Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

31. DE CANTOS, MITOS Y CULPAS (Isidro Moreno)

El presidente de Cofradías hablaba al nutrido grupo del colectivo pesquero. Una tragedia había acabado con siete pescadores que faenaban en alta mar.

El orador aludía retóricamente a esos trabajadores y a su dura profesión. Enardecido por el mar, su mitología, la crueldad y peligros marinos, se refirió a los curtidos marineros como hechizados por sublimes cantos de sirenas y, en su delirio con el mar, a veces traspasaban unas peligrosas fronteras sin retorno.

Apareció en el escenario, sobre silla de ruedas, una señora de larga y pelirroja melena, entrada en años y arropada por una manta.

Pidió permiso y, tomando el micrófono, arengó con alabanzas a los sufridos pescadores pero, a continuación, elevó volumen y tensión en defensa de las ancestrales sirenas, siempre culpadas de las desgracias y desapariciones de pescadores, a pesar de ser harto conocidos los frecuentes hábitos de estos marineros cuando, bajo oscuros sentimientos, la bebida o amores desairados…, acaban cometiendo errores de trágicas consecuencias.

En aquel momento, se despojó de su manta, exhibiendo bajo la cintura, una larga y brillante cola de pez; mientras, entre el público, unas voces femeninas entonaban una hipnotizante melodía coral que sumió en sublime y placentero éxtasis a los congregados.

 

IsidroMoreno

8 Respuestas

  1. Eduardo Martín Zurita

    Hola, Isidro.
    El tríptico de tu texto lo resume con tino. El canto de las sirenas atrayendo hacia lo fatal, lo irremediable a los pescadores. El mito de que ello es así, por parte del presidente de Cofradías y la tesis que contrapone una sirena entrada en años, con experiencia pues: son los pescadores los que tienen la culpa con sus costumbres aciagas, perniciosas. Y el final del relato con ese canto coral de las sirenas que nos sume también a los lectores en un éxtasis semejante al que disfrutan los congregados. Un cierre magnífico para un texto muy bueno. Mi mayor enhorabuena y un abrazo grande, amigo.

    1. Excelente resumen y correctísima interpretación, como siempre, amigo Edu. Efectivamente se trata de dismitificar ese pernicioso sentimiento hacia las sirenas que, aunque adornadas de belleza, de música celestial, siempre acaban la historia con ese malvado regusto de ser las culpables de las tragedias marinas y sobre de ese colectivo que, al igual que todos, tampoco son santos de hornacina ni protagonistas de “vidas ejemplares”.
      Mil gracias por tus generoso comentarios que siempre me hacen especial ilusión.
      Un fuerte abrazo, Mr. Zurita.

  2. Ángel Saiz Mora

    Ahora que parece que la sociedad, poco a poco, adquiere conciencia sobre el verdadero papel de la mujer, es muy apropiada la intervención reivindicativa y aclaratoria de esta madura sirena en defensa de su especie, tan vilipendiada, a la que se culpa de las tragedias de los marineros, propiciadas por temporales, accidentes o malas actuaciones, nunca por ellas, consideradas, bajo el anzuelo de su belleza, como trampas fatales. No hay nada más difícil de erradicar que un mito, grabado en la conciencia colectiva como verdad sin fisuras. Hay quien todavía cree que todos los españoles somos toreros, por ejemplo.
    Un relato que se lee con agrado, con un mensaje a tener en cuenta, que hace pensar y, tal vez, cambiar la concepción prefijada que tenemos de tantas cosas.
    Un abrazo grande, Isidro. Suerte

    1. Ángel, no se puede explicar mejor que lo has hecho tú, aunque no me sorprende, ya sabes.
      No tengo nada que decir ni siquiera una coma por añadir. Sólo darte las gracias por leer y comentar tan generosamente.
      Dos fuertes abrazacos, artista.

  3. Carmen

    Tantos mitos en la mente masculina con respecto a la mujer, durante tantos años, que veo difícil que llegue el día en el que sean conscientes de su propio equívoco.

    1. Es cierto que está muy lejos el día ese y que nosotros no los veremos, pero de todas formas, yo creo que da igual pues no podemos ni debemos juzgar el pasado con las leyes, normas o ideas de ahora. No sería ni justo ni lógico ni humanamente equilibrado. Eso forma parte indivisible de la condición humana.
      Muchas gracias por leer y comentar.
      Un abrazo.

  4. Towanda

    Hola, Isidro.

    Me ha gustado especialmente esa sirena pelirroja entrada en años. Se nota que han sabido traspasar fronteras.
    Qué chulo!!
    Un abrazo y suerte.

    1. Hola, Towanda.
      Estoy contigo en que las sirenas han sabido traspasar espacios y fronteras temporales; quizás porque viven en el interior de los hombres y/o de los mares y por eso son difíciles de ver. No tan difíciles de oír son sus cantos aunque, a menudo, se confunden si estos proceden de las pelirrojas con cola de pez, o bienn de algunos desalmados con ganas de seducir y engañar.

      Muchas gracias Por leer y comentar.
      Un abrazo.

Dejar una respuesta