Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

125. Añoranza

Otro año más mamá empezará a llorar. Cuando la última campanada dé el pistoletazo de salida, su rostro se arrugará en una mueca imposible para evitar el llanto. Entonces, unos descorcharemos las primeras botellas, otros nos besaremos y abrazaremos como no lo hacíamos desde trescientos sesenta y cinco días atrás, volará el confeti de uno a otro lado, los matasuegras iniciaran su espiral de ruido y una tormenta de buenos deseos descargará sobre todos nosotros. Pero, a pesar de todo, a pesar de que la rodeemos e intentemos ahogar su nostalgia, sus lágrimas ganarán la partida y encontrarán el surco labrado, año a año, desde que dejaron de cuadrarle las cuentas.

28 Respuestas

  1. Towanda

    Hola, Juancho.

    A mí se me han puesto los pelos de punta por la ternura y la tristeza que emana de tu relato y que yo siento tan de cerca. Es precioso.
    Un beso muy fuerte y mucha suerte.

    Una cosa, creo que al copiarlo y enviarlo se te ha colado un errorcillo: “Entonces, unos descorchemos…” A lo mejor era “descorcharemos”, no lo sé.

    Otro beso y Feliz 2015.

    1. Muchas gracias Towanda, vuestra herida está demasiado reciente. También a mí me ha emocionado tu comentario. Os deseo un nuevo año lleno de esperanza y que mantengáis muy vivos los recuerdos. Gracias por el aviso, es cierto, debería haber escrito descorcharemos, las prisas de última hora, cachis!!
      Besos y un fuerte abrazo.

    1. Buenos días Pablo, no creo que te supere en nada, pero eso es lo de menos, todavía no he leído nada.
      ¿Se puede corregir ese “descorcharemos”? ¿Cómo?
      Gracias Pablo, un fuerte abrazo.

    1. Gracias Pablo, hice lo que me aconsejaste y funcionó, pero entonces se desactivo la pestaña de los comentarios. Tuvo Concha García Ros que decirme como volver a activarlos y tras varios intentos, lo conseguí. Gracias a ti también Concha.

  2. Isabel

    Parece que cuando los demás son capaces de disfrutar del momento que viven, sólo ella, la madre, es consciente de la situación y no puede unirse a la celebración. Ella asume la responsabilidad para que los demás no se preocupen.

    ¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!
    Besos

    1. Siempre hay alguien con una sensibilidad especial y, en casos como este, le es más difícil abstraerse y seguir adelante sin pagar el peaje del recuerdo.
      Gracias Isabel por la visita y por el comentario. Feliz año!!
      Besos.

  3. Mª Belén Mateos

    Que imagen más tierna y visual has pintado con tus letras. Como nos llega el sentimiento de fiesta, abrazos y dolor. Ese Surco de lagrimas… precioso !!!
    Un beso Juancho.

    1. Gracias Mª Belén, me ha encantado tu comentario,casi he llegado a sonrojarme. Es verdad que en este tipo de celebraciones, muchas veces tenemos sentimientos encontrados, por una parte la alegría de ver a todos juntos, a algunos posiblemente después de mucho tiempo, y por otra la tristeza de los que nos faltan.
      Vuelve cuando quieras 🙂
      Feliz año!! Un beso grande.

  4. amigo Juancho, tocaste la fibra del que ya no está en pareja y no cuenta con la otra parte, triste pero es así y todos llegados a una edad empezamos a ver que los números primos empiezan a faltar.
    Abrazos y feliz 2015.

    1. La historia está personalizada en una madre, porque generalmente son las más sensibles a este tipo de emociones, pero es una situación que puede darse en circunstancias muy diferentes y que puede afectar a cualquier miembro de una familia. Tu caso es un claro ejemplo. Tienes razón en que la edad tiene mucho que ver en esto y a los que ya vamos peinando canas es muy difícil que que nos cuadren los números.Te deseo lo mejor para el 2015, Manu, muchas gracias por tu visita y un fuerte abrazo.

  5. Ángel Saiz Mora

    La vida sigue, indudablemente, se quiera o no, pero algunas cosas nunca serán lo mismo, hay ausencias que no se pueden suplir y nostalgias que es imposible soslayar.
    Directo al corazón y efectivo.
    Un abrazo, suerte y feliz año.

  6. Salvador Esteve

    Juancho, tierno, triste y precioso relato a la vez que real. En muchas familias se podrán dar más besos, pero hay besos que ya no se dan. Abrazos y Feliz Año.

Dejar una respuesta