Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

9. DE LA COMPLICIDAD AL OCASO (Edita)

Llevo horas sentada en un saliente del acantilado. El nuestro, ¿recuerdas? Igual que entonces, balanceo las piernas desnudas sobre el abismo; pero hoy, echo en falta mi risa y tus labios salados. El océano ha dejado de ser música de fondo para transformarse en perverso seductor que tira de mis pies con la fuerza de un imán gigante. Cada vez que estoy a punto de ceder, clavo los ojos en la pulsera tobillera, tu último regalo, y me convierto de nuevo en una lapa adherida a la roca. Cuando anochezca, no podré verla. Tengo miedo.

 

26 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una ilusión que fue y un desasosiego que avanza se funden en un mismo lugar físico, cargado de simbolismo. Por un lado, el abismo tentador en el que perderse, porque si ya no está la otra persona con la que tanto se compartió nada merece la pena. Por otro, una pulsera como asidero último al que agarrarse aún, una vana esperanza que detiene la caída. Abismo y esperanza pugnan entre sí hasta que uno de los dos pierda. La oscuridad puede aliarse con el precipicio, a medida que llega la noche, para que venza el lado derrotista y derrotado.
    Un relato que basa su efectividad y fuerza en el uso de las palabras justas y en los símbolos, surgidos de una buena interpretación de la imagen propuesta.
    Un abrazo y suerte, Edita

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Hola, Edita. Suscribo las sabias palabras dedicadas por Ángel a tu texto. Me gusta el poso que deja su lectura, teñido de poesía y de una cierta “esperanza”, al menos hasta que la noche haga su aparición, con sus diversas y sugerentes posibilidades. Como curiosidad, al llevar el título la palabra complicidad y al ver citada una pulsera tobillera, mi mente se fue hacia un preso que, no sabemos como, se la quitó, traspasándosela a su chica. Puedes llamarme retorcido. Me ha gustado. Saludos y suerte.

  3. Barceló Martínez

    Hola, Edita. Me ha gustado tu relato, corto, conciso, intenso y con sustancia, además, la fotografía está integrada al completo y en todo momento. Mi más sincera enhorabuena y un fuerte abrazo.

  4. Hola Edita. Ese balanceo de los pies con la pulsera se sigue con la mirada (con el rabillo del ojo) mientras se te lee pero lo mejor, lo que da consistencia al texto es esa última frase: “Cuando anochezca no podré verla. Tengo miedo” o lo que es lo mismo: “¿Qué haré?”

    Felicidades.

  5. Al borde del acantilado, tu protagonista se debate entre el asidero que le proporciona la pulsera, símbolo del amor, y el abismo de la desesperanza. La inminente llegada de la noche desata sus temores y adivinamos un fatal desenlace.
    Muy bien contado y bien conectado con la imagen propuesta. Suerte y besos.

  6. María José Sánchez

    Edita, me ha gustado mucho. A medio camino entre el drama y la intriga. Quizás estemos ante alguien que ha perdido a su gran amor (por muerte o abandono) y no puede superarlo. Mantiene la tensión de quien lo lee, ya que el final puede ser cualquiera de los dos posibles.
    Una vez más, te felicito.
    Besitos, guapetona.

  7. Alicia Isabel León Lobera

    Edita… quiero dejar constancia de mi envidia (sanísima) ante este micro tuyo. Breve, certero y autopista directa a lo macabro. Justo como a mí me gustan. Mi más sincera enhorabuena, nos lo has puesto dificilísimo a los demás.

  8. Salvador Esteve

    Una pulsera que canaliza el recuerdo, un grillete que amarra su cordura. Pero la luz lentamente se aparta dando paso a la oscuridad. Me ha encantado, espero que tenga premio. Enhorabuena, Edita, abrazos y suerte.

  9. Halaaaa, qué final tan bueno, Edita!!!
    Sencillo, e-vidente 🙂 , lógico, humano, sensorial…
    Me ha encantado la historia, la fuerza del destino, de los sentidos: depender de la vista para agarrarse a la vida (mientras vea la pulsera no se arrojarå por el acantilado).

    Un abrazo y suerte!!

  10. María Sergia Martín (towanda)

    ¡¡¡Ediiiita, Ediiiita, Ediiiita!!!
    Sensacional.
    Temo que llegue la noche.
    Un abrazo que se haga lapa en tu cuerpo.
    Me encanta.

  11. La noche es siempre la aliada de la ausencia, cuando el duelo se vuelve tenebroso, cuando escuchamos a nuestros fantasmas intentando seducirnos, cuando la pérdida se confunde con el sueño. Un sugerente relato Edita. Suerte!!! Besosss!!

Dejar una respuesta