Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

16. * D u e n d e s c a T r o p a *

 

Ya la zarabanda de duendes galopa”.   Salvador Rueda. 1909.

***

Hay gente que nunca ha visto un duende. Debe tener algún defecto en la vista”.  Axel Munthe. 1930.

 

***                                  ***                              ***

 

 

Una madrugada por el casco antiguo, empapado en mistela, me escondí para devolver en un rincón compartido con siete gatos que habían acorralado algo en una alcantarilla, pero me repuse ipso facto al verlo.

Era un homúnculo de veinte centímetros, tocado con bonete y vestido con levita azul. Su carita parecía de juguete y había verdadero pánico en su mirada. Me costó espantar los felinos que buscaban pelea notando mi borrachera, pero logré asustado arropar en mi trenca al hombrecito yéndome a la carrera. Sentí un tirón al pasar por la lonja gótica y el diminuto me dijo con voz chillona que vivía allí. Con gesto ceremonial tocó una gárgola del muro y entró despidiéndose con la manita.

No frecuento las juergas. Tengo una pasión nueva. Ha corrido la voz y en ocasiones llaman otros pequeñines a mi puerta de madrugada para transitar protegidos por el barrio viejo. Son muy generosos.

Y sí, los tesoros legendarios del centro de la tierra existen.

 

 

 

(Inspirado en Esta Luna Llena de Noviembre y Mi Moscatel).

47 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Hola Juan Pérez, el de la española y singular gracia. Creo que no soy el único que te echaba de menos, y eso que nos haces trabajar de lo lindo buscando datos y personajes interesantes. Pero lo hacemos con gusto, todo sea por disfrutar aún más de tus escritos. Y, por encima, nos demuestras que eres un artista polifacético, pareces darle a todo bien. Aunque podíamos suponerlo, claro. Suerte con tus duendecillos. Aguardando la luna llena, pero sin moscatel (por desgracia, no tengo), te mando un saludo desde A Coruña.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Gracias Majete! Es lo simpático de la bitácora donde escribimos…puedes estar algún tiempo fuera cuando las circunstancias no te dejan tiempo, como es mi caso, luego, regresas siempre, porque es gentilicio nuestro. He andado -y estaré para mi pesar- asaz ocupado, la verdad. El dibujito me lo inspiró La Luna Llena de Agosto(que es cuando lo mandé al Gran Jefe) y ahora el Plenilunio de estos días de Noviembre, me catapultó a “Seres Mágicos”…¡De Luna a Luna, es que me vuelven chifladito! Y naturalmente, “La Gente Menuda” de los reconditorios del Barrio Viejo está radiante de que hayas permanecido entretenido.
      ¡Te mandan ciento cincuenta abrazos, porque como son chiquitos, para hacer uno como toca, tiene que ser en tropel! ¡Feliz Luna de Noviembre!

