Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

2. LA CASA DEL SEÑOR (JAMS)

Aunque su vida transcurra diariamente en una franja hostil cercana al suelo, su salvación está allá arriba. De allÍ llega la voz de quien les guía, de quien dispone su existencia. Alzan la vista complacidos de poder servirle, señor de todas las cosas, artífice de todo lo bueno, pero también de lo peor; de la recompensa, pero también del castigo. Debidamente educados desde el primer camastro, asumen un antiguo principio que interpreta el origen de la sabidurÍa como la obediencia a su palabra, el temor a servirle acertadamente y la única esperanza de su reconocimiento. Así, ante el amo, elevan un ruego solícito por el sustento diario, y reclaman la justa indulgencia en el desempeño de sus mandamientos considerando su limitada naturaleza de pobres y desamparados hijos de perra.

28 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Nos dejas una maravilla de texto, mostrándonos y demostrándonos esa equiparación entre seres aparentemente tan distintos por naturaleza, pero, como vemos, tan iguales en su esencia. Y, siempre, sojuzgados. Enhorabuena y un saludo.

  2. Ángel Saiz Mora

    Mascotas que dependen de un dueño, al que deben obwdiencia, a quien han de estar agradecidos, aunque a veces se comporte de forma incomprensible. Filosofía aplicable a los perros respecto a sus amos, y puede que también a los hombres en relación con un supuesto ser superior que de alguna forma domina sus vidas.
    Un abrazo enorme, Juan, y a por este 2017, en el que gracias a esta extensión de ti, que llamamos ENTC, disfrutaremos y trataremos de dar lo mejor de nosotros.

  3. Que símil tan fantástico entre las vidas de los perros y sus amos y de los humanos con sus dioses. Menos mal que nuestro amo o señor es más virtual Jams, en cambio, los de los perros y gatos muchas veces son los verdaderos hijos de perra, abandono, colgamiento de galgos etc.

  4. María José Viz Blanco

    Jams, me gusta tu relato, por la importancia del concepto sumisión u obediencia, en cuanto a la raza perruna o referido a los humanos. Si al final no somos tan distintos… Enhorabuena.
    Feliz Año y gracias por abrirnos este espacio de escritura, siempre.

  5. Martín Zurita

    Hola, Jams.
    Ya sabía, sabíamos, que los tenías bien puestos. Pero yo, al menos, no hasta qué punto. Vaya repaso que has dado a la condición humana general. Ni Alexis Carrel. Ni André Malraux. Y eso valiéndote de una comparación exacta entre el hombre, en el papel de amo o de siervo y el de los animales, ¿para cuándo su masiva revolución? Y del hombre respecto de su AMO ficticio, invocado por los amos para dominar o inducir al pacifismo si no a la estupidez. El hombre es un dios respecto al animal al que mira por encima y putea. Y allí arriba, aunque no sé dónde, se encuentra AQUEL que, si existe, como dicen por ahí, esperemos que tenga una buena excusa. Si existiera, como también se afirmó, no nos dejaría llevar la vida que tenemos. Has puesto el dedo en muchísimas llagas a la vez. Jams al gobierno, pero no solo de la casa de ENTC. Me acuerdo de una canción del desaparecido Hilario Camacho, “Sol en invierno”, que dice, en una de las estrofas, que aplico a ENTC, porque es lo que siento: “Vuela mi mente cuando pienso en ti. Viajo en un sueño encadenado a ti. Es una droga que me atrapa más y más, dueña y señora de mi libertad. Y es que sigo enamorado de la luz, que se enciende en mi corazón cuando estás tú; ilumina mis sentidos, da calor a la tristeza…” Gracias por tu texto tan elocuente y tan sutilmente beligerante. Es la bomba, nunca mejor dicho. Y gracias por TODO, campeón. Feliz dosmildiecisitecientos y cientos más. Te queremos y te necesitamos. Eres el sendero de la luz, no solo del agua. Eres, como tu ENTC, que haces nuestra, sol en invierno. Un abrazote.

  6. Ana Fúster

    Pedazo de relato te has marcado para comenzar el año, boss. Como amante de los perros me cala hondo. Como amante de las metáforas, también. Enhorabuena y un abrazo.

  7. Un relato muy distinto a los que te había leído, que requiere reflexión. Porque creo que esconde mucho más de lo que dice. Ojalá no sea realmente el género humano así, dependiente de una mano superior que le alimente y de seguridad.
    Un enfoque muy original del tema, que nos abre puertas para estos perros y gatos del bimestre.
    Un abrazo y felicísimo año.

  8. Ni yo misma me entiendo que siendo tan atea, pueda pensar que realmente sí exista un cielo para perros.
    O es muy tarde ya o ha sido tu micro, el que me ha obligado a decir estas cosas…
    Un abrazo, Jams.

