Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO02. MAÑANA Y TÚ = INFINITO, de Marcos Santander

Desde que nací esssstuve ideando y preparándome para volar por espacios fantásticos y mmmmelodiosos que en principio no parecían destinados a mí pero que cada día imaginaba. Siempre anssssiaba llegar a la edad adulta para realizar todas aquellas cosas que la juventud no mmmme permitía. Todo era posposición y retraso. Poder solazzzzarme en el interior del pabellón auricular de un guepardo lanzado a más de cien kilómetros por hora ¡Qué pasión! O perder la noción del tiempo atravesando en semanas o meses el soberbio espacio que media entre un núcleo y su nube de electrones ¡Qué pasión, qué lujo-lujuria! Siempre he ssssido un perfeccionista y me gussssta planear las cosas hasta su último detalle pero ha llegado la noche y me temo que es la última. Tengo mi tagma superior algo dañado y lo que es peor, parece que mi exoesqueleto se ha agrietado ligeramente a nivel de mi abdomen y el escape de alguno de mis humores internos me tiene aprisionado a este parabrisas. Nunca puedes dejar nada para después, no merece la pena, la vida tiene sus ritmos. Ademássss calculo que los primeros rayos del Sol acabarán evaporándome !Qué mmmmierda! ¡Qué osssstia!

48 Respuestas

    1. Gracias EPÍ, es verdad, allí acabaremos todos: en un gran parabrisas, unos dicen que contemplando al insecto mayor para mayor gloria, y otros rodeados y junto a los insectos e insectas con mejor cuerpo y disposición.Salud.

    1. Donde pone “este comentario ha sido borrado por el autor” se debe a que , ya que era una repetición del anterior, he aprovechado para probar la opción “eliminar”, que hasta ahora desconocía. De todos modos,, aprovecho para agradecer a M.S. el detalle de responder dos veces.Y es que……. ” qué bueno es tener insectos amigos!

    1. Yes, it is! El lujo tiene su punto. Baina fenómeno, como todo el mundo: un exoesqueleto, un buen par de ojos compuestos, antenómeros, varios pares de patas y cuatro zarandajas más que vienen de serie. Sigue, sigue, no pares.

  1. Que sí, que no hay que dejar para mañana lo que puedas hacer hoy, que luego se te daña el tagma y ya no puedes. Me ha gustado mucho este relato tan ingenioso y divertido. Saludos y suerte.

  2. Marcos, que divertido y que bien descrito. Es que no se pueden dilatar tanto los planes, pues luego pasa lo que pasa. Con la ilusión que tenía en emprender otros vuelos, lástima acabar estampado.
    Me gustó mucho.
    Un saludo.
    Elena

    1. Gracias Elena, celebro que te haya gustado. Es que a los insectos pequeños les ocurre lo mismo que al resto de insectos que somos más grandes. Nos pasamos la vida haciendo planes e imaginando de todo y nos olvidamos de vivir al día. Vamos, que siempre llega el gran parabrisas en el que terminamos estampados y, al instante, evaporados. Un saludo.

    1. Sé los congéneres que había a mi alrededor cuando meditaba sobre la vida antes del amanecer, pero no puedo imaginar lo que hay más allá de nuestra corta vida. Gracias Sotirios.

  3. !Qué bueeeno¡
    Ayer conducíamos, por la izquieza, por supuesto ya que bajábamos de Darby hacia Heathrow y discutíamos si lo que habíamos aplastado en el parabrisas era una cereza o insecto; menudo lapo sanguinolento nos dejó calcamonizado; hasta el empleado de EUROPCAR del aeropuerto nos preguntó por la huella.
    Un abrazo Marcos. ¡Qué madrugador!

  4. No sientas remordimientos. Estoy convencido que se trata de suicidios. Con la buena vida que tienen fuera ¿para qué viajar en coche? En esas largas carreteras estivales en las que crees que el mosquito esta en tus gafas siempre me acuerdo de la mosca amiga de Mafalda “dentro de casa les podriamos dar aspirinas”
    Gracias Marcos, nos haces meditar.

  5. Mi amiga Itsaso siempre contaba una historia muy bonita. “Iba la mariposita flying por el campo when de repente, ¡zas! ¡ossssstia! contra la window!!” Me gustaba porque aborrezco las mariposas y ella la enfatizaba con saña. Hace algún tiempo que no veo a Itsaso, así que agradezco la oportunidad que me brindas de acordarme de ella y de su historia! Un abrazo mosquitero.

  6. Muy original y muy lograda la idea de hablar como se supone que lo hará un insecto, sissseando.
    Y en esta época de viajes veraniegos, muy actual, ¡cuantos insectos espachurrados en nuestros parabrisas!!!!
    Saludos

Dejar una respuesta