Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

73. MAR DE FONDO (Eduardo Iáñez)

Cuando el ahogado surgió de las profundidades, todos estábamos esperándolo en la playa. Días antes el mar había empujado hasta nosotros su maletín –en el interior, un móvil inservible, una estilográfica que alguien dijo guardarse para su colección, el amasijo de celulosa en que devinieron sus papeles–. Después fueron un par de zapatos color avellana, uno detrás del otro, como si hubieran estado ocupados por un hombre invisible que alcanzase nuestra playa en dos zancadas. Y ayer mismo, una camisa con sus iniciales, desabotonada y primorosamente hurtada al cuerpo amado.
Ahora que las olas por fin nos lo han confiado, lo hemos dispuesto sobre la arena, le hemos puesto la camisa y los zapatos y le hemos colocado el maletín en la mano yerta e hinchada. Nuestro ahogado tiene la piel cerúlea de un pez luna y los ojos inexpresivos de un marrajo. Al mirarnos en ellos, por un momento hemos creído ver nuestro propio reflejo en la playa; pero luego hemos comprendido que su retina acuosa guarda ya impresa para siempre la evidencia de nuestro crimen. Y lo hemos devuelto al mar, con un peso de cemento deslustrándole los zapatos.

14 Respuestas

  1. Mucho mar de fondo en este relato. Magnífica narración que nos va descubriendo situaciones y personajes a la vez que despierta en el lector nuevas interrogantes. Todo bien resuelto con una frase final en la que aguardaba la sorpresa. Y todo ello con la excelencia de las letras a que nos tienes acostumbrados. Anotado entre los destacados de esta convocatoria.
    Suerte y saludos.

  2. Ángel Saiz Mora

    Lo que parece el rescate humanitario de una víctima devuelta por el mar, es en realidad la recomposición de un puzzle, una segunda oportunidad para concluir algo que se hizo a medias. Un cadáver debe ser lastrado para que no vuelva a aparecer y pueda ser motivo de investigación. Las pinceladas descriptivas dan paso a una trama, que se desgrana poco a poco hasta un final inesperado. Muy buen relato, Eduardo.
    Un abrazo y suerte

  3. Vaya cuando empiezas a hacerte tu propia historia nos desvelas la verdadera en el final del micro.
    Lo rescataban para volver a hundirlo y esta vez para siempre.
    Fellicidades por esta pincelada de novela negra que a mí tanto me gusta.
    Abrazos

  4. Ton

    Un acierto de propuesta Eduardo. Eres un “contador” excelente. Rocambolesca situación, con los asesinos aguardando la devolución del cadáver. Acaso no sabían que todo lo que echamos al océano, tarde o temprano nos lo regresa.
    Te auguro éxito. No obstante, mucha suerte.
    Ton.

  5. Si es que no hay nada como el cemento para que lo cadáveres de los vendedores de seguros no vuelvan a llamar a la puerta. Me ha gusta tu sentido del humor y terror. Me has llevado al ahogado más hermoso del mundo, de GGM. Suerte.

  6. Hola, Eduardo.
    Una historia cuidada al milímetro. Un crimen perfecto, para que luego digan que no existe.
    Me ha gustado mucho el tono de tu micro.
    Felicidades y abrazos.

  7. Salvador Esteve

    El mar no quiso ser cómplice de maldades humanas pero ante la reiterada petición acogerá el cuerpo y su secreto, no sin antes intentar que una brisa marina agite sus conciencias. Muy bueno, Eduardo. Abrazos y mucha suerte.

Dejar una respuesta