Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

1FC. ENCUENTRO 16

3elim

31 Rafa Olivares

32 Plácido Romero

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes del plazo fijado. En esta ocasión reduciremos las condiciones a una sola, y aprovecharemos para hacerle un pequeño homenaje a esas canciones de los años 80 y 90 que ya son eco de una época.

EL TITULO del RELATO será: Malos tiempos para la lírica

PLAZO: antes de las 20 horas del LUNES 2 de febrero.

Cumplido el plazo, recibiréis en vuestro mail un enlace para que votéis a un relato de otro encuentro (se os asignará al azar)

El resultado de este encuentro se hará público en una entrada general de la sección EnoTiCias.

14 Respuestas

  1. Auro

    Yo tb os tengo miedo. Por lo buenas que sois las dos!!

    Si. Definitivamente, se puede decir que te sigo. Me piro a tomar un vermú, pa que no tengas que mirar por el retrovisor.

    Beso.

  2. Malos tiempos para la lírica
    –¡Hay que ganar! –les grita el entrenador–. ¡Patadón! ¡Patadón y balones a Konaté!
    Andrés no presta atención. Se mira la punta de las botas. Añora la época anterior a la llegada del nuevo presidente y de sus mercenarios, cuando el Torre Alta era el peor equipo de la liga. Lo pasaban bien entonces. Ahora… Ahora sólo juegan al maldito patadón.
    –¡HAY QUE GANAR! –repite una vez más el entrenador.
    Ha llegado la hora de saltar al campo. Andrés cruza la mirada con Pedrito. Son los dos únicos supervivientes.
    –Malos tiempos para lírica, Andy –le susurra su compañero.

  3. MALOS TIEMPOS PARA LA LÍRICA
    Ambos se disputaban la atención y los favores de la bella Rashida. Salah, tosco y baladrón, exhibiendo músculo y fuerza que admiración le causaran; Amín, sensible y delicado, con la sutileza de detalles que le halagaran y complacieran. Su último poema (tuyos son mis ojos/tuyo mi corazón/tuyos mis antojos/tuya es mi emoción), por mor de un traidor emisario, cayó en manos del bravucón. Nada se sabe de dónde fueron a parar anhelos y sentimientos, pero sí de los órganos, que llegaron a la dama envueltos en papel de estraza.

Dejar una respuesta