Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO49. LA CONQUISTA SILENCIOSA, de Adrián Pérez Avendaño

Cada noche, ejércitos de polillas, carcomas y pececillos de plata se cuelan sutilmente en las grandes bibliotecas del mundo. Dentro, devoran con paciencia un libro detrás de otro. Cuando llegue el gran día, solo las cucarachas habitarán nuestro desolado planeta. En cambio ellos, sabios insectos bibliófagos, habrán adquirido el conocimiento suficiente para mudarse a un lugar mejor.

65 Respuestas

  1. Magnífico relato, Adrián, sin duda de lo mejor que he leido en lo que va de mes, me parece una píldora casi perfecta. Me sobran los pececillos de plata, lo siento, primero porque la terminación -illo resta un poco de fuerza a tan bella arquitectura, y segundo porque no me resulta creible, ojo, que sí todo el resto. Maravillosa, trágicamente creible, y ahí la grandeza del texto.
    Un abrazo y suerte. Debería estar arriba.

    1. Muchas gracias, Ignacio, es muy halagador lo que dices. No había caído en que esa terminación, efectivamente, resta fuerza al relato. En cuanto al significado de esos pececillos de plata, que acabo de ver que ha levantado bastantes comentarios, son unos insectos también llamados lepismas y que seguro que, como yo, más de una vez has encontrado correteando por casa. Te dejo aquí en link de nuestra sabia wikipedia:

      http://es.wikipedia.org/wiki/Lepisma_saccharina

      Un abrazo.

    2. En ese caso, Adrián, está más que justificado. Yo intento ser solo tiquismiquis cuando un relato me ha tocado de alguna manera, y me gustaría a) que fuese mío (jaja, eso es imposible) o, al menos b) que fuese impecable (según mi subjetivo criterio, claro…)
      Reitero mis felicitaciones. Pero claro, ahora que me fijo, NO se podría esperar menos de un admirador de Salinger… 🙂
      Abrazos

    3. Adrián, me ha encantado tu mención de los lepismas, animalito que tengo en mi blog, en el frontal y al que he dedicado varios relatos, pues su vida es encatadora.
      Tu relato, superior.
      Un abrazo

  2. Me ha gustado mucho. Por cierto que al contrario que otros yo creo que sé que insecto es el pececillo de plata, aunque nunca he sabido como llamarlo. Desde luego es plateado y habita bibliotecas.

    Saludos

    1. Rafa, ante todo, hay que cuidar nuestras pequeñas bibliotecas, a no ser que finalmente cedamos y acabemos consumiendo libros digitales. Yo, de momento, soy reacio, pero quién sabe. En cualquier caso no sé quién perdería más si lo digital se acaba imponiendo: nosotros o los bichos bibliófagos…

      Gracias por comentar, un abrazo.

  3. El pececillo de plata (Lepisma saccharina), también conocido como la lepisma de la harina, la lepisma del azúcar, traza o la sardineta, es una especie de insecto tisanuro de la familia Lepismatidae, ágil y con una fuerte fototaxia negativa (huye de la luz), lo que hace rara su observación. El nombre de la especie deriva del brillo gris metálico de su cuerpo. Las lepismas viven de materias vegetales diversas, como moho, papel y alimentos amilosos (con almidón), como la cola de encuadernar libros o el apresto para la ropa.

  4. Me ha encantado el arranque y las perspectivas que abría. Buenas descripciones y atmósfera pese a la brevedad y sobre todo me encantan los micros referentes a libros, bibliotecas y similares.
    Suerte y abrazo.

  5. Ana, como le decía a Ignacio, no sabía que esos pececillos de plata iban a crear tal expectativa, no deja de ser divertido. El caso es que ese falso amigo que son esos pececillos nos pueden llevar a la confusión, pues en realidad se trata de unos insectos también llamados Lepismas, y seguro que más de una vez los has visto por casa. Aquí seguro que los reconoces.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Lepisma_saccharina

    En cualquier caso, me encanta tu análisis, inteligente y a la par muy creativo, por lo de asociarlo al blog o a mi persona. No había caído, a lo mejor mi otro yo desea ser uno de esos pececillos y todavía no lo sabe.

    Muchas gracias por tu comentario.

    Un beso.

  6. Me ha gustado much´´isimo!!!!!!!!. Un relato con mucho conocimiento por cierto. Lo de los pececillos de plata. Yo no sab´´ia el nombre. Toda la vida, “los bichitos del papel”. Y como pican los muy hijos de p….

    Un relato muy bien pensado y muy bien contado.

    Un abrazo platero.

  7. Me ha encantado este relato. Es ingenioso, bien comprimido y lo de los bichillos adquiriendo cultura conforme devoran libros me ha parecido como una metáfora al revés, no sé si me explico. A mí lo de los pececillos de plata sí que me ha gustado, es un nombre con una cierta resonancia poética. Enhorabuena, Adrián.

  8. Adrián, has levantado pasión por los lepismas, esos grandes desconocidos. Sobre todo se ven en las bibliotecas de antiguo y en libros que no se abren en años.
    A ti, si metes en google “alejandrinos maldito quijote”, tengo un relato que hablo de los lepismas en relación a un concurso del Quijote del circulo de Bellas Artes y de el País de hace dos o res años.
    Un abrazo

  9. Ya lo he leído y he comentado, y aprovecho desde este ágora para proponer que el lepisma (pececillo de plata) sea desde ya, el animal mascota de ENTC , con la venia de JAMS y la familia.
    Es simpático el animalillo, amén de curioso.
    Abrazos.

  10. Epífisis, ya he podido leer tu relato. Pobre tu protagonista, incapaz de acabar el Quijote, me gusta eso de que lo intente una vez más porque aquella chica vivía en el pueblo que salía en el libro y también me parece tierno ese final, con el protagonista de manos enguantadas, dejando libre a estos bichillos, que como dices, están levantando pasión. Un abrazo.

  11. Gracias Adrián, ya ves que tus lepismas pululan por los escritos. Tengo una trilogía de lepismas que se mueven por San Millán de la Cogolla, Suso, Silos, Santo Domingo de la Calzada etc, relacionando los sitios y los clérigos y la época de migración de los bichos efectuada con la llevada de los libros de los scriptorium de un monasterio a otro.
    Dan para mucho juego.
    Gracias por leerlo.
    Un abrazo

  12. Esos pececillos de plata por fin han sido reconocidos con el lugar que les corresponde. Siempre entre libros acumulando saberes y algunos pobres ignorantes humanos no sabíamos ni cómo se llamaban. Ahora se publican con nombre propio. Qué vivan tus lepismas, manquepiquen como demonios!! Un abrazo.

  13. Felicidades Adrián, son tantas las historias que se vierten en este lugar cada mes, que no llego a leer todas y ésta se me había escurrido. Lo que más me gusta es el escenario: las bibliotecas, como fuente de sabiduría de todo lo que está por acontecer.

    Un abrazo y enhorabuena.

    1. Odio eliminar un comentario, pero es que me equivoqué al subirlo.
      El relato me ha gustado mucho, dentro de lo que te puede gustar un universo de cucarachas y demás insectos, por cultos que estos sean.
      Saludos.

Dejar una respuesta