Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

ABR148. LA PROMESA, de Asun Gárate Iguarán

Cuando mis ocho hermanos y yo éramos pequeños nuestra madre falleció de repente, quizás de cansancio. En el entierro, mientras el ataúd desaparecía bajo las paladas del sepulturero, nosotros nos sentíamos muy huérfanos y llorábamos escandalosamente. Para consolarnos, papá hizo una promesa: él estaría siempre a nuestro lado, nunca nos abandonaría.
Fiel a su palabra, ha cumplido cien años y aún sigue aquí. A veces coge una pulmonía, sufre de ciática o lo atropella un tranvía. Nada grave. Pasa una temporadita en la cama y se levanta como nuevo. Un poco resignado tal vez, algo más encorvado.
Mis hermanos y yo hace mucho que no le necesitamos, pero qué orgullosos estamos de él. Un hombre capaz de mantener lo que prometió, un caballero.
Mamá no piensa igual. Vino a casa el domingo por la tarde, tan guapa como la recordábamos. Nos preparó la cena y charlamos hasta que anocheció. Se lamentaba de llevar demasiado tiempo sola en el cielo. Antes de irse le agarró del brazo a papá, le acarició las arrugas del rostro y le dijo que todo tiene un límite, que se muriera de una vez.
Él nos contó con los dedos de la mano: todavía quedan cinco…

16 Respuestas

  1. Ese es un caballero de palabra y obra. Una historia muy bonita, bien narrada, con ternura, humor, ritmo y la magia necesaria para hacerla creíble.El final es todo un principio de una continuidad.
    Me ha gustado mucho. Un abrazo.

  2. Asun Gárate

    Muchísimas gracias a todas por la generosidad de vuestros comentarios. Me alegro mucho que os haya gustado.
    Un abrazo para cada una.

  3. Blanca

    Hola Asun,
    La verdad no había leido tu relato (son tantos que algunos se me pasan). Enhorabuena por estar entre los finalistas. Es un relato bien contado con aires divertidos.
    Desde luego que el padre es todo un caballero, una promesa es una promesa y no puede romperse.
    Saludos, Blanca

  4. Uff, qué bueno. Muy simpático durante todo el desarrollo y ese final demoledor pero para morirse de risa. Eso es un hombre de palabra. Enhorabuena por el reconocimiento, Asun.

Dejar una respuesta