  9. Salvador Esteve

    La sumisión del animal al hombre y la del hombre a la bestia, un amo endiosado con delirios de poder. La naturaleza de las relaciones solo pueden establecerse en un plano de igualdad entre seres, acogiendo como única premisa ineludible la dignidad frente a la vida. Me ha encantado Jams, y ya tienes el primer relato para “Como no te voy a querer 2”, jajaja. Abrazos

  10. “Debidamente educados desde el primer camastro” asumen la obediencia a lo que ven y, quizás, esta filosofía pueda hacerse extensible a otro tipo de seres, tribus… que acatan lo que ven sin preguntar y, quizás también por eso, les baste.

    Tan profundo como nosotros mismos estemos dispuestos a asomarnos al leerlo.

    Gracias por compartirlo, Jams. Un saludo.

  11. Magnífico relato que deja al descubierto la relación esclavista entre humanos y canes. El nexo entre ambas especies está contenido en una historia de vasallaje y sometimiento, en la que el perro sólo puede aspirar a la suerte para tener un dueño indulgente y hasta bondadoso.
    Además, está excelentemente contado. Enhorabuena, Juan.
    Un saludo.

  12. Calamanda

    Juan, bien cerrado el paralelismo; demostrado lo que puede llevar a movernos a los seres de la creación. Saludos y feliz 2017¡¡¡

  13. Hola, Jams.
    Me gusta mucho el enfoque que das al tema propuesto. Además, desde que tengo perro (hace un año) entiendo más ese mundo que antes me parecía lejanísimo. Hay mucho hijo de perra y caminan a dos patas.
    Precioso, la verdad.
    Es hermosa la frase “una franja hostil cercana al suelo”.
    Un abrazo grandísimo.

  14. Y allí estamos nosotros también, mirando desde abajo a los jueces que leen nuestros relatos esperando nos tengan en cuenta.
    Soy perrero y ellos no me miran como un ser superior, me saben su amigo, yo suelo mirar el cielo sin saber para qué.
    En fin. Un abrazo y gracias por otro año que será mejor que el anterior…

  15. Tremendo Juan, al leer tu relato me he dado cuenta de que siempre se ha buscado ese símil al hablar de los perros, que endiosan a sus dueños, y ahora comprendo que somos los humanos los que vivimos esclavizados a algo que creemos arriba y ni conocemos, al menos ellos tienen una referencia, pero ¿Qué excusa tenemos nosotros? Y no sólo a dioses intangibles, sino que endiosamos a otros hombres, al dinero, a infinidad de cosas. No sé si es que es tarde, y el sueño me ha nublado. pero con este cuento tuyo he visto la luz. Al final todos nos comportamos sumisos ante algo, esperando ser reconocidos y tratando de evitar el daño que nos pueda infringir el castigo. Mira que ha terminado aterrándome. En fin, que me ha gustado mucho esta especie de rezo, porque conforme lo vas acabando parece que vas rezando un Padre Nuestro, y perdón si a alguien ofende la comparación.

    Gracias por un año más y afectuosos saludos.

  16. JAMS

    Con tanto lío se me había pasado echar un vistazo a los comentarios de mis “perros”. Pues muchas gracias, estoy encantado de que os guste. A veces aplicamos parámetros con las mascotas que no son más que nuestras propias proyecciones, y ellos… aprenden por pura supervivencia, igual que nosotros. Ese era el objetivo del relato. Pues qué bien… Muchas gracias. Pero creo que el jurado no me va a seleccionar, cachis… ja ja ja

  17. Barceló Martínez

    Me ha encantado tu relato, invita a hacer una profunda reflexión y me parece que, con los tiempos que corren, todo lo que sirva para pararse a pensar es bueno. Enhorabuena.

  18. MªBelén

    La vida de los perros depende de sus dueños, lo mismo que la de los humanos de los que nos rodean. La naturaleza nos limita a ambos y en ella encontramos caridad, hostilidad, compañía o soledad.
    Fantástico relato en el que reflejas la sociedad y la lucha por sobrevivir en ella.
    Un abrazo grande Juan.
    Un placer haberte conocido por fin en persona. 🙂

  19. Cierto es que andamos clamando como perros a los dioses porque nos sentimos pobres siendo solo hijos de hembras y hombres. Subrayas aspectos ontológicos dándole una dimensión al texto que lo traspasa. Me ha encantado. Saludos.

  20. ¡Qué buen paralelismo has dibujado! Qué maestría describiendo para ambas interpretaciones…
    Obediencia, temor, reconocimiento – al final todo depende del cristal con que se mira. ¿Somos amos o vasallos?
    Un beso JAMS,
    Carme.

  21. javier palanca

    Un estupendo relato, Juan. Creo que hay mucho para analizar del porqué nos gusta tener animales de compañia, saldrían muy variadas. Ahí lo dejo.

    Abrazotes

  22. Sr. Jams, cuánto esconde el relato. Si no fuera por el tema del mes se me pasaría que también hablas de los perros.Para mí es un extraordinario resumen del contenido, del mensaje de La Biblia. Sed buenos. Enhorabuena.

Dejar una respuesta