Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

1FC. ENCUENTRO 23

3elim

45 Elisa de Armas

46 Lorenzo Rubio

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes del plazo fijado. En esta ocasión reduciremos las condiciones a una sola, y aprovecharemos para hacerle un pequeño homenaje a esas canciones de los años 80 y 90 que ya son eco de una época.

EL TITULO del RELATO será: ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?

PLAZO: antes de las 20 horas del LUNES 2 de febrero.

Cumplido el plazo, recibiréis en vuestro mail un enlace para que votéis a un relato de otro encuentro (se os asignará al azar)

El resultado de este encuentro se hará público en una entrada general de la sección EnoTiCias.

15 Respuestas

  1. ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?

    Él amó su melena enmarañada de algas, la piel tostada, el perfume a salitre.
    Ella amó la tierna firmeza de sus manos, su afán por protegerla, el calor de su pecho.
    Se instalaron en un apartamento con vistas a la playa que a ella le quedaba pequeño. Chocaba con las puertas, con los cristales impolutos.
    Un día en que él no cerró las ventanas la vimos zambullirse en el azul. Su cola, al ondear, salpicó de frescor las aceras.
    El juez que levantó el cadáver, el médico forense solo vieron una mujer: con la cabeza abierta y dos piernas quebradas.

  2. ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?

    Cuando mi mujer me dejó por otro, no tuve más remedio que mudarme a una nueva morada. El destino me instaló con una pelirroja, en un piso compartido de una sola habitación, sin puertas ni ventanas. Por espacio, dormíamos juntos: yo en la cama y ella de pie, mecida por la soga. Nos hicimos inseparables, nos contábamos las penas; incluso, a veces, la descolgaba y hacíamos el amor. Siempre le preguntaba cómo, siendo tan encantadora, había acabado en esa viga, pero insistía en que, hasta que no le revelase el porqué del agujero de mi cabeza, no me lo diría.

  3. Eduardo Iáñez

    Joder, qué buenos los dos, puffff… Por eso yo estoy de espectador, y ellos en pleno duelo. Suerte a los dos, porque ambos la merecéis.

Dejar una respuesta