  2. Martín Zurita

    Hola, Juan , amigo.
    Juan el deseado, Juan el esperado. Juan el magnífico. Felicísima reentrada. Y además con tu salsa más sabrosa, la de tu mayor apetencia y más feliz elaboración. Y con la luna tan especial de noviembre. Y con el quitapenas, ese vino dulce de prolongado paladar y exquisito retrogusto, que aporta energías adicionales propiciadoras de la magia. Energías casi extáticas.
    lo que duran las borracheras es cuando suceden las cosas, y muchas veces las más nutridas de maravilla. Ese duendecillo que viste por la calle del Codo (donde orinaba Quevedo cada noche), del Nuncio o de la Encomienda, cualquiera sabe, cerca del mercado de San Miguel o por ahí, o por donde tú quieras. Es bueno saber que existen esos “serecillos” y que uno se los puede atopar. Y a otros de tacada, sobre todo si le dio en condiciones a la mistela. A lo mejor no sucede con el Chinchón dulce de la Alcoholera. Mas, si se llevan los ojos listos, a pesar de la curda, o justamente por sus beneficios, esa “Gente Menuda”, como los denominas, del centro de la Tierra, aparece. Y claro que son generosos, para compensar a buen seguro nuestra poqueza, nuestra mezquindad. Hubieras podido, no con gatos sino hasta con leopardos bien bebido de mistela.
    Somos legión, creo, los pequeñajos en comparación contigo, tus otros duendecillos, los que te hemos echado a faltar. Pero, con trabajo que hacer y todo, ya estás por aquí, para que podamos seguir admirándonos contigo, con Juan, el del don de la palabra precisa, siempre la más oportuna. Juan el bella persona. Juan el dibujante, el ilustrador (preciosas, inolvidables aquellas lejanas felicitaciones navideñas).
    Pues nada, a mandar. Y un abrazo colmado de todos los abrazos al aire (son muchos) que te haya podido dar.
    P.S. el relato es digno de tu magnificencia. Las citas son de rechupete.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Se te ha olvidado el único cierto: Juan El Afortunado! Porque con personas como tú, y las atenciones desinteresadas que prodigas, La Buena Fortuna es compañera fiel y no necesito mi Colt marcado con abundantes muescas en la culata para defenderme. La Luna Llena me tiene como loco desde siempre y la convocatoria en la que escribimos ahora -¡Tú lo sabes a Fe cierta!!- es de lo que más me agrada…Los Seres Elementales. He dedicado buena parte de mi vida desde que era chico a vivir abducido por Ellos, e incluso he procurado que mis viajes y aventuras de exploración, fueran siempre tras el rastro de “ciertas” mitologías (aparte de las clásicas que son con las que me he batido el cobre a placer. Para muestra un botón…en aquellos tiempos infantiles, además de dedicarme a ser un aventurero “asalta – palacios abandonados” buscando vesivilos y espectros, una de mis primeras escrituras monográficas fue una “suerte” de ensayo sobre “Divinidades”, esto es, batiendo leyendas de toda Europa, hice un resumencillo de lo que más me gusta: Gnomos, Todo tipo de Ninfas, Espíritus y un largo etcétera. Aquella época es cuando leí con delectación por vez primera “La Historia de San Michele” de Axel Munthe que es la narración y biografía de un médico sueco que cuenta sus andanzas por La Vieja Europa y tiene un suceso preternatural-¡REAL!-en Laponia y entra en contacto con Un Duende. Describe cómo en un establo en el que tuvo que pernoctar, casi le roba el reloj de bolsillo. Luego procede a charlar con él [¡no tienen desperdicio las reminiscencias de su infancia (¡como por ejemplo yo platicando ahora contigo de La Mía que fue feliz, literaria y guerrillera!) y otras conisderaciones numinosas sobre La Vida!] y deja un poso en el lector único y verdadero.
      De igual manera, todos estos seres están presentes en las obras modernistas de Rueda, Mi amado Emilio Carrere, Villaespesa, etcétera.
      No aparece el entorno en mi microcuento, salvo por una referencia “La Lonja Gótica”. Un maravilloso referente del gótico civil en el casco antiguo de Valencia: Ahí es donde se desarrolla esta aventura bizantina y jubilosa a la par.
      Estoy muy agradecido contigo (no suelo decirlo pero tú lo intuyes) sobre todo por tu altruismo. Y es que , precisamente un “martinico” (que como sabes y lo he citado en alguna ocasión)que son también un tipo concreto de duendes buenos, me ha chivado algún recado que tú y ¡ N u r i a ! tuvisteis a bien ponerme en mi anterior ergástulo literario de los meses estivales. No tengo más que alabanzas por haber escrito de manera tan tierna, saludable y amistosa por si necesitaba algo.
      ¡Buenas Noches y alentemos la zarabanda otoñal, la cohorte de quienes poseen el secreto de las simas: Seres Elementales, Lutinos, Farfadetes, Enemiguillos, Menairones, Trasgos, Napeas, Antríades, Gnomos Becquerianos, “Manriques” Humanos …..¡Uf!….seguiría y alguandre me detendría…..!

      1. Martín Zurita

        Hola, Juan.
        Tendría que haber escrito de ti para el bimestre: por lo mágico que eres. Y haberlo titulado “JuandescaTropa”. Los votos renovados: para lo que sea.

