Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

93. Ascuas

El cielo se llenó de brasas encendidas salpicando la noche de pequeñas estrellas incandescentes que se elevaban briosas hacia la luna llena antes de marchitarse. Hubiera sido un espectáculo precioso, de no ser porque quien alimentaba aquellas pequeñas ascuas era el cuerpo de Molly.
Una confidencia había sido la responsable de que la noche anterior, en el prado, toda la congregación acechara a la muchacha entre las sombras de los frutales mientras observaban expectantes la ceremonia herética ofrecida a la luna. Todos la vieron deshacerse de su ropa y arrodillarse, aunque sólo algunos escucharon sus palabras:

— Ante ti, Señora, presento mi vientre infecundo…

Era la misma frase que había pronunciado Anna meses atrás. El mismo rito que entre susurros, le había referido a Molly confesándole cómo había obtenido su más preciado logro. Ahora, mientras escuchaba los alaridos de la joven en la hoguera, abrazó temerosa su vientre abultado sinceramente arrepentida por haber cedido a las presiones de la figura enjuta del inquisidor. Aceptó estremecida que nunca podría borrar de su memoria la última mirada que le dedicó Molly mientras las llamas lamían su piel descarnada. La imagen acusadora de sus pupilas ardientes la acompañaría el resto de su vida.

15 Respuestas

  1. ¡Qué pena que tengamos que limitarnos a 200 palabras!, ¿verdad? Un argumento tan profundo, amplio, sugerente… En fin, aún así lo has logrado, Izaskun. Enhorabuena por la idea. Enhorabuena por la forma de presentarlo. Enhorabuena. Me encanta.

  2. Izaskun, has iniciado tu historia con un toque de prosa poética que ya te obliga a seguir leyendo y que crea una preciosa imagen de ascuas en el cielo. Después, has sacado del pasado una ceremonia herética, al uso medieval, aunque no sé si he pillado todos los detalles. Entiendo que el fruto más preciado es un bebé, y Molly se lanza a las llamas o la lanzan, aquí está el misterio o dónde me pierdo. Podría haber una relación entre Molly y Anna, que acaba mal por el inquisidor. Bueno, en definitiva, haya yo seguido el camino correcto o no, no le quita belleza narrativa a tu relato de agosto. Alegre de tenerte como vecina de arriba. Un abrazo.

  3. Salvador Esteve

    Izaskun, qué preciosa forma de comenzar una historia que esconde deseos, engaños y traiciones y un tremendo final. Me ha encantado. Abrazos.

  4. Enhorabuena, primero de todo por la historia: un argumento potente donde mezclas deseo, rito, esperanza, traición… Y enhorabuena también por cómo nos la has contado, con esos saltos atrás en el tiempo nada fáciles de gestionar pero que tu has manejado magníficamente bien. El primer párrafo es excelente: por el tono poético de la imagen y por el hachazo emocional que supone la última frase. La única duda que tengo es si no debería ser “…lo que alimentaba aquellas pequeñas ascuas era el cuerpo de Molly”, pero de todas maneras es uno de mis favoritos este mes.
    Abrazos y luna

  5. Un relato de los que cala hondo. Has sabido plasmar el miedo de estas dos mujeres, el clima de persecución al que son sometidas, la desesperación que lleva a la traición y la tremenda culpabilidad. Y por si fuera poco has creado unas imágenes muy bellas. Enhorabuena, compañera. Besos

  6. Izaskun. El relato se ve muy trabajado y tiene muchísima fuerza. Como bien han dicho antes has mezclado muchas cosas y reducirlo todo al límite de palabras se me antoja complicado. Tú lo has clavado y te ha quedado un texto que engancha y que acaba como las llamas de la hoguera que describes crepitando en el imaginario. Mucha suerte 🙂

  7. Rafa Heredero

    Qué buen relato de traiciones, herejías y la violencia de siempre que ya hemos asimilado contra aquellas consideradas brujas. Tiene la fuerza de esas pupilas ardientes como ascuas que tu protagonista no va a olvidar.
    Suerte y saludos.

Dejar una respuesta