Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO42. LA PRUEBA FINAL, de Raquel Ruiz-Moreno

El momento había llegado y con él, el útimo tormento. Sin vuelta atrás, sólo quedaba proseguir con aquella sádica prueba. Mi sudor estaba a punto de delatar mi terror, pero mi verdugo no podía saberlo. Fingí calma cuando se acercó hacia mí con una caja en sus manos y una sonrisa sardónica en sus labios. “Cerdo perturbado”, pensé, pues conocía bien su contenido. En ella, miles de insectos se amontonaban con el fin de torturarme. Y aquél psicópata sería el encargado de procurarme tal dolor.
“Adelante”, ordenó. Obedecí, introduciendo la mano en la caja. Aun sintiéndome desfallecer, agarré el primer bicho que encontré y lo saqué. Miré su caparazón negro y las patitas que, con ansia, querían liberarse de mi mano. “Es una Blatta orientalis”, dije, con el rostro pálido y controlando una arcada. “Correcto, hijo!” dijo el depravado, sonriendo con júbilo. Y con tal rapidez finalizó mi suplicio y la demostración de que era un hombre digno de hija. Pues mi torturador no era más que mi futuro suegro, un fetichista de los insectos incapaz de aceptar como yerno a alguien que no apreciara a tales criaturas. Y esos seres eran mi máxima fobia. ¡Qué bonita relación nos esperaba!

24 Respuestas

  1. Raquel, me sucede como al protagonista de su relato y es que tengo fobia hacia los insectos. Entiendo la relación que le espera al pobre enamorado con un suegro de esa calaña.

    Buen texto y bien narrado. No dejo de maravillarme de todos cuantos escriben en este blog y es la capacidad de sintetizar historias en tan pocas palabras.

    Saludos.
    Hismael.

  2. Hola, Raquel.

    Imagino la situación y me entran calores. No soporto los insectos y más si debiera meter la mano en una caja y coger uno… Ese chico tendría que buscarse otra novia porque imagino sorpresas de este tipo cada dos por tres.

    Genial tu aportación al tema de este mes.

    Un abrazo muy grande.

  3. JA ,JA JA , pobre Sotirios, no me extraña que no como ni una rosca en este concurso. ¡Dios santo qué nivel! Leo uno detrás de otro cuentos y todos son bonísimos. ¡Vaya nivel creo que voy a retirarme este mes por inútil! Raquel, me quedé sin palabras. Enhorabuena, Sotirios.

  4. Supongo que la hija merecería la pena si el protagonista se somete a sufrir sus mayores fobias. Reconozco que con lo de “Cerdo perturbado” no sabía por dónde ibas a salir.
    Suerte para este mes.

Dejar una respuesta