Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

72. Apego (Yashira)

Las tardes de invierno me gusta salir a pasear sin importar las inclemencias del tiempo, y tras regresar a casa, disfrutar, junto a mi mujer, de un chocolate bien caliente mientras planificamos nuestro próximo viaje, que nunca es tan próximo, no antes del verano.

¿Te ha sucedido alguna vez, al callejear, que por el rabillo del ojo entrevés algo o alguien que corre? Vuelves sobre tus pasos, pero claro, la situación es irrepetible. Mentalmente la proyectas una y otra vez hasta que empieza a tomar forma: “Tenía pies, sí, y cabeza; por su tamaño sería un niño de no más de 10 años, pero no, lo que revoloteaba alrededor era una falda, era niña ¿Una niña que se esconde? O ¿Qué?”

No conocíamos Asturias y un folleto turístico que, por azar, cayó en mis manos, nos sedujo:
“Adentrándonos en la famosa ruta del Beyu Pen encontraremos un puñado de aldeas con duende”.

El pasado agosto viajamos a Amieva.

Lo que no ponía el folleto, ni podíamos sospechar, es que el duende existía y me seguiría por siempre. Según he escuchado, España está llena de pueblos con duende, aconsejo precaución.

39 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    Excelente tratamiento de uno de mis asuntos deliciosos predilectos: La visión periférica inconsciente, donde se cuelan en nuestra realidad, todo tipo de ectoplasmas, visiones, matices de leyenda y naturalmente pobladores de mundos feéricos. En líneas generales, no podemos apreciar esta facultad, pero algunas veces por motivos desconocidos accedemos a “Imagos” sorprendentes. Existen pocos humanos que tienen la facultad de atrapar cualquier captura de la citada VPI. Tu relato me gustó y me introdujo en panorámicas paralelas, que es como a mí particularmente me gusta …¡¡¡Existir!!!
    Así que, me pongo a Tus Pies.
    J u a n M i t a g o .

    1. Me alegra Juan haberte transportado a una panorámica paralela de las que te gustan, es que es así, esa visión periférica de la que hablas a veces encierra hermosas sorpresas.

      No te pongas a mis pies que no quiero pisarte, jajaja. Muchas gracias por pasar y comentar.

  2. Maribel, tu historia está bien, aunque quizás el segundo párrafo debería ser el primero. Por lo demás es cierto eso de “mirar por el rabillo del ojo”. No conocí lo de la ruta del Beau Pen, es una opción que estudiaré.

    1. Claro Javier, no la pierdas de vista, esa ruta parece muy prometedora.
      Por lo que me dices del párrafo, he de confesarte que le di muchas vueltas, y no sabes lo literal que estoy siendo, jaja. Lo puse antes, después, al final ahí quedó, intentando que sea el lector el que siga las elucubraciones del protagonista, que también van pasando del presente al pasado. No sé, quizás no conseguí del todo lo pretendido. Pero mira, participo, que es lo importante.

      Saludos apreciado Ximens.

  3. Alberto Moreno Sánchez-Izquierdo

    Mu bonito, Yashira, bien traido ese duende de muchísimos pueblos, que aguarda ahí,expectante, para seguirte fielmente y con apego. Enhorabuena

  4. Jesús Garabato Rodríguez

    Me uno a los parabienes precedentes, Maribel. Aunque no soy mucho de “tradiciones populares”, la lectura tu texto me ha animado a buscar información sobre los duendes en la wikipedia. Resulta curioso ese mundo. Ahora me toca mirar lo del Beyu Pen… Saludos y suerte.

    1. Gracias Jesús, los duendes existen, te lo digo yo, no sé bien cuándo ni cómo se manifiestan, son caprichosos, pero no hay que perderlos de vista.
      Respecto al Beyu Pen, ese también existe y es una hermosa ruta de senderismo que si eres amante de la naturaleza, alguna vez deberás probar.

      Saludos y, de nuevo, gracias.

    1. Ja, ja, Edita, me alegra haber contribuido al refrán. No hay que acostarse ningún día sin haber aprendido una cosa más, si son más de una mejor que mejor. Y ten por seguro que si deseas conocer a tu duende, éste no anda muy lejos.

      Saludos.

