Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

72. El médico del reloj (Juana Mª Igarreta)

El “tío Julián” era el médico del reloj. Cuando en invierno al reloj de la iglesia le afectaba la humedad constipando el ritmo de las horas, él subía presuroso a la torre. Accedía a la pequeña estancia desde la que el reloj gobernaba el tiempo e iniciaba un minucioso ritual de inspección, escudriñando con vivarachos ojos y hábiles manos cada una de sus piezas. Algunos del pueblo, menospreciando su labor, le preguntaban: “¿Qué haces ahí arriba, Julián, que te pasas las horas muertas?”; a lo que él solía contestar: “Vigilo el tic-tac del reloj, que es el corazón del tiempo”.

Pero realmente al “tío Julián” nadie lo conocía en profundidad. Vivía solo en una de las últimas casas del pueblo que heredó de un pariente lejano. Hasta su edad era un misterio. Los más antiguos aseguraban que llegó al pueblo el mismo día que se estrenó el reloj de la iglesia. Y de eso hacía mucho.
Una Nochevieja, faltando apenas unos minutos para las campanadas del Año Nuevo, el reloj enmudeció. De su blanca esfera, súbitamente ensombrecida, comenzaron a caer gruesos y oleosos goterones.

Fueron a buscar al “tío Julián”. Tras la herrumbrosa puerta solo encontraron el tiempo detenido.

34 Respuestas

  1. Tu relato me ha recordado las pequeñas cosas de la vida, pero que de alguna forma nos marcan, y detrás de las que suele haber alguien imprescindible, en el que no tenemos tiempo de reparar. Y le echamos en falta cuando ya no está y lo que parecía obvio deja de funcionar.
    Muy bonito, Juana.
    Y ¡Feliz Navidad!

  2. Virtudes Torres Losa

    Qué penita, Juana. El tío Julián y el reloj formando parte uno del otro.
    El reloj llorando por su médico.
    Muy bien contado. Un beso. Felices Fiestas.

  3. Juana, te ha salido un micro realmente precioso. El micro es muy agradable de leer y muy sentimental cuando el reloj para a causa de la probable muerte de Tio Julián. Enhorabuena por tu precioso micro te deseo mucha suerte y felices fiestas, Sotirios.

  4. Hola, JUANA querida. Tarde pero seguro, peso a decirte que te felicito por tu poder de observación: pusiste el ojo en ese reloj que es apenas una figura de fondo en la ilustración de diciembre y, sin embargo, es tan pero tan importante como para que alguien lo cuide, llámese tiempo o tío Julián.
    Me gustaron especialmente las imágenes del reloj llorando sus oleosos goterones, el tic-tac como corazón del tiempo y el tiempo detenido tras la puerta oxidada.

    Fue un disfrute leerte.

    Cariños,
    Mariángeles

    1. Hola, Mariángeles:
      Valoro enormemente tu minucioso comentario y que te hayan gustado especialmente las imágenes del relato que citas. Una, como todo aquel que tiene como afición escribir, pone ilusión en lo que hace, y comentarios como el tuyo son el empuje para seguir haciéndolo.
      Para mí también es una gozada leerte.
      Un abrazo y FELIZ NAVIDAD.

  5. Ángel Saiz Mora

    Me ha gustado mucho el ambiente rural que has plasmado, Juana Mª., la importancia de los trabajos que parecen pequeños, el amor por una labor, la compenetración entre hombre y máquina, ese final fantástico con el tiempo detenido.
    Un relato con diferentes caminos de profundidad bajo una muy amena y aparente sencillez, un texto de grata lectura hecho con el prisma de una artesana de las letras.
    Además de desearte suerte y enviarte un abrazo, aprovecho para desearte unas felices fiestas

    1. Hola, Ángel:
      Celebro que valores tan detalladamente el relato. La verdad, como habitualmente te dicen otros compañeros, te curras muy mucho los comentarios, que son siempre un análisis exhaustivo del texto. Cosa que es de agradecer. Yo reconozco que no tengo esa habilidad.
      Bueno, Ángel, mil gracias por todo y felices fiestas también para ti y los tuyos.

  6. Mª Belén Mateos

    Juntos hasta el final, reloj y relojero nacieron juntos, vivieron juntos y murieron a la misma hora. Lo que será un misterio es quien de los dos dio el último tic tac del segundero.
    Un beso navideño Mª Angeles, me ha encantado leerlo.

    1. No se puede resumir mejor, MªBelén. El misterio reside en Julián. ¿No es extraño que una persona tan minuciosa con el reloj, tenga herrumbrosa la puerta de su casa? Me alegro de que te haya encantado leerlo. Mil gracias y otro beso navideño para ti.

  7. Salvador Esteve

    Juana, fieles compañeros, el uno sin el otro no eran nada, el reloj marcaba su vida y él alargaba la suya, una perfecta simbiosis temporal. Precioso y mágico relato. Abrazos y Feliz Navidad.

  8. Isabel

    “Vigilo el tic-tac del reloj, que es el corazón del tiempo”.

    Un reloj que llora la ausencia del único que le entiende.
    ¡Y yo me quedo prendada del tío Julián!
    Felices Fiestas. Besos.

  9. Mágico, bonito, bien contando… me ha encantado la historia. Es un relato para leérselo varias veces y disfrutarlo. Poco puedo añadir ya a todas las cosas que te han dicho. Me ha encantado. Me da a mí que estas letras van a llegar muy arriba. Mucha suerte 🙂

    1. No sé qué decir, Juan Antonio. Me ilusiona mucho que te haya gustado. Ojalá consiguiera estar alguna vez por ahí arriba. Soy consciente de que el listón está muuuuuuuuy alto. Mil gracias por tus buenos deseos y que en el 2015 sigas cosechando éxitos con tus buenas letras. Un abrazo

    1. Celebro que valores así el relato, Anna. Lo sencillo no está exento de profundidad. Sobre la frase final, la verdad es que al principio había pensado en otra, pero luego me gustó más la segunda. Muchísimas gracias por comentar y te deseo igualmente suerte, así como un buen año 2015.

Dejar una respuesta