  3. Ángel Saiz Mora

    Tu protagonista trata de sobrellevar la existencia, que se adivina fracasada, entre copas de alcohol dulce, que contrastan con la amargura de su día a día. Hasta aquí nada que no se salga de lo posible y corriente. Nada hace presagiar que se convierta en benefactor y guardaespaldas de unos seres mágicos, aunque físicamente débiles. A veces hace falta la asistencia de algo sobrenatural para dar sentido a una vida que, de otra forma, sería demasiado árida.
    Coincido con Jesús y Eduardo en que se te echaba de menos, será porque eres único.
    Un abrazo y suerte, Juan

    1. J u a n P é r e z

      Estimado Á n g e l : Nuevamente me dejas ojiplático con tus apreciaciones. Resulta que en verdad quise a un protagonista excéntrico como yo ( ¡No es nada nuevo en literatura: Nuestras obras son trasuntos nuestros, biografías disimuladas o no!) que una noche de las que vuelve de francachela, tiene un encuentro en tercera fase “No – Alienígena” con un duende. Es un Crápula, por eso dice finalmente que no va de juerga, que tiene otra pasión. Pero a tenor de tu amabilidad y sobre todo Virtuosismo, he vuelto a leer “como si estuviera fuera de mi” y ¡que me aspen! transmite esa dualidad…alguien cuyo lugar en la existencia se ha ido por el sumidero del Barrio Húmedo, no atina a enderezarse porque no quiso “enderezar el arbolito” desde tiempos lejanos y gracias a una magia aleatoria se vivifica.
      Muchas Gracias por tus maravillosas buenas palabras finales. Todos hemos establecido “Corazones-Comunicantes” y la sensación de vacío cuando no se permanece en la bitácora es patente.

  4. María Rojas

    Juan un bellísimo relato en el que esparces duenderías y demás espíritus color mistela. Imposible echarte más piropos que los que arriban te echan.
    Un fuerte abrazo de otoño.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Buenas Noches M a r í a ! : Gracias por crear el color “Mistela” que es algo que no se me había ocurrido y que puede ser arma infalible para atraer todo aquello que está allende la linde de Lo Palpable, horizonte que tengo que traspasar con frecuencia porque es lo que más vitamina para el día a día en los rediles prosaicos. No merezco tan buenas palabras como las que tenéis a bien compartir: Lo que es cierto es que estoy bendecido por La Diosa Fortuna y todos Mis Espectros Protectores por Gente Tan Sobresaliente como Vosotros. Muy especialmente, eres Mi Amiga M a r í a desde momentos que ya me parecen ser desde siempre…..

  5. Salvador Esteve

    Me sumo al grupo de amigos que te echaba de menos, Juan, pero sabía que no podías faltar al reclamo de la magia. Un relato que nos ruega que abramos los ojos a la fantasía, que permitamos la libertad a nuestros sentidos para ver el mundo sin el resuello de nuestra agitada existencia. Como siempre, ¡mágico! Abrazos y suerte.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Contigo deseaba hablar! ¡¡Veo que has dado en tu deambular con cierto retén, ha sido una alegría extrema!! Monsú y yo te damos la bienvenida. Existe allí también mucha magia y otras artes no habituales y tienes razón que ese catalizador es perfecto para dejarse transfigurar por la química de la creatividad. Creo que debemos dejarnos hechizar por Las Lindes del Más Allá, es la mejor medicina y tónico de Vida. También te echaba de menos porque no podía contactar contigo de ninguna otra forma a pesar de visualizarte en el retén….
      ¡Un Abrazo a Lo Briareo! ” M “

  6. María José Viz Blanco

    Juan, tu retorno, tan anhelado por los que apreciamos tu escritura, nos ha traído un hermoso relato. Ese duendecillo que encuentras estaba queriendo ser adoptado por una persona sensible y magnánima como tú. No hay nadie mejor para expresar la fantasía y la imaginación sobre el papel.
    Feliz reencuentro, amigo.
    Besos.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Hola Mª J o s é! : Muchas gracias por tus palabras. Tengo esa teoría yo también, hay entidades que quizás se emocionan ante la idea de una amistad desde lo legendario a nuestro mundo material. Aquel que puede presumir de ser receptivo, ese lo conseguirá. Y es tan adecuado y saludable este precepto, que sólo el tránsito ¡merece la pena! aunque luego el único gnomo que se consiga sea en tiendas de artesanía. Vuelvo a notar en tus comentarios que de magia blanca, entiendes largo y tendido y con un increíble carisma humano.
      Desde Mis Locuras, Te Saludo Remaja.

  7. Nuria Rubio

    Doy fe de ello: los duendes existen. Ahora mismo, tengo uno alzándose de puntillas sobre mi regazo, ojialegre frente a la pantalla del ordenador y un poquito perjudicado (creo que, en un despiste mío, ha catado el moscatel)… Pobrecito… ¡lleva tanto tiempo esperándote!

