Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO148. GREGORIO SAMSA, SUPONGO, de Manuel Montesinos

Huelo a rosas, no sé de qué color porque está oscuro, casi negro, pero son rosas. También percibo el relente húmedo de la tierra agitada y la eclosión de nuevos moradores, alquimistas de la materia, que han empezado a cuchichear muy cerca de mis antenas, ¿O todavía son oídos?
No me asusto, no tiemblo, ni siquiera intento girar la cabeza para no escucharlos, porque ya descubrí, hace unas horas, o quizás sean días, que no puedo moverme. Tengo la certeza de que la sangre no me circula, que no dispongo de actividad cerebral, pese a estos destellos torpes de los sentidos que, obstinados, se aferran a sus últimos estímulos.
Me cuesta aceptar que aún sigo vivo, que la metamorfosis no ha concluido del todo y que, aún, quedan larvas carroñeras dispuestas a profanarme. Finalmente, al paso de sus invertebrados cuerpos, la mandíbula se me descuelga y, con su peso de materia invertida, dibuja una sonrisa erosionada al sentir que todo va desaparecer.
A mi espalada, el vértigo del río arrastra gusanos sorprendidos de que, aún mi alma, se aferre a un trozo de carne descompuesta con olor a polen.

47 Respuestas

    1. Arantza, me descubro yo ante tu visión apocalíptica de un ataque inminente de insectos y tu particular aceptación del desastre subida a tu lavadora.Un destello de talento.
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

    1. Gracias por el comentario Javier, con el cierre del alma en el relato quería dar hasta el último momento la sensación de que algo le queda de humano, era un giño también a las fases de Dante: Infierno, purgatorio y finalmente casi el paraiso en cuanto el alma se suelte.
      En fin ya sabes como es esto.
      Me esforzaré por cautivarte del todo en el próximo, este salió así.
      Y mucha suerte para tu sensacional relato: “La carta” esencia kafkiana de principio a fin.

    1. Gracias por el comentario y la lectura… quería un relato con la última de las metamorfosis.
      Suerte con tu DIRECTO AL CORAZÓN, inquietante la axfisia, la alergia en un entorno tan cotidiano. Suerte

    1. Hola Asun, gracias por tu lectura y comentario…El gran poder de los seres insignificantes al final de lo vivo.
      Algo en común tiene con tu “ENCIERRO” de este mes, esa sensación de aislamiento minimalista, claustrofóbica…
      Suerte

  1. ¡Qué bien has descrito ese apego a la vida, ese aferrarse al último resquicio que tienen los seres humanos, quizá personificado en esa alma, aunque como Gregorio Samsa ya no tenga aspecto humano! Se sigue bien con tus descripciones los últimos instantes, el último aliento de una vida.
    Saludos y suerte a fin de mes.

  2. Gracias Rafa, un gran honor recibir palabras así del autor que este mes se ha salido con su EFECTO MARIPOSA, una delicia de micro que saca lo mejor de uno y con la poesía por bandera en toda la columna vertebral del micro.
    Suerte es muy bonito.

  3. De echarse a temblar la situación que describes, Manuel. Me dan escalofríos si pienso que puede uno ser consciente de que ya es pasto de gusanos, así que la cremación es la vía que elude la posibilidad esa.
    Buen micro, de terror, al menos para mí.
    Un abrazo y mucha suerte.

  4. La muerte da terror siempre a quien ha decidido vivir cada día.
    Me tiró escribir sobre esa última metamorfosis con el guiño kafkiano y surrealista de sentirse entre la vida y la muerte.
    Un abrazo Isabel y los mejores deseos a tu “PICADURA DE AVISPA” me encantó.
    Suerte

  5. Miedo me da morirme sin morirme. La gran metamorfosis del final. Lo cuentas que da miedo. En fin, que el pobre Gregorio no levantó cabeza ni en el tránsito. Por otro lado, decirte, que por el comentario que haces a mi relato sospecho que no te ha llegado mi “mensaje”, lo has leído rápido o simplemente, no lo he sabido expresar.

    1. Gracias Ximens por tu comentario y cierto pobre Gregorio…
      En cuanto a tu MIEL DE COLORES lo he vuelto a leer y sí, quizás no me llegara tu idea principal del que es distinto como he podido ver en tus comentarios posteriores.
      Pero al citar a Calamity Jane, el relato me llevó al mundo inexplorado del que tu personaje al final es víctima.O así me lo parece si me lo permites.
      Bueno Ximens, ya sabes cómo es esto. uno escribe y regala sensaciones e interpretaciones, mundos, viajes y conciencias.
      En tu caso es un gratificante presente.
      De nuevo gracias por tu visita, lectura y comentario.
      abrazos

    1. Hola Marta gracias por tu lectura y tu comentario y encima “te ha encantado”.
      Soy un privilegiado por contar con estos piropos.
      Abrazos y suerte con tu “ESCENA” ya comenté en tu narración y me gustó la idea de seguir adelante del espectáculo que sigue.
      O al menos, así lo vi yo.

