Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

67. Aliento contenido Calamanda Nevado

Era mediodía, cuando el sol quema más,  una familia numerosa pescaba con los pies a remojo en el cauce bajo del rio.   Con juegos  y risas desproporcionadas, observaban aquel  campo con los ojos entornados. El prado amarillo y verde parecía azul, y   era solo para ellos y   sus árboles. A lo lejos se acercaba la tormenta y las nubes se rajaban de abajo a arriba; ascendiendo.

Los aromas y colores todo lo colmaban; aun así,  la sombra de las ramas se quejaba al  afluente por el próximo temporal y el nauseabundo olor a tierra húmeda.  A las aguas de aquel exótico barranco  les preocupaba la mano negra  del rayo; las haría perder la mansedumbre de sus espejos y el esplendoroso reflejo del pinar verde; incluso alterarían su color y sabor  las blandas cortezas quemadas.  

De pronto el espantoso  ruido seco del trueno conmovió a todos haciéndoles volver a la realidad. La corriente  del agua los lamia con su larga  lengua sin dudarlo, dándoles fuertes patadas en la espalda bajo infinitas  nubes grisáceas.

Desde entonces la madre ve llover con los ojos muy abiertos y los labios prietos, y  se asoma al cielo  intentando desplegar unas alas invisibles, y una nana.

13 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Personas identificadas con un paisaje, que pierde su carácter casi idílico de la mano de una terrible tormenta, que, si he interpretado bien, no solo ennegrece un entorno ideal, sino que arrastra con su ímpetu, de la mano de la crecida de un río, a algunos miembros de una familia. Cada vez que aparezca la lluvia, esa madre, de forma inevitable, sentirá el golpe anímico de la ausencia y las ganas de enviar un mensaje remoto a quienes más quiere y perdió.
    Un abrazo, Calamanda. Suerte

  2. J u a n

    Una escena costumbrista y rural, Sierras adentro, donde Máter Natura se asilvestra.
    El desencadenante del mal tiempo, es lo único que atribula a la madre, la humana, y surge la poética dualidad: Llueve al alimón en los ojos de la mujer (lágrimas) y en la bóveda celeste(gotas)

  3. Se fusionan los personajes con el paisaje, idílico en un principio y trágico a partir de la tormenta. La lluvia siempre devolverá a la madre los recuerdos de aquel día en el que perecieron los suyos.
    Muy poético, Calamanda. Suerte y un abrazo.

  4. María José Sánchez

    Hola, Calamanda, bonita. Es un relato bellísimo, con el lenguaje poético y las figuras literarias a que nos tienes acostumbrados. Pero ahora, con el juego de la madre naturaleza y el papel de esta familia que pasa de la risa al llanto en lo que tarda en tronar, has añadido elementos que lo convierten en un texto lleno de magnetismo y matices la mar de atractivos. Como tú me dijiste, yo te digo: te ha quedado fenomenal. Muy lindo, de verdad. Pese al componente trágico. Enhorabuena y mucha suerte, guapetona.
    Muchos besitos.

  5. calamanda

    Carmen, María José, gracias por vuestro precioso comentario. Es un placer leer vuestros exitos tanto en estos relatos como en otras ocasiones. Abrazos

  6. La poesía idílica rompe con el fragor del trueno para dar paso a la desventura de esa madre que pierde el consuelo cuando el cielo llora con ella.
    Hermoso y triste relato Calamanda.
    Un abrazo y suerte.

  7. Íñigo Redondo

    Así era el río en el que yo me bañaba en los veranos antiguos. Y si había tormenta bajábamos a bañarnos, porque el agua estaba más calentita, mejor. Tú has hecho que el río me azote, y eso nunca me pasó. He vivido algo que no viví entonces. Mira por donde.

  8. Un lenguaje muy cuidado y unas imágenes potentes. El drama se va asomando a tu relato y podemos sentir la angustia de esa madre que ha visto arrebatada su felicidad.
    Suerte y abrazo.

  9. Jesús Garabato Rodríguez

    Pues nada, yo también me sumo a los comentarios positivos que te han hecho los compañeros. Suerte, Calamanda. Un abrazo.

Dejar una respuesta