Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

98. Canto de sirenas (E. Cuesta)

Despertó sobresaltado por el tañer arrebato del bronce. Mientras sus piernas volaban colina abajo hacia el puerto, los chapoteos desesperados y el grito atroz de las gargantas clamando ayuda lo golpearon con la misma fuerza que el viento de poniente. Y su pensamiento huyó, sin saber porqué, hasta la primera vez que sintió el impacto de una mano en su cara: “sirena”, había respondido al maestro cuando le preguntó qué quería ser de mayor. Después llegaron las burlas del pueblo y los bastonazos del padre cada vez que abandonaba las tareas por contemplar ensimismado el mar. Y el anhelo creció y creció como las olas en un tsunami, pero íntimo y secreto. “Sirena”, se imaginaba, para arrastrarlos a todos al fondo del océano.
El alba lo encontró exhausto en la playa. Junto a él, pocos cuerpos pudieron levantarse. La mayoría, casi un centenar, yacía sin vida; seducidos por la melodía y escupidos de nuevo a tierra. Entonces, vomitó sus sueños mezclados con el agua salada.

8 Respuestas

  1. María José Viz Blanco

    Esther, muy buen relato. Me hace pensar en lo que soñamos y lo que la realidad es. Desde pequeños se nos hizo creer en sirenas con mitad del cuerpo de una hermosa mujer y la otra, con una gran cola de pez. Pero eso era en los cuentos… y, como tú dices, con esa frase final: “vomitó sus sueños mezclados con el agua salada”.
    ¡Enhorabuena”.
    Un abrazo.

    1. esthercuesta56@gmail.com

      Gracias por el comentario. Es verdad que el paso de niño a adulto rompe muchos sueños, a igual que los de los que huyen de su realidad por otra soñada, que acaba en la muerte o en otra vida peor.
      Abrazos,

    1. esthercuesta56@gmail.com

      Es verdad, M. Carmen, no se debe castigar por un sueño. Me imagino a los que se meten en una barcaza porque sueñan un mundo mejor…Gracias.

Dejar una respuesta