    Mi diminuto amigo y yo te enviamos un lunático abrazo con nuestros mejores deseos.

    P.S. Al pequeñín le ha hecho gracia que denomines “homúnculo” a su semejante. Ya le he explicado que el exquisito vocabulario es uno de los rasgos del inconfundible “estilo-JuanPérez” 😉

    1. J u a n P é r e z

      Querida N u r i a : Llevo, no sé por qué motivo inconsciente, escribiendo desde hace meses sobre seres elementales. Lo último ha sido un concurso en la lejana Argentina, que como siempre, lo de menos es el galardón; lo de importancia es que se me escapan de los dedos y los quiebros de muñeca con la estilográfica duendes a punta pala, y me divierte más que ningún otro tema; además de que estoy enamorado de Ellos. Ya te diré si me he clasificado como finalista, creo que a finales de diciembre se falla. (pero no me importa, aunque a nadie le amarga un dulce, eso es así)
      El moscatel es muy saludable, es de mis bebidas dulces predilectas y me hace sentir un karma atávico. Sé de buena tinta que a los duendes les va su marcha.
      Tal y como le he escrito a E d u a r d o, leí por un azar imprevisto vuestros comentarios simpatiquísimos y ya lo sabes: Tienes Ganado Mi Corazón.
      No se pueden dar Las Gracias a tanta bondad como la que has demostrado con mi chiflado ser, sí puedo decir lo que decía V o l t a i r e : “Todas las Glorias de Este Mundo, no valen lo que un buen amigo”
      Y tú, eres N u r i a R u b i o , y yo, Tu Amigo y Seguro Servidor.
      Post Scriptum : Mi otra gran pasión es leer terror clásico, escribirlo y ….¡¡¡¡¡¡¡ V i v i r l o !!!!!!! Besos. J u a n * P .

      1. Nuria Rubio

        Juan, querido Juan, aún tengo al duendecillo de resaca (le dejé celebrar libremente tu vuelta con pequeños pero múltiples sorbitos de moscatel…)
        Si has descubierto el “asalto-okupa” que Eduardo y yo llevamos a cabo en tu casa, sobra que te diga que tú ya estás en mi corazón y que en mí tienes una amiga (¡¡¡y un amiguito en mi duendecillo!!!)
        Besos lunáticos con renovados buenos deseos para este relato y para ese pendiente de fallo que comentas… y para toooodos los que des vida, incluídos los de terror (a mi duende le flipan 😉 )

  8. Barceló Martínez

    Querido Juan. Me incluyo entre los muchos que te echaban de menos, pero como el tiempo y el espacio, al igual que otras muchos factores, son relativos, seguro que hemos compartido ambas cosas en dimensiones paralelas y esto no es un reencuentro, sino una nueva coincidencia cósmico-cuántica. Hecha esta reflexión, muy chapucera y poco ortodoxa, debo decirte que si, como he leído en comentarios anteriores, el tiempo alejado de estas lides ha servido para dar a luz una obra literaria tuya, merece la pena no haber podido disfrutar de tus letras y de tus comentarios durante todo ese tiempo.
    Sé que esta página tiene accesos a blogs y páginas web de sus usuarios en cada rincón privado, pero no sería mala idea crear un rincón común con una librería/biblioteca formada por obras de todos los que aquí escriben, así estaríamos al día de las creaciones literarias de cada cual, podríamos conocerlas, adquirirlas, disfrutarlas e incluso comentarlas, ahí queda la propuesta.
    Me estoy extendiendo demasiado así que, por último, quiero decirte que tú si que debes ser una criatura mágica, porque tienes mucho duende. Un abrazo.

    1. J u a n P é r e z

      Apreciado Á n g e l : Me gustan tus consideraciones filosóficas, porque además, tienes razón, y la relatividad de ciertas cosas hay que superarlas. Muchas veces la vida nos lleva por impensables caminos y otras aunque sean consideraciones más prosaicas, no podemos atender donde queremos que es lo que me sucede este último trimestre del año. Pero creo que estamos todos convencidos que de aquí no se tarda en regresar (otras veces he tenido que ausentarme de ENTC meses y no me apura, siempre hay vuelta)
      Me emociona el aprecio mutuos que nos tenemos, gracias por tus palabras y por relacionarme con un duende en el bonito refrán de toda la vida. He disfrutado como un enanito escribiendo este cuento y me alegro que te guste.
      ¡Abrazos de “Recoge Gnomos”!

