Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

93. El lamento de los ahogados

Después de un naufragio, las viudas de los marineros acuden descalzas a la playa para cumplir la penitencia. El mar las acoge con su tristeza, como si quisiera pedirles perdón, mientras va enredando las algas entre sus dedos. Las olas también se aferran a sus pies desnudos y juntas tiran de las mujeres, animándolas a escuchar los recuerdos que susurraron los hombres con el último aliento de sus pulmones. Ellas se dejan arrastrar por la sal de sus lágrimas, y las que tienen suerte, o la perseverancia de la fe, consiguen desatar del agua, envueltos en una burbuja, los besos, las caricias y las promesas de amor eterno que nunca más recibirán.

Cuando regresan a sus hogares, el mar, al retirarse, imprime su huella húmeda en la arena, y recupera el silencio frío de los días despejados que ellas habían roto con su llanto, aunque sabe que algunas no van a renunciar al lamento de los ahogados. Él las espera paciente, acunándose seductor entre la orilla y el horizonte, y no olvidará ofrecer cada tarde las olas que darán cobijo a sus cuerpos sin consuelo.

34 Respuestas

    1. Rafa Heredero

      Gracias, Eva. He escuchado la “Nana de lluvia” gracias al enlace de Amélie. Me ha parecido preciosa, y también la música. Me alegro de que te haya encantado (y sin música, ja ja).
      Saludos.

  1. Ángel Saiz Mora

    Un drama con toda su tristeza, contado con tal esmero y sensibilidad que a la fuerza engancha por su belleza. Una lectura para disfrutar despacio, mientras se paladea.
    Un abrazo, Rafa. Suerte

    1. Rafa Heredero

      Gracias, Ángel. Siempre es un aliciente que lo que escribimos le llegue a los lectores, y si además lo pueden disfrutar, pues mucho mejor.
      Saludos.

    1. Rafa Heredero

      Gracias, Yolanda. Como bien sabes, poder acercarse al lector es una de nuestras mayores satisfacciones. Que te haya llevado ese mar es para estar muy agradecido.
      Saludos.

  2. Me he inaginado a esas viudas yendi descalzas hacia la playa, las he visto mirando al frente con los ojos secos, de aire y de tristeza,pero sabes? Las he visto sobre todo jóvenes, porque el amor siempre lo es y ellas sólo buscaban allí eso, las caricias y los besos.
    Muy bonito. Precioso. Gracias.

    1. Rafa Heredero

      Gracias, Mercedes. Pues claro que puedes imaginarte a las viudas como quieras. Al leer cada uno nos imaginamos un relato distinto, el que nosotros creamos, el que nos sugiere la narración junto con nuestra imaginación, deseos o experiencia. Yo también pienso que el amor siempre debería ser joven, independientemente de la edad de las personas.
      Saludos.

  3. javier palanca

    Me encanta, Rafa, porque es un relato de los de ver y sentir, está uno todo el tiempo viendo las imágenes que nos traes a la vez que se siente el dolor de las mujeres y a ese humanizado mar.
    Abrazos

    1. Rafa Heredero

      Gracias, Javier. Como he dicho en algunos comentarios más arriba, es muy agradable poder llegar con las imágenes que escribimos a los que nos leen, sobre todo si las disfrutan como tú.
      Saludos.

  4. Ton

    Relato que te llega como lector, cargado de sentimientos y de poesía.
    Nos dejas una imagen bella, triste, sí, pero que supura la belleza de querer rescatar todos esos sentimientos que el océano ha enviado hacia las profundidades.
    Poderosas las olas que nos relatas, aterrador el silencio frío al borde del mar, e irrepetible el acunarse del océano entre la orilla y el horizonte. Muy bello RAFA. Suerte.
    Ton

    1. Rafa Heredero

      Gracias, Ton. A mí como lector me encanta que me lleguen los relatos como me explicas. Así que si para ti lo he logrado con este, ya me siento satisfecho.
      Saludos.

  5. María Jesús Briones

    Una historia muy dura, que nos llega dulcificada por un lenguaje poético lleno de imágenes muy visuales.
    Has conseguido meternos a todos en la playa para acompañar a las viudas en su tragedia
    Saludos

    1. Rafa Heredero

      Gracias, María Jesús. He intentado jugar con los contrastes entre esa historia dura contada a través de un lenguaje que nada tuviera que ver con ella. Que además te parezca muy visual me encanta.
      Saludos.

  6. Salvador Esteve

    Esplendido relato que nos emociona y nos hace sentir la llamada de la ausencia y los recuerdos que el tiempo y el horizonte están obligados a atenuar. Me ha encantado, Rafa. Abrazos y muchas suerte.

    1. Rafa Heredero

      Gracias, Salvador. Es todo un orgullo que un relato llegue a emocionar al lector, tan curtidos como estamos de tantas historias.
      Saludos.

  7. ¡Qué preciosidad Rafa! Qué bello relato, poesía pura, cómo vistes esa tristeza con hermosas palabras… Nos cuentas cosas muy bonitas, como que los marineros susurraron al mar sus recuerdos, o que las viudas pueden desatar del mar los besos de ellos.
    Me ha encantado.
    Un abrazo y un beso.
    Carme.

Dejar una respuesta