  5. Ángel Saiz Mora

    Los folletos turísticos hablan de las excelencias del lugar que desean que visitemos para hacerlo atractivo. La expresión “tener duende” denota un componente especial, algo impreciso, único, cercano a la magia. Hay que ir para verlo y cada cual percibirá algo distinto. La imaginación humana ha creado todo tipo de seres en los bosques, ya de por sí algo misteriosos, nacidos a partir del miedo a lo impreciso: parece que si definimos aquello que nos atemoriza, le damos una forma y un nombre, podremos superarlo. Sin embargo, tu protagonista parece condenado a vivir con una sombra, algo que debe de producirle escalofríos constantes. Hay que tener cuidado con lo que se dice alegremente en los eslóganes publicitarios, a veces se cumple de una forma indeseada.
    Un relato inquietante e interesante.
    Un abrazo, Maribel

    1. Tienes mucha razón con lo que dices de los folletos publicitarios, porque en mi caso, he intentado jugar con esa doble definición de la palabra “duende”. Por un lado, incita a visitar el lugar al indicar su especial característica, por otro, más literal, puede estar escondiendo algo diferente e inquietante.

      Abrazos, Ángel, y gracias por pasar y comentar.

  6. Maribel, nos has dejado un relato inquietante, envuelto en un halo de misterio. Desde luego la publicidad no engañaba, esos pueblo con duende a veces puedes acabar siendo una maldición.
    Muy buen relato, acorde a la imagen. Enhorabuena y mucha suerte.
    Besos apretados.

  7. Alicia Isabel León Lobera

    Ahora sólo queda saber si el duende es de lo que terminan el trabajo del zapatero por la noche, o si es de los que guarda un caldero de oro bajo el arcoiris, o si es de los que…
    Gracias por compartirlo, ¡y suerte!

    1. Gracias Alicia. A qué se dedica este amigo es tema de otro relato, jaja, veremos si este duende hace las delicias de su acompañante o, por el contrario, como han dicho en algún comentario, es más una maldición.

      Saludos.

  8. María José Sánchez

    Precioso el texto, Yashira, contiene magia de la buena. Desprende una frescura que impregna desde la primera palabra. Dan ganas de ir preparando las maletas para ponerse en camino y vivir ese ”encantamiento” que te espera tras cada rincón de nuestro país. No hace falta salir al extranjero para disfrutar maravillas, aquí las tenemos de sobra. Muchas, incluso, por descubrir.
    Muy lindo. Me ha gustado mucho.
    Besitos, bonita.

    1. Ya lo creo María José, en España tenemos la suerte de tener prácticamente de todo, desde grandes montañas copadas de nieve hasta desiertos, pasando por una preciosa costa. Pero a veces lo olvidamos y buscamos eso fuera. Ojalá tomemos conciencia de la belleza que nos rodea.

      Gracias por tus bonitas palabras hacia mi relato. Besos.

  9. Esperanza Temprano Posada

    ¡¡Qué sorpresa Yashira!! El territorio en el que sitúas tu relato es parte de mi bosque de hadas y duendes. Amieva!! Yo todavía estoy un poquito más arriba. ¡¡Que gracia!! Mucha suerte.
    Un abrazo,

  10. calamanda

    Maribel, nos implicas en tu historia con ese -si nos ha ocurrido alguna vez una situacion de este tipo-, y con esa idea paseamos por tu historia minuciosamente contada. Suerte y saludos

    1. Esa es la idea, que el lector vaya un poco de la mano viviendo la historia que podría estar pasándole a él, o haberle pasado en alguna ocasión. Porque ¿Quién sabe cuándo nos cruzamos con un duende?
      Muchas gracias por tus palabras, Calamanda, saludos.

  11. Ana Fúster

    Después de leer este relato, lo de pueblos con duende adquiere otra dimensión. Es cierto lo de esas sombras huidizas de las que hablas, creo que todos las hemos percibido alguna vez.
    Besos y suerte, Yashira.

  12. Salvador Esteve

    Misterio, belleza, una sombra que te sobresalta en una callejuela, espíritus de la historia que te acechan en cada rincón. Todo se engloba en el encanto de nuestras ciudades y pueblos, impregnados en el devenir del tiempo. Me ha gustado mucho, Maribel. Abrazos y suerte.

  13. Isabel

    Estos duendes son muy pillos, aprovechan el descuido para dejarse ver solo por el rabillo del ojo o hablarte cuando no los ves y, por mucho que nos giremos, no hay manera, son más astutos y rápidos que nosotros. Eso sí, les encanta seguirnos, como sombras.
    Muy tierno tu relato. Me ha gustado disfrutar de tu viaje encantado.
    Besos,
    Isabel

Dejar una respuesta