  9. Qué simpático, el duendecillo y sus amigos. Qué suerte que sean generosos. Es como que le hubiese tocado la lotería, ¡y parece solo el principio! Nos tendrás que seguir informando, ya te digo.
    Mágicos los seres y el texto

    1. J u a n P é r e z

      ¡ L u i s a ! : Es verdad que a este zascandil le asesta La Fortuna un buen toque y sabe apreciarlo y actuar en consecuencia. Imagino que aunque no vuelve a fomentar las parrandas, con ciertos duendes amigos desde ¡Ya! acude a kermeses en idílicos prados donde el hidromiel corre formando arroyos y hasta (¡gracias por haberme puesto en el disparadero de escribir aquí y ahora un poco más!) es posible que encuentre novia, una melíade (ninfas de los prados) inteligente y amiga de por vida. Me ha encantado tu comentario fresco y amistoso y que pasees frente a mi cohorte de seres elementales.
      Tuyo,
      ” J “

    1. J u a n P é r e z

      ¡Nanay! Bien sabes que soy el humilde discípulo del Sacerdote Boscoso de Sierra de Aitana: La leyenda dice que se llama “RAFA” Espero que la vida te sonría porque toda la patulea de enanitos amigos a tí te aprecian, me lo han dicho en el fuego de campamento de los lucos misteriosos. ¡Brindo con Mistela por Tí exclusivamente!

      J u a n , S e g u i d o r D e R a f a .

  10. ¡ Qué bien! Encontrar un hombrecilo de color diferente y llevarlo en el bolsillo a visitar bonitos lugares y compartir una copita de mistela para entrar en calor y abrir boca. Eso sí que es mágico,el toque en la gárgola y la escapada del pequeño ser sintiéndose a salvo en su guarida; pero mira si son listos Juan, les gustó el mistela y tus chascarrillos y volvieron, en tropel,a buscarte.
    Saludos y felicidad.

  11. J u a n P é r e z

    ¡ M e r c e d e s , M a j a ! : Son astutos y saben apreciar a algunos humanos excéntricos como un servidor. La bondad es moneda de cambio con estos “borrowers”(una película americana sobre duendes que te recomiendo) y si no porto malas intenciones, Ellos lo detectan. De hecho, varios arañazos de gatos comunes callejeros sí que me llevé unos cuantos. El mistela en efecto, es un cordial perfecto como justo colofón para estas epopeyas mágicas.
    Todos juntos te enviamos un sonoro beso – según ellos, que tienen muchas cositas de críos, un buen beso tiene que hacer ¡¡¡¡muuuaaa!!!!- que resulta muy divertido.
    J u a n L e p r e c h a u n .

  12. J. Ignacio

    Cuán feérico retornas con ese leprechaun que te has sacado de la chistera y que me hace sentir un absoluto fernweh* de esos mundos mágicos, tan visibles para unos pocos como intangibles para el resto, porque aunque digan que quien busca halla, la suerte de topar con los diminutos siempre me resultó esquiva, embargándome siempre de frustrantes saudades.

    Y sin embargo ahora, tras devorar cada palabra y cada letra de tu minicuento, presiento que va a suceder algo bueno. Eso que los germanos llaman vorfreude.

    Es un placer que hayas vuelto, malandrín. Brindo por ello.

    * Nostalgia de un lugar en el que en realidad nunca has estado

  13. J. Ignacio

    Posdata

    Debemos estar sincronizados, que no sé lo que es pero lo hacen en todas las películas 😉

    Porque veo aquí arriba que hemos usado la misma palabra, ‘leprechaun’, que es la que por cierto debería usarse siempre en lugar de ‘duende’

