Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

15. EL CUADRO IMPOSIBLE (María José Sánchez)

Todo comenzó con una foto hallada en un cajón medio descolgado. ¿Casualidad o capricho del destino…?

Gabriela ejercía como pintora aficionada. Cierto día, muy a su pesar, la despidieron de la correduría de seguros en la que trabajaba, debido a un inoportuno plan reorganizador de plantilla. Decidió entonces, mientras asimilaba esta situación imprevista, cambiar radicalmente de estilo de vida y hacer algo con los ahorros que tanto le había costado reunir. Compró una casita a pie de playa, se llevó su caballete y se dedicó por entero a pintar.

Una mañana, la desvencijada cómoda que presidía el dormitorio principal, quizá debido a humedad acumulada, crujió de tal modo que Gaby acudió a toda velocidad. El cajón superior estaba fuera de sitio. Al abrirlo para colocarlo bien, descubrió el retrato en blanco y negro de una mujer. Por detrás rezaba: “Navidad, año 1899”. Pese al evidente deterioro, la imagen mostraba a una señora ataviada con traje de época, bastante guapa y elegante, cuyo rostro reflejaba profunda tristeza. Gabriela, feliz de haber encontrado motivo para su nuevo cuadro, intentó inmortalizarla en el lienzo, pero conforme deslizaba el pincel los trazos volaban ante su atónita mirada. “¡AYÚDAME!”, apareció, sin más, escrito en rojo.

26 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Nos llevas por un camino narrativo, por llamarle de alguna forma, marcado por la actualidad y, por desgracia, también con la normalidad, con ese despido de la pobre Gabriela. Incluso, al decidir retirase a una casa en la playa, podríamos estar viendo a un sosias de Julia, la pintora de Verano azul. Pero, luego, nos “descubres” sorpresivamente el germen de una historia de misterio y horror, aliñado con unas gotas de cuento gótico, además de la sangre. A nosotros nos dejas imaginarnos lo que pudo haber pasado y lo que queda por pasar. Me ha gustado, María José. Suerte y un beso.

    1. María José Sánchez

      ¡Hola, Jesús! Muchas gracias por leerme y dejar tu comentario. Lo cierto es que, aparte de otros géneros, le tiro mucho al de misterio, suspense, terror… ; de cualquier modo que quieras llamarlo. He querido componer una historia, tal y como tú bien señalas, que mezcle la trama principal con una subtrama de actualidad (engrosar las listas del paro). Me han atraído siempre las pelis en las que el/la protagonista se marcha a una casa a escribir una novela, pintar, etc. Y luego pasan cositas… Je, je. Me alegra muchísimo que te guste. Besitos.

  2. María José Viz Blanco

    Bueno, poco puedo añadir al acertado comentario de Jesús Garabato. De hecho, parece haberme robado las palabras, jajaja.
    Muy bueno tu relato, María José, con distintos planos de lectura y con un final realmente sorpresivo e interesante. ¡Enhorabuena!
    Besos.

    1. María José Sánchez

      Hola, guapetona. Muchas gracias por pasarte por aquí. Como le decía a Jesús, la temática de misterio me encanta en todos los géneros: novela, relato y hasta poesía si se da el caso, sobre todo por lo versátil que puede llegar ser. Llega al mismo lugar que llegue la imaginación, es decir, no tiene límite. En este caso, el retrato y el lienzo en blanco juegan un papel primordial, claro. Lo demás lo dejo a la interpretación particular de la persona que lo lea. Mil gracias por tu comentario, tan generoso como el de Jesús. Besitos.

  3. Martín Zurita

    Hola, María José.
    Muy interesante relato el tuyo. Encierra un cuadro bifronte que se sustenta el uno al otro, que bebe el uno del otro. Trazos de causalidad y trazos de casualidad. Ambos se funden en el final sorpresivo que nos deparas. Esa foto antigua, en la que la señora triste pide ayuda a Gaby, la pintora aficionada, parece no ser casual, como que vaya a servirle para su nuevo cuadro. El cajón fuera de sitio es lo casual que precipita lo causal, que lo fundamenta y da pie. Has conseguido algo muy difícil y es dejar a nuestra interpretación la parte mayor y más significativa e importante de la historia. ¿Quién es la mujer elegante? ¿Tenía relación Con Gaby? ¿Era una pariente desconocida?… ¿Quería, esa señora, que la pintara alegre y así liberarse de…? Mi muy gran enhorabuena y un beso fuerte.

