Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

ENCUENTRO 2 5 1 QUINTA RONDA

milyunaMODES LOBATO / PALOMA CASADO

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes de las 20 horas del MARTES de 16 de FEBRERO. El relato RECREARÁ UN CAPÍTULO O ESCENA NUEVA DEL LIBRO que os ha tocado que en este caso se trata de LAS MIL Y UNA NOCHES

Una vez publicado no habrá posibilidad de corregir ni reeditar.

Tras la publicación de los dos relatos publicaremos en cada entrada un enlace para la Votación Popular que permanecerá abierto hasta el MIÉRCOLES 17 de FEBRERO a las 14 horas.

El resultado de este encuentro se hará público en una entrada general de la sección EnoTiCias.

PODÉIS VOTAR EN ESTE ENLACE

8 Respuestas

  1. Paloma Casado

    SCHEHEREZADE ILUSTRADA

    Aquella mañana Scheherezade despertó sin voz y temiendo por su vida, dibujó en su cuerpo la ilustración de un cuento. Ya en el lecho regio, condujo el dedo índice del sultán por la senda marcada que comenzaba en una lengua de lava, bajaba una garganta, ascendía a las cimas rosadas de dos colinas y rodeaba el epicentro de un huracán, para llegar a la cueva escondida en la maleza, en donde habitaba un genio. Allí le invitó a penetrar en su busca. Desde entonces, su piel se convirtió en el mapa del tesoro rastreado mil y una noches.

  2. Modes Lobato Marcos

    AÑOS DESPUÉS…

    Scheherezade entra en casa y comienza a barrer sus pecados.
    Esconde los veniales bajo esa alfombra que nunca voló.
    Los mortales, más grandes y pesados, los digiere con cuscús.
    Después, sube al dormitorio, se sienta frente a la cama y empieza a narrar un cuento.
    Su esposo, con mirada ausente y el cerebro vacío de recuerdos, esboza un amago de sonrisa mientras murmura:”Ábrete, Sésamo”.
    Entonces, ella abandona la estancia y, deshaciendo la maleta, decide, entre lágrimas, que su amante tendrá que esperar mil y una noches más.

Dejar una respuesta