Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12. ASCO (Salvador Esteve)

“No siempre somos lo que parecemos, y casi nunca somos lo que soñamos”.

(Peter Beagle)

 

Odio mi negra vida.

Lloro, y las lágrimas recorren mi viscoso cuerpo haciéndolo aún más repulsivo. Maldigo a la naturaleza, no fue madre para mí.  Envidio el vuelo del águila y al delfín surcando los mares.

Vosotros, ¡malditos!, impregnáis de veneno mi camino, y hasta el sonido de mi muerte bajo vuestro zapato os repugna.  Pero a mí no me busquéis por rincones y alcantarillas.  Vivo en las estanterías en compañía de los libros, ellos son la puerta a mis viajes,  arrío las velas de la imaginación y emulo a peces y aves.

Y sí, los destrozo, desgarro las páginas y engullo el papel vomitando letras carmesí únicamente para que renovéis mis sueños.

42 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Salvador.
    Magnífica la entradilla, el aforismo, que sienta las bases de tu espléndido relato. Uno altamente simbólico, poético, metafórico. Un ser que odia y maldice, un ser repulsivo como una lombriz, algo viscoso y pisoteado. Sea lo que fuere es trasunto de un ser que viaja con el conocimiento que abre alas y escamas a la fantasía. Renovar los sueños es darle cuerda al sentido de la vida. Esas ansias inconcretas que tenemos todos y que quizá se cifren en tratar de parecernos a lo que soñamos. Un texto espléndidamente escrito con una sonoridad tan conseguida que invita a releerlo una y otra vez. Es de esos que te colocan ante un misterio y te escalofrían con placer.
    Mi muy enhorabuena, un gran abrazo y felices vacaciones.

  2. Martín Zurita

    Hola, salvador.
    Ves, he releído el texto y cambio lombriz por gusano. En esa nada existencial en que la vida consiste tantas veces, tu protagonista se siente como un gusano. Eso es, eso es más preciso. Pero el comentario no varía y la cita es soberbia.

    1. Salvador Esteve

      Ja, ja, ja, Eduardo, realmente no tiene importancia si el protagonista es un artrópodo o un gusano. En mi imaginario, una cucaracha, de ahí el sonido característico bajo un zapato sin escrúpulos. Lo que sí es importante es tu comentario, exhaustivo, enriquecedor y siempre sumando matices. He intentado transmitir una metáfora que reivindica la diferencia, que grita que las apariencias no pueden provocarnos juicios de valores, que soñar nos hace libres y que leer nos hace soñar. Bueno, no sé si mi oscura amiga lo ha transmitido. Muchas gracias por tus amables palabras y felices vacaciones también para ti. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Muchas gracias, Lorenzo por tu visita y comentario. Te comento que al principio pensé que mi protagonista fuera un pececillo de plata por su voracidad con el papel , pero al final me decanté por su prima, ja, ja, ja. Abrazos y feliz verano.

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Poco puedo decir, aparte de que me gusta mucho tu texto, nos haces ver claramente unas imagenes chocantes pero perfectamente asumibles para los que solemos leer, sea lo que sea, y que además me parece perfectamente escrito. También que me haces evocar, no sé porqué, la Metamorfósis, aunque hace un siglo que la he leído, y también un volumen de relatos sobre libros y literatura mucho más reciente titulado Bibliópatas e fobólogos, escrito en gallego por Emma Pedreira. Bueno, pues algo más he dicho. Sin bromas, me ha gustado mucho, Salvador. Saludos y suerte.

    1. Salvador Esteve

      Todos nos podemos ver reflejados en un insecto, ¿quién no ha sido pisoteado alguna vez física o emocionalmente?, ¿a quién no han puesto trabas en su camino? Pero somos protagonistas de nuestros sueños y libres para seguirlos. Muchas gracias, Jesús, por tu comentario. Por cierto, me apunto el libro de Emma Pedreira por si hay versión en castellano. Abrazos y feliz verano.

  4. Ángel Saiz Mora

    Como protagonista de tu relato he imaginado a una cucaracha, una de las criaturas más repulsivas para el ser humano (como bien se indica en el breve y expresivo título) y, sin embargo, también más unidas a él, pues se alimentan sobre todo de los desechos, que son muchos, de esos seres que se creen superiores y pueden hacerlas desaparecer con la leve presión de un zapato. Una existencia tan arrastrada y vulnerable tiene una salida y no menor, los libros, que siempre son una invitación a la evasión y al viaje sin moverse del mismo lugar. No somos tan distintos de estos insectos, pues muchos hemos de confesar que disfrutamos con el papel, aunque quizá a niveles distintos.
    Un relato ameno y sorprendente, además de bien narrado.
    Un abrazo y suerte, Salvador

    1. Salvador Esteve

      Has escuchado el crujir de la pisada mortal, ja, ja, ja. Efectivamente, me decidí por una cucaracha, para mí repulsiva, aunque ahora le tengo cierto cariño. Tienes razón, no somos tan diferentes, a todos en alguna ocasión nos han puesto la zancadilla o hemos sufrido menosprecio. Pero cuando creemos que estamos solos ahí están ellos, los libros, que nos acompañan en nuestros viajes como muleta de nuestra imaginación. Muchas gracias, Ángel, por tus siempre exquisitos comentarios. Abrazos y feliz verano.

