Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

66. ANTIHÉROE FORZOSO (Edita)

No tuvo mucha suerte con los padres que le tocaron, siempre endeudados y de mal humor. Además, llegó tarde al reparto de genes y hubo de apandar con las sobras. Los guapos y simpáticos ya los habían pillado sus hermanas mayores. Por eso le gustaba tanto disfrazarse, olvidar su estampa durante unas horas.

La primera vez fue de Superman, en el parvulario. Su madre improvisó el atuendo: calzoncillo sobre pantalón raquítico y capa rasgada de un mandil viejo. Todo el mundo se rió de él, pero tardó años en saber por qué. El desgraciado descubrimiento le hizo comprender de golpe las burlas sufridas por los sucesivos disfraces, y que era urgente un cambio de rumbo.

Se echó al mundo vestido de mendigo, dispuesto a dar pena.  No se despidió de nadie y nunca supo si lo añoraron. De puerta en puerta, de iglesia en iglesia, de puente a puente… se hizo rico y regresó. Ni su familia pudo averiguar la verdadera identidad de tan misterioso y encopetado caballero. Esa fue su venganza.

Una mañana, desapareció de nuevo. Definitivamente. En la habitación del lujoso hotel donde se hospedaba, encontraron un calzón infantil ajado y una especie de capa deshilachada.

18 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    He leído por ahí abajo, supongo que bromeando, que dudabas sobre si compartir tu texto, ya que lo veías algo insustancial. A mí no me lo parece, me has hecho reflexionar sobre varias cosas: como ciertas circunstancias de nuestra niñez nos marcan y permanecen siempre ahí, como alguién “aprovechándose” de la bondad ajena (en este caso, pidiendo) puede enriquecerse, etc… Me ha gustado. Suerte, Edita. Un saludo.

  2. Un niño que se sabe antihéroe desde siempre, desde antes de nacer (con su pobre reparto genético) es una pena. Por eso sorprende su valiente reacción, aunque sea haciéndose pasar por mendigo.
    Un relato diferente, Edita. La vida de un pequeño antihéroe que se convierte en héroe para vengarse de su familia.
    Un abrazo y mucha suerte.

  3. Ángel Saiz Mora

    Un protagonista predispuesto a la mala suerte desde su origen, que sin embargo, sabe sobreponerse y de qué manera, al hacerse rico de la forma más insospechada: mendigando. Después regresa para pasear su éxito, en una sutil venganza que, salvando las distancias, quizá recuerde un poco al Conde de Montecristo. Tu personaje está bien definido como antihéroe, alguien que vive según sus propias leyes, diferentes a las del resto, marcado por un pasado negativo que no pudo elegir.
    Como ha dicho Amparo, un relato diferente.
    Un abrazo, Edita. Suerte

  4. Aunque tu relato parece que dice mucho realmente oculta más, el gran secreto de los microrrelatos, por eso te felicito. Has ideado una historia simular al Conde de Montecristo pero más cotidiana. Estás hablando del guapo y el feo, el rico y el pobre, las burlas y los elogios, la venganza y el engaño. Estás hablando de nosotros los feos (feos de belleza o dinero o cultura o bondad) los que la sociedad rechaza y acosa. En fin, un relato profundo. Te felicito.

  5. Hola, Edita.
    A estos súper héroes hay que ponerles voz y contar su historia con esa ternura con la que lo has hecho tú.
    Hermosísimo micro.
    Un abrazo gigante y suertísima.

  6. María José Viz Blanco

    Me gustan más los antihéroes que los héroes, lo confieso, Edita. Y tú has traído a uno realmente interesante, alguien del que me gustaría saber más… Una buena idea para un relato más largo, ¿no crees? Me ha gustado mucho.
    Un abrazo fuerte.

  7. Salvador Esteve

    Un relato que nos hace reflexionar sobre la invisibilidad ante los demás, y de la importancia que se da a la imagen en una sociedad embriagada de superficialidad. Además, haces un guiño a uno de mis libros preferidos, El Conde de Montecristo. Gran relato, Edita, y no quiero dejar pasar la oportunidad de felicitarte por la selección de tu relato, supermerecido premio. Abrazos y suerte.

Dejar una respuesta