Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

92. CERRANDO HERIDAS, de Robin

El pino la tenía tomada conmigo. Decidí congraciarme con él y acudí el sábado temprano a limpiar. Mientras recogía ramas y hojas –mi especialidad, según mi jefe de equipo- , no dejé de mirarle. La verdad es que siempre convergía en el corazoncito que le tallé con quince años; un “Montse y yo” dentro. Me sentí fatal, como cada vez que veía esa herida que el pino no parecía querer perdonar.
       Cuando até el último saco, vi la oportunidad de redimirme.
       Un loco apuntaba con un arco hacia el pino.
       -Al centro del corazón, entre Montse y quien sea, -anunció el Robin Hood de pacotilla.
       Oí tensarse la cuerda y juro que sentí el retroceso máximo y el primer impulso de la flecha. Más rápido de lo que me haya podido mover nunca, más rápido que Clint Eastwood protegiendo al presidente, me interpuse entre el sibilante dardo y el corazón del árbol. Justo a tiempo. Quizá, para ser exactos, un par de décimas de segundo antes.
       Me costó una semana separar la ventosa de la camisa verde, mi favorita.
       Desde entonces, Montse y los niños volvemos a acampar bajo el pino jefe, que me mira con menos severidad.

2 Respuestas

Dejar una respuesta