Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

92. Vuelos (Patricia Collazo)

Paloma creció en un alféizar. Su madre la dejó una tarde sentada en la trona mirando hacia afuera para que se entretuviera. Era día de limpieza general. Una cosa llevó a la otra: quitar cortinas, sacudir alfombras, pasar en la oficina ocho horas diarias, limpiar alacenas, bajar la ropa de verano, embolsarla con naftalina para volverla a subir, planificar la cena de Nochevieja, tener a los mellizos, preparar las comidas para la semana…

Cuando se quiso acordar, Paloma tenía dieciocho años, tonteaba con el chaval del puesto de flores de la esquina, y se negaba a ir a dormir al cuarto.

Su madre no podía creer que esa beba regordeta que había sido hasta hacía nada, se hubiera convertido en una adolescente monosilábica.

Algo he hecho mal, se repetía cuando olía a tabaco o se encontraba con el florista semidesnudo en su pasillo de madrugada.

Al final, Paloma consiguió alféizar en un piso compartido con una cantidad insondable de jóvenes.

Vuelve a casa los domingos. Se lleva los tupers y cambia ropa sucia por limpia.

La madre la despide procurando no hacerle recomendaciones. El nudo en su estómago se acentúa cuando entra en la sala y ve su alféizar vacío.

33 Respuestas

  1. Patricia me gusta tu micro, tan cercano, tan real. Estamos tan ocupados de acá para allá que un buen día nos percatamos de que nuestro bebe regordete o flacucho nos llega por el hombro o nos pasa una cuarta. Felicidades

  2. Eduardo Martín Zurita

    Hola, Patricia.
    Lo que es una madre y lo que es una madre concernida de lleno por el día a día. Vuelan las jornadas, el calendario, los años, y hete aquí que la nenita regordeta se ha convertido en una adolescente especializada en los monosílabos, quizá adormecidos, como canta Luis Eduardo Aute en “Siento que ye estoy perdiendo”. Nos metes en el trabajo infatigable de esa mujer, sudamos con ella, sentimos ese transcurrir en un suspiro del tiempo. Y sentimos esa nostalgia que ella siente ante la pérdida casi al completo de su hija. Enhorabuena. Y un beso muy fuerte.

  3. Mónica Rei

    Hola Patricia,

    Me ha encantado tu cuento. La capacidad de condensación de una vida entera en un micro, el simbolismo del alféizar, el ritmo y lo bien escogidas que están las palabras que lo conforman. Y, por supuesto el mensaje, que bien cuentas esa sensación de “se nos ha pasado”. Sí, el tiempo vuela.;)

    Un saludo

    Mónica Rei

  4. Alvaro Abad

    Hola Patricia. Así es, queremos atender y llegar a todo y eso, además de suponer un esfuerzo enorme, nos impide asimilar lo que sucede a nuetro propio lado.
    Un abrazo, y mucha suerte.

  5. J u a n

    ¡Increíble! Más parece tu aportación propia del Gran Miguel Mihura y su sentido del humor clásico, por lo bien edificada que está tu idea literaria, amén de que me he tronchado bienhumorado leyéndote por tu derroche bestial de ingenio.Mi pasión y mi voto ya lo tienes. Tuyo, S i e m p r e R i s u e ñ o J u a n .

  6. Me encantó, PATRICIA. Está muy bellamente contado eso que los psicólogos han dado en llamar “El síndrome del nido vacío”. Y por otro lado, no es cualquier nombre el de la hija de nuestra narradora; no por nada decía Galeano que el nombre funda 😉 …

    Cariños,
    Mariángeles

  7. Ana Fuster

    Qué buen relato, Patricia. Llamativa la frase de inicio, que te precipita a esa biografía apresurada de Paloma, la niña que creció en un suspiro, como dicen tantas madres sobre sus hijos. Y que luego, como correspondía a su nombre y por ley de vida, voló. Besos y suerte.

  8. Asun Paredes

    Me parece genial que saques una historia con tanto fondo de lo que podría ser un planteamiento sencillo. Me siento identificada con esa madre que contempla el alféizar vacío, sorprendida de lo rápido que ha pasado su vida.
    Enhorabuena, Patricia.

  9. Ángel Saiz Mora

    Una frase que le atribuyen a Lennon viene a decir que “la vida es aquello que sucede mientras estamos en otras cosas”. Esa madre atareada y entregada apenas tiene tiempo para pararse a meditar en algo tan inevitable, pero no siempre tan evidente, como que el tiempo pasa, que todo se transforma, en especial quien más queremos, impulsados por un motor que nadie puede parar, en una rueda de la que nadie escapa. Caer en la cuenta de lo que el paso de semanas, meses y años han hecho con su hija, mientras ella estaba tan distraída que le ha parecido un suspiro, es un varapalo que ha de asumir, pero nunca es fácil. Esa adolescente monosilábica, el cambio de ropa sucia por limpia y tantos otros detalles llenan tu relato de una humanidad a la que nadie puede ser ajeno.
    Un abrazo y suerte, Patricia

Dejar una respuesta