    1. Hola ana, gracias por tu visita y tus minutos por aquí para leerme.
      Me alegra si te gustó y lo viste tan visual, algo de intención había.
      Quizás lo contrario de tu hipnótica, placentera y aceptada metamorfosis que ya leí y disfruté.
      Gracias y abrazos

  6. Manuel si pensabas escribir un relato de terror, lo bordaste, las imágenes que nos has regalado en tu micro son pasmosas. Creo que me inclinaré por la incineración, ciertas cosas no quiero sentirlas.

    Suerte con tu tenebroso micro, eso sí, muy bien contado. Abrazos.

    1. Hola Yashira, sí había intención de trabajar con el camino de la muerte y algo de terror debe tener como decís, pero porque a todos la muerte nos aterra más que por mi intención.
      Me gustó tu cigarra reivindicativa y aleccionadora y mucho.
      Gracias por tu lectura y tus comentarios es un gran honor verte persiguiéndome por estos micros.
      Suerte y abrazos

  7. Me ha gustado mucho porque tiene su punto poético, tiene muy buen vocabulario, es visual, elaborado y su punto de vista es original.
    El final es precioso, de los que se quedan en el interior y en la memoria. Felicidades y mucha suerte. Este es de los tuyos de los que más me han gustado. Abrazo.

    1. Antonia, eres el halago en persona, me subes el ego y me ayuda mucho a seguir pensar que hay personas a quien le parece hasta bueno.
      Pero con tu M T M R F S S lo has puesto difícil tienes elementos en tu relato realmente preciosos de leer.
      Gracias por entrar.

  8. Muy bueno, sobrecogedor, terminal y desesperanzado. Sólo te quitaría dos comas (las últimas) y una errata (espalada). Así me gusta Monte, volviendo fuerte del verano. Un abrazo. (Por cierto, ¿Ana U. está de vacaciones? La echo de menos…).

    1. Querido amigo patas, falta tu participación has abandonado y eso no es bueno. Espero tus próximos micros con ansiedad lectora.
      Gracias `prpo tu visita y comentario y encima parece que algo te ha gustado jaja.
      En cuanto a tus anotaciones, no te digo que no, no sólo las comas, quizás sea la construcción completa de la frase, el “aún” no está bien situado, pero… salió así.
      Abrazos, te esperamos

  9. Estimado Manuel, bueno, muy bueno. La metamorfosis es un paso hacia otra dimensión o forma de vida, no hacia la desaparición, que es lo que sufre tu protagonista… y sólo él. Uno puede degradarse y convertirse en un coleóptero, como un Samsa inútil y emboscado. Pero también se puede pasar de vil gusano a bella mariposa.
    La vida es una constante metamorfosis, unas veces evolutivas y otras involutivas. Yo sólo te veo evolucionar, no tomas asiento, no paras de crear y sorprenderme.
    Por mi parte, esta vez, me he pasado los insectos por el forro. Me sobran cucarachas y mosquitos vampíricos como para regalarles un relato.
    No pares.

    1. Gracias nacho, bonitas palabras, quizás tu próxima metamorfosis sea convertirte en chopsuey picante, jajaja. Buen viaje y gracias por leerme y tus comentarios.
      Y parece que te gustó eso anima más
      Saludos

  10. Gracias Juana, abeja y tu coca cola también han dado mucho juego, lo que tiene tomarse algo fresquito en una terraza y esa imaginación desbordante.
    Gracias por tu comentario y suerte con tu cocacola.
    Abrazos

  11. Si algo se me da bien es tener pesadillas y en sueños he sentido cómo es lo de estar viva en una caja bajo tierra. Por eso me ha sorprendido y gustado que tu personaje (los insectos no le dan vueltas a la cabeza) aceptara y fuera conformista con el proceso.
    Un abrazo.

    1. Hola Susana, gracias por tu visita, lectura y comentario tan inquietante.Espero no ahondar en tus sueños y pesadillas, la próxima escribo para liberarte de ellas jeje.

      Genial en este mes de agosto tu DELICATESSEN,.
      Ya te comenté, me encanto, suerte.

  12. Hola, vaya imaginación! esos insectos …uy, la sensación es inexplicable. Llego tarde con los comentarios porque hace poco que estoy por aquí, pero ha merecido la pena leerlo.

    Un saludo
    Rosa.

  13. tercera vez que pruebo mandar este comentario… me he olvidado como se hace…

    me gusto muchísimo tu relato Manuel porque responde a mis propios pareceres sobre la muerte…
    no tengo ningún miedo o reparo a lo que sera este paso pero quisiera que conserve toda mi consciencia para “vivirla”… no me cuesta en absoluto “aceptar que aún sigo vivo”…
    quisiera creer… ¡¡apunto bien “quisiera creer”!!… que este paso obligado sea para una metamorfosis… hay muchas teorías sobre el “después de la muerte” no soy adepta de ninguna pero mis creencias van por lo expuesto en mi relato de marzo, el 88: “de malvas y ortigas”…
    de nuevo repetirte que me gusto mucho tus planteamientos

Dejar una respuesta