Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

74. Detener el aire -Calamanda Nevado-

Absorta en las manecillas del reloj se impacienta y atemoriza. Le da cosa verla llorar así, la cara tapada con las manos y  gritándole que acaba de desbaratar su vida. Son amantes hace años y quiere tranquilizarla, librarse del  penoso espectáculo y  limitar  su histeria demasiado afectada.  En su inquietud  por quitar madera, atisba una posibilidad de calmarla: El   Aroma de lavanda es su somnífero natural, la aliviará. Apaga la luz con decisión, deja  un foco, y    aprieta el spray sin  mediar palabra alguna; y con todo su ímpetu lanza al aire toneladas de raciones de  fragancia  hasta crear una nube  excesiva y olorosa sobre su pareja. No quiere moderarse ni saber qué pone patas arriba con su conducta; solo necesita sentirse  libre.  También a ella le  atraía ese halo mágico envolviéndolas  cuando buscaba    su tierna  atmosfera en la alcoba.

De pronto lee de reojo “Dulces sueños” en el   pulverizador y se inquieta, sin querer   ha soltado un fresco oleaje de   sus aceites afrodisiacos.  La nube de  componentes  ya  descarga en   sus sistemas respiratorios y  desencadena  una desbordante y desproporcionada  pasión entre ambas. El arrebato la hace olvidar que, por fin, hace horas  decidió mostrarle los papeles   del divorcio.

3 Respuestas

  1. Bien administrada esa información hasta revelarnos que no sólo eran amantes, sino matrimonio y que son los papeles del divorcio los causantes de esta escena.
    Por cierto, ya nos dirás dónde se puede comprar ese espray tan efectivo, jaja.
    Un saludo Calamanda.
    Carme.

  2. Ángel Saiz Mora

    Dicen que somos pura química y este relato, a modo de prueba científica y práctica, lo demuestra. El olor ha sido registrado en el cerebro, provocando una reacción que ha dado un giro de 180 grados a los sentimientos adversos que en ese momento dominaban al personaje.
    Estoy con Carme, si existiese, el vendedor de ese spray se convertiría en la mayor fortuna del planeta, aunque no siempre llueve al gusto de todos y, por contra, los abogados especializados en divorcios se van a quedar sin trabajo.
    Un relato que comienza con un drama, termina con una pasión y deja en el aire la posibilidad de que pareja se reconcilie o que todo haya sido un espejismo de los sentidos.
    Un abrazo y suerte

Dejar una respuesta