermanos, nombre del menor… Y también me ha parecido muy bien escrito. Buen y merecido homenaje, Edita. Un abrazo y suerte.

  3. Salvador Esteve

    Tener clara la vocación desde niño es ya un camino ganado. Tener como referencia al gran Buñuel es un plus de autenticidad y de sabiduría. Original y simpático relato, Edita. Abrazos y feliz verano.

  4. Hola, Edita.
    El mundo de la farándula es adictivo. Tu personaje me ha recordado muchísimo a cosas que yo quería hacer de niña. Y de no tan niña. Ese padre cogiendo de la oreja a tu protagonista era, un poco también, el mío. Por eso, por lo que me has evocado y por lo bien narrado que está… Mi voto es tuyo.
    Un abrazo gigantesco.

Dejar una respuesta