Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

41. Madame Dubois. Un ser mágico en el segundo izquierda (Montesinadas)

El despertador da las instrucciones: abrir los ojos, aunque los dos llevan un buen rato desvelados. Girarse ambos para adoptar la postura de la cucharita, una forma más de estimular el cariño y la ternura, porque poco más puede hacerse un martes a las siete de la mañana. Dar un suspiro, largo y profundo, que cesa con la alarma cuarto milenio.

El despertador, incluso apagado, sigue marcando los tiempos. Ella se levanta, más enérgica, él con movimientos aún soporíferos, de hecho, si de él dependiera, ni se movería de la cama.

Ya en la puerta, la vuelve a besar, pero sin mirarla a los ojos, le da vergüenza. A los niños los dejará en el colegio y promete no acabar en el bar con el resto de los compañeros despedidos.

Ella, acelera, sube las camas plegables, esconde los muñecos de peluche, cubre las paredes con un mural de papel que cae del techo con pirámides y constelaciones, enciende el incienso, coloca la mesa lejos de la ventana, en la penumbra, y la bola de cristal en el centro. El timbre suena a las nueve en punto, entonces, se ajusta la túnica, el falso ojo de cristal y abre la consulta.

15 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Cada uno se gana la vida como puede. Esta mujer pitonisa no parece tener verdaderos poderes mágicos, si fuera así haría que su marido encontrase otro trabajo, pero poco importa mientras sus clientes no lo sepan. Ellos creen que su ojo de cristal, como sus servicios, son auténticos. En el fondo la magia es eso, cuestión de fe; la vida también, cuando vienen mal dadas.
    Llevaba tiempo sin leerte y me alegro de hacerlo, Manuel. Tus relatos siempre tienen un componente que los hace distintos.
    Un abrazo y suerte

  2. Vernay Juillet

    Me gusta… me gusra todo. Cuando la ternura se funde con lo duro que, a veces, es vivir. ¡Enhorabuena, Manue!… y ahora te dejo, me tengo que levantar.

  3. María José Escudero

    Yo también empiezo con un me gusta. Me gusta como nos cuentas el desvelo de esta crisis instalado en muchos hogares y que pone nuestra resistencia a prueba, porque la necesidad obliga y hay que salir adelante. En estos momentos hay muchas mujeres, como Madame Dubois,que con ternura, paciencia e imaginación tratan de enfrentarse al presente y al “futuro”. Estupendo, como siempre. Un abrazo, Manuel.

  4. Hay un contraste muy fuerte (y que me gusta) entre esa vida llena de rutinas, pequeña, en esa habitación /casa y la “magia” que la dueña de la casa vende.
    Todos, de un modo u otro, hacemos y vivimos vidas llenas de horarios pero, no obstante, llenas de momentos mágicos, de pequeños milagros.

  5. Jesús Garabato Rodríguez

    Parece que la madame ha conseguido hacer de la necesidad virtud y aprovechar sus más que probables dotes de actriz para conseguir que la familia siga adelante. Esperemos que la vergüenza del hombre sea real y no una excusa para quitarse de enmedio y cargarle el muerto a ella. Sin bromas, me ha gustado. Suerte y saludos, Manuel.

  6. Conmovedor relato denuncia: que no nos olvidemos de las familias que tienen que hacer magia de la buena para sobrevivir. Muy buen relato, no solo por el mensaje, sino por su estructura y sobre todo por su ritmo, tan acompasado con lo que nos cuentas. Parece que el relato se va despertando, igual que sus personajes. Me ha despistado un poco lo del despertador “cuarto milenio”, me he quedado enganchada, pensando qué querías decir, pero al llegar al final queda todo claro.
    Suerte y saludos,

  7. Como Ximens, te acercas a la lacra del paro de una forma deliciosa. Aunque el principio confunde un poco, con ese despertador 4G, poco a poco se va descubriendo toda la trama, el drama, la capacidad de adaptación del ser humano a las circunstancias de la vida, la lucha, de alguna manera, por la supervivencia. Y nos dejas, al final, una imagen llena de simbolismo, la magia, como vehículo para seguir adelante cuando vienen mal dadas. Enhorabuena!!! Y mucha suerte!!!
    Abrzssss!!!

  8. Dura situación, que contada como tú la cuentas se hace aún más cotidiana. Él sobrevive como puede y ella se gana la vida a su manera, una como otra cualquiera, pero toda la magia queda en casa.

    Me ha gustado especialmente cómo se va desgranando hasta el final. Muy bueno, como siempre, he tardado en regresar pero ha merecido la pena. Un abrazo.

  9. Isabel

    ¿Vergüenza?
    ¿De estar sin trabajo y que sea ella la que lo tenga?
    Lo importante no es quién lleve el dinero a la familia, sino que llegue. En estos tiempos es muy fácil ver la situación que cuentas tan bien. Ellos llevando a los niños al cole, haciendo la compra, en la espera en las salas de espera… y ellas yendo a trabajar.
    Yo creo que el trueque hace que cada uno sea capaz de valorar lo que antes estaba diferente. Eso sí, sin vergüenza.

    ¡FELIZ 2018!

Dejar una respuesta