Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

86. MAR TEÑIDO DE GRIS

Vestido con su mejor smoking, cruzó la entrada del suntuoso  salón del  barco temeroso de lo que  iba a encontrar.  Todos estaban allí sentados, esperándole, disfrutando de la cena de gala, y entre todos ellos, mirándole con reproche resplandecía Sofía.

El corazón le dio un vuelco.

— ¿Dónde te habías metido Charles? —le preguntó el señor Smith. —Sofía estaba a punto de salir en tu búsqueda.

Él no respondió,  fue directamente hacia su mujer besándola  con pasión en los labios, hasta que ambos sintieron que les faltaba la respiración.

Durante la velada, algunos invitados mencionaron que no se escuchaban los motores, también  que  el barco parecía no moverse.

Más tarde, bajo las lámparas de cristal, bailaron al son de la música muy pegados,  para terminar en la puerta   del camarote 115.

Tras la batalla de caricias, Sofía apoyó la cabeza sobre su pecho y susurró que estaba embarazada.  Charles lloró lágrimas amargas.

Miles de metros por encima del Titanic, en pie sobre una lancha que permanecía estática sobre las olas, un empleado contratado para tal fin, sostenían entre sus manos una Urna vacía.

No había familiares, Charles, incapaz de superar la muerte de Sofía en el hundimiento,  nunca volvió a casarse.

7 Respuestas

  1. Vaya un gustito amargo que nos dejas, José Ángel. Si hasta te da tiempo a que se anude la garganta. Dramas estamos leyendo muchos, pero este nos entra sin darnos cuenta.
    Por no callar, por decir algo más, yo quitaría la última frase. El que se case o no le quita fuerza a todo lo demás. Te pido disculpas.
    Un abrazo.

  2. Isabel

    Me parece una historia pasada y presente superpuestas. Charles recordando y poniendo su emoción actual al recuerdo. Ese “temeroso por lo que iba a encontrar” y “el llorar lágrimas amargas”.
    No me extraña que no lo superara jamás.

    1. José Ángel

      Isabel, has dado en la Diana, de eso mismo se trata.
      El espíritu de Charles regresa al Titanic la noche de la traje día y el llora lágrimas amargas porque sabe que ese niño, su hijo, no tendrá la oportunidad de nacer.
      Gracias por tu comentario

Dejar una respuesta