Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

50 . CUANDO LAS SÁBANAS SE AIREAN (A. BARCELÓ)

Día tras día, me humedece con sus lágrimas y muchas veces se hace pipí sobre mí sin querer. Su madre está preocupada porque sabe que algo no marcha bien, pero él no quiere contarle nada, ni a ella, ni a nadie.

El miércoles, me utilizó para construirse un refugio entre cuatro sillas, se metió debajo y no quiso salir de allí hasta que mamá, enfadada con él, le obligó a hacerlo.

Ayer, antes de ir a la cama, jugó conmigo a disfrazarse de fantasma. Estuvimos asustando a unos malos imaginarios hasta la hora de dormir, momento en que me prometió que no volvería a mojarme jamás.

Esta mañana, nos hemos despertado secos los dos, me ha retirado del colchón, me ha extendido sobre la mesa y ha pintado algo sobre mí. Luego, me ha llevado al colegio y me ha colgado sobre la fachada principal.

El director acaba de dejarme sobre su mesa tras concertar una reunión urgente con sus padres. Van a alucinar cuando descubran que su chico ha hecho público que, en realidad, se siente chica. También alucinarán los padres de los chavales cuyos nombres llevo escritos, al enterarse que sus hijos pueden ser expulsados por practicar bullying.

11 Respuestas

  1. Acá en Argentina a eso le decimos “sacar los trapos sucios al sol” aunque aquí, excepto para el protagonista, nada de sucios tienen (porque sucios no son, según quien te está leyendo ahora). Una sábana que ha sabido ser muchas cosas, la más importante, voz de denuncia y límpida verdad.

    Me encantó, BARCELÓ.

    Cariños,
    Mariángeles

    1. Barceló Martínez

      Mariángeles, muchas gracias por tu lectura, siempre es un placer recibir tus comentarios. Todos estos dichos: “airear las sábanas”, “sacar los trapos sucios al sol” y otros similares comparten el mismo significado, que algo oculto se descubra y trate de arreglarse, tal y como pasa en el relato.
      Gracias, estimada amiga argentina. Un abrazo.

    1. Barceló Martínez

      Hola Nani. Lo que me ha encantado a mi es recibir tu comentario, muchísimas gracias por tu lectura y tu valoración tan favorable. Un fuerte abrazo

  2. Ángel Saiz Mora

    Que el narrador y uno de los personajes sea una sábana, ya es de por sí un aporte de originalidad. Si fuese una tela corriente se conformaría con el uso que resulta habitual en las de su especie, pero no lo es, como muestra, sobre todo, el colofón final, en el que, utilizada como soporte o lienzo, cumple la finalidad de contribuir a la declaración pública de una condición, que necesitaba contarse, además de para denunciar a unos cuantos elementos intransigentes.
    Que la verdad salga a la luz siempre es un ejercicio sano, algunos le llaman “tirar de la manta”, pero tu título es más elegante y apropiado.
    Un abrazo, tocayo. Suerte

  3. Barceló Martínez

    Hola, querido tocayo. La verdad es que en cuanto vi la fotografía, me pareció que esa sábana era la que contaba la historia, dejando pasar la luz solo donde los cuerpos sólidos no se interponen y dibujando esas sombras que tanto revelan, así que, decidí que ella tenía que ser la narradora.
    Gracias por tu lectura y tu acertado comentario, amigo. Espero que estés teniendo un verano resplandeciente. Un abrazo.

  4. Alicia Isabel León Lobera

    Las sábanas pueden ser fortín, escudo contra los monstruos, fantasmas de desván o del pasado… y altavoz para la denuncia. Me alegro de que la protagonista escogiese este último uso.
    Felicidades por tu relato y mucha suerte.

  5. Barceló Martínez

    Hola Alicia. Este es un claro ejemplo del potencial que puede tener algo, en apariencia, tan sencillo y común.
    Muchas gracias por tu lectura y tu comentario. Un abrazo.

  6. No suelo leer nada hasta que no escribo mi micro. Una costumbre ancestral. Hoy paseo por entre vuestras letras y me encuentro con tu micro que es impecable y que trata un tema que une el tuyo con el mio solo qué el tuyo representa al vencedor y el mio…aun perdedor no, pero a un condicionado sí.
    Suerte Barceló y feliz agosto y venideros.

Dejar una respuesta