  5. Barceló Martínez

    Hola Salvador. A mí me ha pasado como a Ángel, he visto una cucaracha. El sonido de la muerte y el camino impregnado de veneno me han llevado a esa asociación. En cualquier caso tu relato tiene una lectura absolutalmente opuesta a la imagen de ese bicho. No sé cómo lo consigues, pero lo conviertes en poesía pura y haces que le tomemos afecto en su apasionado y gastronómico viaje por las letras. Hasta el vómito, algo repugnante, eres capaz de transformar en algo bello. Mis felicitaciones y mis mejores deseos. Un caluroso abrazo.

    1. Salvador Esteve

      He tomado prestado el rechazo que produce nuestra amiga la cucaracha para reflejar que lo realmente importante es lo que habita en nuestro interior. Y que la lectura entre otras muchas cosas es un asidero que nos permite avanzar. Muchas gracias por tus palabras, Barceló. Abrazos y feliz verano.

  6. Isabel

    Me gusta mucho la cita inicial, Salvador.
    Creo que voy a intentar mirar de manera diferente a las cucarachas a partir de ahora, no deseo alimentar su resentimiento, qué vida más dura.
    Seguro que son mucho más de lo que parecen y ojalá alcancen sus sueños.
    Y las sonreiré cuando vea alguna (que espero que no), imaginándomela leer libros de viajes soñados.
    Feliz verano!

    1. Salvador Esteve

      La cita creo que refleja perfectamente lo que quería transmitir con el relato, y me he permitido cogerla prestada. Yo le he tomado cariño también a la susodicha, ja, ja, ja. muchas gracias por tu comentario, Isabel. Abrazos y feliz verano.

  7. Paloma Casado

    Yo también he pensado en cucarachas, pero creo que tu cuento va más allá, en ponernos en la piel de los diferentes, los apartados, que al igual que nosotros, sueñan con otra vida mejor.
    Me ha gustado mucho el empiece: “Odio mi negra vida” tiene fuerza, desgarra.

    1. Salvador Esteve

      Cierto, Paloma, ese era el mensaje central, un canto a la diferencia y a los sueños. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos y feliz verano.

  8. María José Viz Blanco

    No es tonta, ni nada, la cucaracha de tu relato, Salvador… Creo que habitar los libros es algo muy digno y al que aspiramos muchos, de una manera u otra. El mejor viaje es el que nos proporciona la lectura de una buena obra, sin duda.
    Me ha gustado mucho tu propuesta, tanto como otras que he leído, procedentes de tu magnífica manera de escribir.
    Un fuerte abrazo y mucha suerte.

    1. Salvador Esteve

      Leer nos transporta a otros mundos y habilita nuestra percepción de la realidad a través de la reflexión. Un placer que te haya gustado, María José. Abrazos y feliz verano.

  9. J u a n P é r e z

    Mi mente es en algunos sentidos obsesiva con imágenes determinadas, y mi imaginación buscaba la oscura polilla “Aquerontia Styx” (La Mariposa de La Muerte). En nuestro mundo es la habitual teruvela inquilina de las viejas bibliotecas -en la mía he tenido el gusto de encontrar algunas- con la que me manejo y me inspira hasta poesías. Tú has estado bárbaro con lo sumamente evocador que es tu microrrelato. Y de hecho para la inmensidad del Cosmos, nosotros engreídos Humanos, no somos más que polillas prontas a abrasarnos en nuestros delirios, blattodeas que lamentan su fortuna sobre el planeta Tierra.
    J u a n, E m o c i o n a d o Y P o q u i t a C o s a .
    Post Scriptum : ¡¡¡Feliz Julio para Un Campeón como Vos!!!

    1. Salvador Esteve

      La mariposa de la muerte podría ser perfectamente la protagonista del relato y además le daría el contrapunto a su anhelo de vivir. Me place enormemente que te haya parecido evocador. Y estás en lo cierto, somos insignificantes en el cosmos, pero protagonistas en nuestro universo particular. Muchas gracias, Juan, por tus palabras. Abrazos y feliz verano.

  10. Hola, Salvador.
    Desde el título “Asco”, pasando por la frase de inicio “Odio mi negra vida” hasta el punto y final es… MAGNÍFICO.
    Yo he pensado en una cucaracha devoralibros, pero no en una cucaracha normal sino ilustrada.
    Me ha puesto los pelos de punta y he sentido el título en mis carnes.
    Suertísima y unos abrazos muy grandes.

    1. Salvador Esteve

      Ilustrada en ilusiones y resuelta en no paralizarse con la vida que le ha tocado en suerte, siempre con el anhelo de ser dueña de su destino. Muchas gracias, Towanda, por tus palabras. Abrazos y feliz verano.

    1. Salvador Esteve

      Un corazoncito que le pide vivir sin importarle sus circunstancias. Muchas gracias, Calamanda, por tu comentario. Abrazos y feliz verano.

