Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

DIC40. EL PAJE REAL, de Miguel Ángel Cejudo López (La Marca Amarilla)

Suena un villancico tras otro en el abarrotado centro comercial. Cerca de la sección de juguetes, junto al árbol y pesebre navideños, han situado un “Paje Real” contratado a tiempo completo para esta campaña. Los niños acuden ilusionados a entregar su carta y recibir unos caramelos a cambio. Algunos dan consignas al paje para que los reyes magos no se equivoquen con sus regalos, como el año pasado. Otros desean que los niños pobres también reciban algún juguete. El paje siempre sonríe y les asegura, con acento de paje, que todo lo que pidan se cumplirá si se portan bien. A veces, cuando algún niño temeroso llora, él sabe calmarlo y transmitirle una confianza que los padres agradecen, convencidos de que muestra un auténtico espíritu navideño.

Cuando termina su jornada laboral, compra algo de comida en la tienda de su amigo Hakim y ya en su humilde hogar de cuarenta metros cuadrados, se asea un poco antes de rezar orientado hacia La Meca, junto a sus cinco compañeros de piso. Después, nuestro paje real imagina que hay una estrella que nos ilumina, con la esperanza de que todos los niños del mundo puedan ser respetados y felices.

44 Respuestas

  1. Marca, tu relato es un cuento de navidad en toda regla, con su toque realista, muy bien hecho. Es cierto que la mayoría de los reyes y pajes de centros comerciales y cabalgatas son inmigrantes y que algunos padres enseñan a sus hijos a odiarlos. Me gusta, pero yo le habría dado un toque más, no sé, crítico. El final me parece un poco cursí, pero, como ya he dicho, muy apropiado para la navidad. No te molestes por lo que te digo, pues ya sabes que eres mi escritor favorito
    Besos

  2. Miguel Ángel, por necesidad, detrás de un disfraz podemos ser tantas cosas. Lástima la situación en la que viven muchas personas tanto da su procedencia.. Pero como es época de ilusiones, vamos a pensar que todo va a ir mejor.
    Un saludo y mucha suerte.

  3. Para este paje (musulmán) debe ser terrible que por necesidad tenga que faltarle a su religión, la que le prohíbe participar en este tipo de festividades “paganas”. Buen relato, mucha ternura en la actitud del paje real y la crítica velada que encierra. ¡Suerte!

    Saludos.

  4. Hola, Miguel Ángel.
    El relato de un ser humano que se gana la vida como puede y trata de hacerlo bien, lo mejor que sabe. La historia de tantas y tantas personas que, a pesar de no tener mucho, son capaces de hacer felices a los demás.
    Fantástico, me encantó.
    Besos.

  5. Un relato que abre mentes y aboga abiertamente por la transigencia, porque lo esencial no son las religiones y a cual de ella somos adeptos por cultura o decisión propia. Lo esencial es el ser humano, ese fondo igual que nos une y enlaza, al margen de si se es musulmán, cristiano o budista.
    Un abrazo y mucha suerte.

  6. Que capullo de alhelí estás hecho.
    Pasas de los mejores microrrelatos del 140 al surrealismo del Idioma Gardenio, y de ahí a un optimista y esperanzador cuento de Navidad sin inmutarte.
    Admiro tu eclecticismo, man.
    Y cada día más.
    Para reyes quiero un Mazinger z a tamaño natural y una Volutto. De nada, Cluni.

  7. Precioso, Miguel Angel. Me ha encantado. Más allá de creencias, siempre están las personas. Qué más da si eres católico, protestante, musulman… Todos somos humanos aunque a veces haya a quien se le olvide.
    Feliz Navidad.
    Un abrazo

Dejar una respuesta