Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

79. EL HEMISFERIO DERECHO DEL ESCRITOR (REVE LLYN)

Te has dedicado a escribir lo que no has sido capaz de vivir. Golpeabas las teclas, mirabas la hoja y sobre tus palabras levantabas un muro entre mi mundo y el tuyo. Siempre contando la historia bonita, la que brilla, en la que la poesía es lo único que cala hasta los huesos. Nunca tus fracasos ni mis renuncias.

No te interesaba el paisaje ni sus descripciones. Las grandes ciudades están llenas de oportunidades, decías, pero esto que nos rodea, abre los ojos, no es el París en blanco y negro de Hemingway, querido, esto es gris, un gris plomizo y asfixiante que nos fagocita.

Anulaste tu olfato porque al alba no estaba impregnada del sudor y los olores de los inmigrantes del Londres de Conan Doyle, sino del pescado muerto de Mercamadrid -la hipoteca no se paga sola-.

Si levantases las narices del papel me verías abandonar este pequeño piso del extrarradio. No voy a volver sobre mis pasos.

Claro que si lo estuvieras contando tú, esto sería el San Petersburgo de Tolstoi, y mis huellas se clavarían en la nieve por el peso de la culpa. Porque la culpa siempre es mía.

9 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    El escritor toma sus temas de la vida diaria, aunque a veces ni se dé cuenta, juega con ellos, los disfraza, les pone nuevos ropajes, los embellece o dramatiza. Se trata de un ser aparte, personaje de su propia vida que no siempre encuentra el apoyo que quisiera a su alrededor, tampoco debe de ser fácil convivir con él. En este relato has conjuntado muy bien el contraste entre el mundo de las personas apegadas a lo cotidiano y tangible y el del autor, más cercano a la fantasía. En la mayor parte de los casos, como sucede en tu relato, ante la realidad se estrellan todas las metáforas.
    Un saludo y suerte, Reve

  2. Hola Reve. Razón tienes, la culpa siempre es del otro y más si uno es el centro del universo, o lo que es lo mismo, uno tiene un bolígrafo y un folio en blanco. Fenomenal historia muy bien contada.
    Suerte. LuisCar.

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Tu texto da para pensar. Casi veo positivo el ser capaz de evadirse, al menos mentalmente, de la realidad e introducirte, a través de tus personajes, en otra menos prosaica. Lo que no parece tan conveniente es echarle la culpa al personaje y no ser capaz de discernir cual es tu verdadera existencia. Me gusta tu relato, Reve. Saludos y suerte.

  4. Martín Zurita

    Hola, Evelyn.
    La letra escrita, y lo que le da pie, separando vidas. Primero vivir, luego filosofar, que dirían los romanos. Un escritor, el de tu texto, que se evade de la realidad, penosa, como la de casi todos los mortales, apegándose a su mundo imaginario, refugiándose en él y echando la culpa de lo aciago de la existencia, de sus fracasos, a quien convive con él, un ser renunciante. Cruda realidad que cuentas magníficamente. Un beso.

  5. Alberto

    Ese ser que se oculta bajo las teclas, que escribe lo que no puede sentir. Y, al otro lado, la cruda realidad. La búsqueda de una conexión intermedia, en el caso de tu historia, ya parece imposible. Buenísima tu visión, y tu forma de expresar, Reve. Enhorabuena y suerte

Dejar una respuesta