  11. Me dan ASCO los que prohíben o queman libros (en algunos lugares todavía lo hacen) prefiero a las cucarachas que lo devoran. Muy bueno tu relato, Salvador, me parece un homenaje a esos denigrados insectos, me ha gustado. Suerte.
    Saludos.

    1. Salvador Esteve

      Homenaje a las letras y a la libertad, desterrando la importancia que tiene la apariencia. Muchas gracias, Beto, por tu comentario y visita. Abrazos y feliz verano.

  12. María José Sánchez

    Sea cuqui, escarabajo o cualquier otro insecto tu prota, me ha gustado tu manera de transmitir el mensaje que encierra. Un abrazo y suerte, Salvador.

    1. Salvador Esteve

      La pobre cucaracha ha sido el vehículo donde transportar una pequeña reflexión. Me alegra que te haya gustado, María José. Abrazos y feliz verano.

  13. Antonia Garcia Lago

    No romper la magia con palabras. Imagino un Gregorio Samsa entre lo grotesco y lo sublime. Entre la realidad y el sueño.
    Muchas maneras de vivir y muchas maneras de arrastrarse.
    Pero los anhelos siempre altos.
    Con tus palabras volé esta noche. Gracias.

    1. Salvador Esteve

      Tu comentario, Antonia, encierra todo el alma del relato, y además me insufla aire para seguir escribiendo. Muchas gracias por ello. Abrazos y feliz verano.

  14. Me ha encantado tu relato, Salvador, aunque me has cambiado al protagonista del que soy fans desde que los descubrí en los libros antiguos de la biblioteca de mi abuelo. Se llaman pececillos de plata o Lepisma Saccharina (como el natreen , je, je), son insectos tisanuros de la familia Lepismatidae, ¡toma ya!, tienen fototaxia negativa. Su vida sexual es curiosa, no copulan (como algunos), al vivir en oscuridad y en diferentes páginas el macho deja el espermatoforo pegado en algún párrafo (como algunos) y atraen con engaños a la hembra para que se preñe (como algunos). Según lo estoy contando me he dado cuenta que su vida sexual no es tan curiosa, es parecida a la humana.
    Además tienen un depredador natural : La tijereta (Forficula auricularia). Me imagino a mí, llevando a la lepis de turno hacia la cama, con flores y bombones y que aparezca la “manostijeras” y se me corta el rollo, fijo.
    Hay foro, miles de personas. Unos, que cómo se matan y con qué. Otros, que salvar los lepismas. Guerra entre insectófobos e insectófilos. No sé cómo habéis podido vivir ajenos a lo que se está desarrollando en el mundo. Ahora, ver el libro de otra forma, da un poco de miedo, es como un Universo en pequeño y, ¿Quiénes somos nosotros para interferir en el destino de todos ellos?.
    Un brindis contigo Salvador, por recordar a mis amigos y pasar un rato agradable leyendo todos los comentarios.
    Un abrazo.

  15. Salvador Esteve

    Ja, ja, ja, Epi. Ya le comenté a Lorenzo que mi primera opción fue el pececillo de plata, por lo que puedes leer el relato visualizándolo como protagonista. Me has inyectado la curiosidad y voy a investigar su vida. Imagino al macho dejando el esperma luminoso en un párrafo que le haya gustado y crea estimulante para la hembra, ja, ja, ja. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos, y brindo por que tengas un feliz verano

  16. Nuria Rubio

    Tu relato, lleno de fuerza, es asquerosamente impactante, Salvador 😉
    Te deseo mucha suerte con este texto que yo interpreto como una originalísima defensa de la imaginación, de la defensa de los sueños que se nutren de la lectura…
    Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      Cierto Nuria, Un grito a la imaginación, un guiño a la lectura y una pequeña reflexión sobre la importancia de las apariencias. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos y feliz verano.

  17. Nuria Rubio

    Quería decir: “(…) defensa de la imaginación, de los sueños que se nutren de la lectura…”

    Siento el error. Aquí la apariencia no engaña; es un error mío en toda regla. (Madre mía, cómo estoy!)

    Doble abrazo

  18. María Posadillo

    Al leerlo, casi escucho el grito de desafío de un ser insignificante y despreciado que reivindica su derecho a mutar, a soñar, a ser lo que desea a través de las letras. Sumergiéndonos en los libros emergemos como seres nuevos y libres. Me encantan el tono y la forma de este relato.

    1. Salvador Esteve

      Exactamente, María, el derecho a la individualidad, a los sueños, a la diferencia y a la libertad. Muchas gracias por tus palabras y visita. Abrazos y feliz verano.

  19. María

    Shhhhh, maestro. ¡Cómo me ha hecho recordar esa enciclopedia cuyo lugar ahora ocupan otros libros! Qué interpretación de la vida de esos bichos que, chance y hasta, efectivamente, cumplen porque así lo quieren, el cometido que usted les atribuye. ¡Jaja! Me encantó. Inmejorable texto. ¡Muchas felicidades!

    1. Salvador Esteve

      Los libros se van renovando al son de nuestras vidas, compañeros de nuestros viajes. Muchas gracias por tu comentario, María. Abrazos y feliz verano.

Dejar una respuesta