Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

ABR141. ANTE TODO CABALLERO, de Isabelle Lebais

Después de pasar con la hermosa dama los tres días más felices de su vida, esta le invitó a acompañarla hasta su casa.
Para el caballero era un sueño, quizás aquella noche podría robarle un beso.
Llegaron a la puerta, él se ofreció a ayudarla con la pesada cerradura pero ella no accedió. Cuando consiguió abrirla, ella se echó a un lado invitándole a entrar, a lo que el caballero se negó.
-Las señoras primero.
Le dijo elegantemente, cosa que contrarió a la dama, e insistió en que pasase primero. Él se negó en rotundo.
-Jamás he traspasado el umbral de una casa delante de una dama y no lo voy a hacer ahora, por mucho que insista.
El bello rostro de la joven se transfiguró en una mueca horrible entre odio, maldad y desesperación, que dejó boquiabierto y perplejo al caballero. Cuando reaccionó salió huyendo de allí, sin pestañear siquiera .
La joven asomó la cabeza por la puerta y gritó hacia el interior:
-¡ Ya se que han pasado tres días desde la última vez, pero enseguida vuelvo!
Un desgarrador y desesperado rugido salió de las entrañas del foso del recibidor. Hoy tampoco había cena.

28 Respuestas

  1. Ginette Gilart

    Muy bueno, Isabelle. Un caballero para ciertas cosas, como dejar paso a las damas, pero no muy valiente, porque ante la sospecha de un peligro huye como alma que ve al diablo, jajaja.
    Un abrazo y suerte.

  2. Nicolás Megías Berdonce

    Buenas tardes.

    Me has sacado un sonrisa con el final Isabelle, yo ya me esperaba… “no pasa tu primero, no tontina, pasa tú, no tonto venga tú”… jajajja muy bueno, me ha gustado mucho ese final de terror… como dicen más arriba en los comentarios anteriores, caballero para unas cosas… porque bien que salió corriendo a la primera de cambio… anda que…

    Mucha suerte Isabelle y enhorabuena….

  3. kistila

    no es ser cobarde huir cuando de repente se da uno cuenta del peligro: es prudencia… (se dio cuenta a tiempo de que era una trampa de la que le había conquistado)…
    muy bien llevado hasta el final sin que decaiga el interés…

  4. Me alegro muchísimo en este caso de las profundas convicciones del caballero sobre la educación.
    Te felicito Isabelle. Un micro que parecía de amor y que iba a terminar bien, “comiendo perdices” y al que no se le ve venir hasta el último párrafo.
    Mucha suerte, pezqueñita.
    Muchos abrazos.

Dejar una respuesta