    1. María José Sánchez

      Muchísimas gracias, Eduardo. Sois un encanto todos; da gusto recibir comentarios como los vuestros. La señora del siglo XIX quiere decir algo, a través de la mirada y de esa repentina llamada de socorro escrita, efectivamente, con sangre. O al menos es lo que parece simular el color rojo. La cosa apunta a un encadenamiento de circunstancias provocadas que conducirán, seguro, al desenlace que la mujer en cuestión busca. Y la pintora estará cagadita…
      Gracias otra vez, Eduardo. Un besote muy muy grande.

  4. Salvador Esteve

    Los avatares de la vida te llevan por caminos que no habíamos vislumbrado, pero al final tu relato se transforma en un guiño a la imaginación. Detrás de la palabra ¡AYÚDAME! mil maneras de hacer volar nuestros pensamientos y fabular historias. Me ha gustado mucho, María José. Abrazos y suerte.

    1. María José Sánchez

      ¡Muchas gracias, Salvador!. La imaginación es libre; las cosas se pueden interpretar de mil maneras. A veces no hay un final sino todo lo contrario, finales tan variopintos como los colores. A gusto del consumidor de palabras. Ese ¡AYÚDAME! es solo un punto de partida para lo que esté por llegar. Gracias, querido amigo. Muchos besos.

    1. María José Sánchez

      Calamanda, muchas gracias por leer y comentar siempre mis textos. Me agrada enormemente “verte” por aquí, aparte de que valoro bastante tu opinión. La historia podría ser el comienzo de otra que se puede uno llegar a imaginar… Ahí ya entra en juego la aportación personal de cada cual. Gracias, guapa. Muchos besos.

    1. María José Sánchez

      Muchas gracias, Nani. Me hubiese gustado desarrollar una historia más larga, pero la limitación de palabras lo impide. Como una de las características del relato es dejar una parcela de contenido a la imaginación particular de cada uno, ahí lo dejo… Besicos muchos también para ti, guapa. ¡Gracias!

  5. Ángel Saiz Mora

    La vida se le vino abajo desde su base y ella quiso volver a empezar, llevar una existencia diferente y vaya si lo logró. Cuando se toma una decisión de este tipo una cosa lleva a otra, en este caso inesperada e inquietante, que deja con ganas dw un relato nás largo, trufado de aventuras, misterios y un desenlace.
    Sugestivo relato, Naría José. Un saludo y suerte

    1. María José Sánchez

      Hola Ángel, muchas gracias. Ya te voy viendo más en los comentarios y eso me agrada bastante, pues eres de los pesos pesados de páginas como ENTC. Cuando no estás tu hueco es grande. Mi relato, como le digo a Nani, da para lanzarse a pensar en posibles finales; quizá una trilogía no hubiese estado mal, je je. La extensión nos limita un poco a las personas que somos muy de recrearnos en detalles al narrar. Me alegra que te guste. Besitos, Ángel.

    1. María José Sánchez

      Hola, Macarena. Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que la decisión de Gaby era para llevar una vida tranquilita, dedicada a sus óleos y acuarelas y mira… A veces las cosas se planean, pero después pueden dar un giro radical. Los acontecimientos se precipitan y nos llevan por derroteros que ni,por asomo, sospechábamos.
      ¿Qué pasó después de todo esto? Conociendo a Gaby, creo que no se dejó amedrentar por la situación e investigó la historia de esta señora. Pienso que consultó fuentes de la época para enterarse de sus devaneos.

      Gracias otra vez, Macarena. Besitos.

