Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

52. DRÍADA

Yo era un chico de ciudad, el típico urbanita. Hasta el verano que pasamos en la casa del pueblo. Nada mejor que hacer que ordeñar las vacas, cosechar berzas del huerto, hacer queso con la abuela y contar los días que faltaban para que esa pesadilla acabara.

Una tarde la conocí mientras paseaba por el bosque y a partir de entonces todo se volvió mágico.

Ella me enseñó a invocar por su nombre a los vientos que bajan del monte, a camuflarme entre los helechos, a seguir el rastro de los lobos por su olor y a entender el idioma de los urogallos.

Desde entonces he regresado cada año. Ella siempre igual de joven y bella. Yo cada vez más viejo y más enamorado. De mi ninfa y de su bosque.

La noticia la escuché por la radio del coche. Cambié el rumbo y conduje desesperado, con las ventanillas cerradas para evitar que entrara el humo que el viento agitaba sobre las copas de los árboles. Las autoridades comunicaron que no había que lamentar víctimas humanas, pero cuando las llamas se retiraron el pueblo entero pudo contemplar, impotente, cómo miles de ninfas agonizaban apoyadas sobre los robles carbonizados.

26 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    Hace poquito hice un relato de tres folios para una lid literaria que por cierto, no me destacó. Era sobre muchos duendes que huían de Galicia y daban buena cuenta de quienes habían maltratado sus bosques quemándolos. Tu relato me ha emocionado. Además siempre quise tener encuentros en Tercera Fase con urogallos, pues voy mucho al Pirineo (francés y español). Guardo la esperanza de traducir el cloqueo de los gallos de bosque(que es lo que son etimológicamente Los Urogallos) pero desde luego sobre dríades y otras divinidades mitológicas sí que entiendo, y tu texto es buenísimo. Besos, y te deseo Felices Fiestas, porque Navidad es mi época favorita del año.

    1. Asun Paredes

      Desde los incendios de este verano en Doñana y la angustiosa situación que se vivió en octubre en Galicia y Asturias he estado dándole vueltas a mi intención de escribir sobre ello, y esta convocatoria sobre seres mágicos me ha inspirado. ¿Acaso hay algo más mágico que la propia naturaleza? Me alegro de que te haya gustado, Juan. Lo de aprender la lengua de los urogallos lo podemos solucionar, aún hay dríadas que sobrevivieron a la catástrofe.
      Un abrazo y feliz Navidad también para ti.

  2. Ángel Saiz Mora

    Un hombre enamorado de una ninfa, para quien no parecen pasar los años, asociada a un árbol, pero tan frágil ante el fuego implacable como su hermano vegetal. Si un incendio no produce víctimas humanas se considera un mal menor y así es, pero la sensación de desesperanza que deja en el ánimo va más allá de unas cuantas cenizas..
    Un canto a la naturaleza y a un amor imposible lleno de magia.
    Un abrazo y suerte, Asun

    1. Asun Paredes

      Tienes mucha razón, Ángel. El desastre ecológico de los incendios de grandes magnitudes es sobrecogedor, independientemente de que haya o no víctimas humanas. Me entristece que haya personas que no se sientan en la responsabilidad moral de proteger los bosques.
      Un beso y gracias por comentar.

  3. Qué relato tan precioso y delicioso, Asun. Me ha dado un pellizquito al corazón de tristeza y también de alegría por tu denuncia de la horrible lacra de los incendios. No sólo es la madera lo que se quema y todos perdemos muchos. Besos y mucha suerte, guapa.

    1. Asun Paredes

      Ese pellizquito lo sentí muy fuerte este verano, con el incendio del coto de Doñana y este otoño con la horrible cadena de incendios en nuestros bosques del norte. Tristeza y rabia de que existan desaprensivos que los provoquen en su propio beneficio. Por mucho que se convierta en algo habitual, no acabo de entenderlo. Y lo peor es que su delito, su crimen contra la vida en muchas ocasiones queda impune.
      Un fuerte beso y muchas gracias, capitana.

  4. La sencillez es para mí una virtud indiscutible, y tú la tienes en tu forma de escribir. Aunque sea sobre nifas y hadas. Emotivo relato sobre descubrimientos inolvidables y pérdidas irrecuperables.
    ¡Enhorabuena!

  5. Asun Paredes

    Coincido plenamente con tu gusto por la sencillez al escribir, de la que tú eres un auténtico experto, Salva. Me alegro de que te haya gustado, compañero.
    Un beso.

  6. Asun, que historia tan sencilla y delicada, tan cercana y fantástica, tan dolorosa y bella.
    Además, y tal vez intencionadamente (nada se escapa a la sabia pluma del escritor), aparecen representados en tu relato las consecuencias de los terribles incendios…
    Mi enhorabuena por tus letras, Asun.

    1. Asun Paredes

      Gracias, Amparo. Me alegro de que hayas sabido captar el horror de los incendios que destruyen la riqueza de la naturaleza, en muchas ocasiones causados por una mano humana (o inhumana, mejor dicho).
      Un abrazo.

  7. ¡Mágico! Poco más puedo añadir que no hayan comentado los anteriores compañeros. Me ha encantado, Asun, enhorabuena. Ojalá esas ninfas resurjan de las cenizas con más encanto aún del que encandiló a tu protagonista. Un abrazo!

  8. En todas las convocatorias de esta casa hay una perla: un cuento sencillo, sin artificios, pero que llega al corazón. Aunque llevo pocos leídos, creo que ya he encontrado la perla de este bimestre.
    Enhorabuena.
    Suerte y abrazos,

  9. «Cuando un monte se quema, algo suyo se quema» Recuerdo este eslogan de cuando la televisión tenía todavía cierta función social. Se queman las plantas y muchos animales, millones de insectos pero, coincido con Luisa, también se quema la magia, se quema la imaginación, se quema la sabia que riega los cuentos. Enhorabuena Asun!!!
    Suerte!!!
    Bssss!!

  10. Isabel

    Lloro de pena, por los bosques y por todos los seres que los habitan.

    Es incomprensible, pero el fuego como herramienta mal utilizada en manos del hombre, arrasa anualmente demasidas hectáreas.

    FELIZ AÑO 2018, con esperanza de que este año se queme menos.

Dejar una respuesta