    1. J u a n P é r e z

      Leo otro término interesantísimo (los germanos están en mi acervo desde hace muchas lunas): Vorfreude; así que procedo a memorizarlo porque me hechiza.
      Sí , llevo una temporadita que mis tejemanejes no me dejan acercarme a ENTC y va para largo. Sin embargo, siempre procuro escribir y elucubrar ficciones. Salvador Rueda siempre me gustó con su poesía modernista, fecunda en Seres, y estos versos han sido piedra de toque paras muchas cosas a la vez.
      Me gusta mucho El Leprechaun, pero en España las referencias concretas a los duendes surgen con entidad propia pasando por ejemplo por Feijoo en el s. XVII y otros autores, no tiene nada que ver excepto que son de la familia europea de ese folclore. El Leprechaun está loco (quiere decir “Duende de un solo zapato”) porque por la noche se transfigura y es otra cosa, otro galimatías llamado “Cluricaun” díscolo y dipsómano. Es que da la casualidad que tengo mucha literatura al respecto en el hogar.
      Nuestra sincronización lo es desde hace mucho, fluye de manera espontánea y divertida y arraiga los lazos¡Vaya que sí!
      Estoy radiante por haber compartido contigo y sumergirnos en las leyendas y lo atávico.

      J u a n ; D u e n d e s c o [ El término lo acuño hace casi diez décadas Salvador Rueda, y me llega al ánima]

  14. Calamanda

    J u a n, te mueves en las palabras como pez en el agua; da gusto leerte tanto en tus relatos como en tus comentarios y respuestas. Felicidades por tu cercanía y naturalidad, se ve que estas empollado y enamorado de temas y seres mágicos. Suerte con tu estupendo relato, abrazos.

    1. J u a n P é r e z

      Muchas veces te he escrito, amiga C a l a , que lo que en verdad me complace es que te guste lo que compongo. Siempre eres dadivosa y carismática y eso para mí, es una delicia. El resto, son obsesiones: En efecto, las cositas legendarias, enigmáticas y hechizantes me vuelven loco (¡¡un poco más de lo que ya estoy!!) junto al terror y horror clásico es de lo que más me he especializado en narrar. ¡Muchos Besos de Éste Feérico Explorador inspirado por Los Egrégores!
      Tuyo, ” J “

    1. J u a n P é r e z

      Siempre he pensado de tí que posees un carisma enigmático inmenso y si alguien no tiene defectos visuales ni defectos en la percepción del alma, esa persona eres tú. Estoy risueño porque te haya parecido mejor que otras veces, algo es algo. Y me despido dándote las gracias por una reflexión tan artística y caritativa.¡Buenas Noches!

  15. Rafa Heredero

    De nuevo consigues sorprenderme con homúnculos, leyendas, tesoros y relatos góticos. Voy a tener que probar ese Moscatel durante alguna luna llena, y corregir mi defeto en la vista.
    Suerte y saludos.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Eres Genial, Amigo Mío! : Tú siempre estás dispuesto a apreciar enigmas, esa suerte tengo contigo. Mi bagaje en los cascos antiguos de muchas ciudades y francachelas rituales, me catapultan a semejantes desórdenes imaginativos. Y el moscatel, aparte de gustarme, me produce sensaciones antiguas y curiosas. Creo, como en líneas arriba opinaba con Edita, que lo mismo contigo: Tus Ojos de La Percepción (parafraseando más o menos a The Doors) son impecables, siempre ves allende Las Lindes establecidas…….
      ¡¡¡Brindo por tí R a f a !!!

  16. Blanca Oteiza

    J u a n, tan bello como siempre tu texto. Se ve que los seres mágicos te apasionan, eso, o el moscatel del que hablas.
    Interesante y bonito relato de duendes entre calles góticas que ponen el escenario perfecto para tales hombrecillos.
    Un abrazo fortísimo

    1. J u a n P é r e z

      ¡Admirada D a m a B l a n c a ! : (algún día quizás te dedique una greguería con un título así en tu honor) Muchas gracias por pasear siendo tu gurka, tu sherpa, tu cicerone, por las calles soberbias y emocionantes del casco antiguo de Valencia del Cid, donde se agazapan las charadas y los sortilegios en cada esquina, en cada contrafuerte de La Seo, El Barrio del Carmen, el de Sant Bult. También los inmejorables vinos de la tierra burbujean y predisponen para la amenidad y la plática en susurros. Muchas Gracias una vez más, apreciada amiga.
      Tuyo,
      J u a n , E s e Q u e D e v u e l v e G n o m o s A l B o s q u e .

    1. J u a n P é r e z

      ¡ Bienvenida a mi círculo de confianza de hombrecillos y otras delicadezas feéricas ! Sí, el protagonista encuentra un nexo del mundo real con lo que hay allende nosotros mismos; un buen par de ojos, curiosidad y esperanza nos pueden facilitar logros fantasiosos. Eres, como siempre, una reina de la amabilidad y del cariño. Muchos Besitos para ti y tu familia. ¡¡¡Felices Fiestas!!!