  6. Nuria Rubio

    Hola, María José
    Se suele decir que hay tantos textos como lectores, pues cada uno hace su particular lectura. En tu relato, se puede decir que hay tantos potenciales escritores -o fabuladores- como personas lean el texto, ya que es toda una invitación a la imaginación… ¿Qué habrá detrás de ese grito desesperado, de ese “ayúdame”? Mi mente ya vuela, creando una historia para esa mujer de la fotografía (con lo que me gusta a mí un personaje “con traje de época”)
    Te deseo mucha suerte con tan atractivo y sugerente relato.
    Un beso

  7. María José Sánchez

    Hola, Nuria. Gracias, de corazón, por tus palabras. Y, por supuesto, te deseo la mayor de las suertes a ti también. Coincido contigo, la ropa de época me fascina; por eso precisamente lo he resaltado en el texto. Por el atuendo se puede deducir bastante sobre las personas. Es un punto de partida para adentrarse en el conocimiento de sus vidas y circunstancias particulares. Si te he hecho imaginar una posible historia para esta señora, es que te ha intrigado, y eso me gusta. Mucho besitos, guapa.

      1. María José Sánchez

        Vaya, me hubiera gustado leerte. Creo que coincidimos en algunos gustos. Pero bueno, aún puedes, quedan casi dos meses. Un abrazo a través de la máquina del tiempo. Y la suerte, para tu vida en general, claro que sí.

        1. Nuria Rubio

          Ya leíste mi relato anterior (perdona si te he confundido con otra María José; casi soy una recién llegada y todavía ando un poco perdida). El de esta convocatoria está en el horno…

          1. María José Sánchez

            Tu relato titulado “En cautividad” , sí lo leí, una preciosidad. Con animalitos, mi pasión. Creo que me he hecho un lío con lo anterior y lo que está por venir, jajjjj.
            Ya mismo darán el resultado,mucha suerte si no te lo dije antes, cuando te comenté “En cautividad”. Besos, Nuria.

  8. Nuria Rubio

    Estupendo, no me he equivocado; eres la del relato con título “tormentoso”. Renovados deseos de buena suerte para ti.

    Siento haberte robado tanto tiempo en esta especie de improvisado-mensajeo… Estoy que no sé ni dónde tengo la cabeza, María José

    Mil perdones y que a este “cuadro imposible” le adorne un enorme lazo de inmensa suerte.

    1. María José Sánchez

      No me robas nada, Nuria, al contrario. Para mí es un placer enorme encontrarme con gente agradable como tú. Y sí, soy la tormentosa, jajjjj…
      Suertaza de la gorda para ti, guapísima.

  9. Me trae tu relato un sabor a leyenda becqueriana, tal vez por la predilección de la protagonista por los lugares solitarios (muy del gusto romántico) y también por ese final inesperado, que desvela poderes ocultos de un más allá que busca comunicarse o materializar sus cuitas de las maneras más insospechadas. Mundo fantasmal y sugerente aroma de misterio para erizarnos la piel. Besos, Mª José, un placer leerte.

    1. María José Sánchez

      ¡Hola, Manuel! Me da mucha alegría verte por aquí. Ya sabes que eres bienvenido con todos los honores (alfombra roja, etc.) Jajjj…
      Digamos que he intentado escribir algo que imponga un poco, dentro de las limitaciones de los argumentos, muy escogidos. Ayer, justamente, hablaba con alguien sobre este tema. Al estar todo inventado se hace muy difícil innovar, pero bueno, en eso andamos.
      La protagonista es amiga, como tú bien dices, de lugares solitarios tipo leyenda becqueriana. Aunque se encuentra con algo con lo que no contaba: no está sola en la casa. Alguien entra en escena reclamando su ayuda. Te cuento un secreto: la compra de esa casa a pie de playa no fue casual, las piezas del rompecabezas encajan y poco a poco lo irán haciendo cada una en el lugar oportuno… A Gaby todavía le aguardan aventuras y desventuras. Jajjj

      Besitos, Manuel y muchas gracias.
      PD: Espero que tu espalda esté perfecta. Mis mejores deseos de total recuperación.

Dejar una respuesta