    1. J u a n P é r e z

      ¡¡¡Un Dichoso Diciembre !!!: Me alegro de encontrarte , muchacho, y comprobar que te ha entretenido mi rendez vous con el tipito del bonete y su levita. Mis relatos están sumergidos siempre en ensueños y delirios oníricos, en efecto. Me siento radiante por tu jerigonza con la prenda de cabeza. Por mi parte, descubro ante ti mi chistera y te doy las gracias más efusivas por tu presencia deseándote Feliz Navidad (Mi época preferida anual)¡¡Cuídate Mucho Amigo!!

  17. vitolosa@gmail.com

    Hola Juan Espíritu Libre de pensamiento puro.
    Por supuesto que los elementales existen. Están ahí enredados en nuestros cabellos cuando escribimos, soplando al oído relatos más o menos afortunados, porque al igual que los mortales ellos también pueden equivocarse. Pero somos tan afortunados de poder tenerlos en nuestros pensamientos.
    Un abrazo.
    (Gracias por tu comentario en mi relato y ya cambié la “X” ¿Ves?, es lo que te decía: los duendes. jeje.
    Abrazos.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Gracias , V i r t u d e s por ese título metafísico tan gentil que me otorgas como Una Reina al más humilde Templario! Opino igual que tú respecto a la diatriba sobre la existencia. Es como tantas cosas en la vida, cuestión de Fe, y yo, no poseo fincas ni minifundios, pero sí mucha Fe.
      Sabes que estoy a tu servicio, veterana amiga mía.
      ¡Felices Fiestas rodeada de …..G n o m o s !
      J u a n .

    1. J u a n P é r e z

      ¡Buenos Días! : Tienes razón amiga, vivir con una pierna sumergida hasta la rodilla en La Fantasía, y la otra en La Realidad, me ha proporcionado no pocas satisfacciones y triunfos personales en esta divertida vida mía. Tus besicos me han encantado, parecen prodigados por alguna ondina benefactora y hechicera a la vez. Desde luego que te haya parecido majo el relato no tiene parangón para mí. Así que en justo agasajo, te pongo de memoria unos versos incompletos para nada conocidos del romántico alemán *H e i n e* que desde chico hasta adulto, han sido clave para mi persona….:

      “Diminutos duendecillos
      nos cercan y nos acosan
      y aunque cerrada está el arca
      el pan y la leche nos roban.

      Está embrujada la gata
      y de noche corre loca
      al torreón demolido
      de la montaña diabólica.

      Hubo allí soberbio alcázar
      do al resplandor de las antorchas
      con sus apuestos galanes
      bailaban damas hermosas…./…/ ”

      ¡Qué sugerentes, ¿Verdad? !
      ¡¡¡Hasta otra,

      J u a n .!!!

  18. Isabel

    Yo siempre he imaginado la existencia de muchos mundos que mis ojos no pueden ver. Aunque más bien creo que no se trata de “ver” en el sentido estricto, debe ser que no sabemos mirar.
    Lo bueno de la existencia de tantas realidades es el intercambio, ¿de qué sirve que existan duendes si no hay alguien que escriba sobre ellos?
    Seguro que hay un Duende P. que escribe sobre las andanzas de Juan y un monton de fans de ese Duende P. esperando y comentando sus micros.
    ¡¡¡FELIZ NAVIDAD JUAN para ti y todos los tuyos!!!
    Besos,
    Isabel

    1. J u a n P é r e z

      Tienes razón en tus apreciaciones sobre “ver” y “mirar” ¡¡¡¡Lo del duende “P” es maravilloso que lo digas de mí, muchísimas y afectuosas gracias!!!!
      Por mi parte, aquí me tienes, fabulando siempre y dichoso con mi familia y con amigas como vos. Te deseo bienaventuranzas para Todos Los Tuyos , Feliz Navidad y 2018 sano y contentos todos. Espero que sigamos en contacto siempre.
      J u a n .

    1. J u a n P é r e z

      I s a b e l , eres un encanto y siempre lo serás. ¡¡¡Abrazos a tu familia y en especial a tu padre!!! J u a n , E l V a g a b u n d o .

Dejar una respuesta