Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

17. EL PESO DE LA AMISTAD (Salvador Esteve)

Cuatro amigos, cuatro columnas que aguantaban una estructura sólida de amistad sin fisuras, cuatro aventureros.  Pero un viaje en globo sin experiencia era toda una osadía.  El viento, aliado de la muerte, nos arrastraba hacia el vasto océano.  La aeronave descendía metro a metro, la espesa niebla nublaba la cercanía del impacto.  Habíamos tirado todo el lastre posible sin éxito.  Pablo comentó, medio en broma, que uno de nosotros tendría que saltar, sacrificarse para salvar al grupo.  Cada minuto que pasaba la broma se convertía en certeza.  Intentaba vislumbrar algún claro, cuando al volver la cabeza vi a mis tres mejores amigos mirándome fijamente y avanzando hacia mí; el sentimiento de amistad se precipitó al vacío para jamás regresar.  Pero mi mente apaciguó mi corazón, no me habían escogido por falta de afinidad o aprecio, la culpa la tenían mis 130 kilos de peso, y por tanto había sido una elección física, matemática, y no afectiva.  El golpe contra la cubierta fue brutal, oí crujir mis costillas.

 

Mientras el carguero ecuatoriano “Pishco Pipón” surcaba los mares con 130 kilos más de carga, pude ver cómo el globo se alejaba y seguía descendiendo.  Pensé en mi amigo Segundo, pesaba 110 kilos.

51 Respuestas

  1. El exceso de kilos, en casos como el que nos relatas, no son buenos ni para los demás…
    Salvador, aunque el mensaje sea triste, has escrito un micro muy divertido.
    Felicidades, a mí me ha gustado.
    Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      He intentado poner en tela de juicio la amistad sirviéndome del peso y la gravedad en un tono ligero e ironizando sobre el sentimiento. Me alegra mucho que te haya divertido, Rosy. Abrazos.

  2. Ángel Saiz Mora

    Como bien ha expresado Rosy, estamos ante un verdadero drama, una situación límite resuelta de la forma más práctica y pragmática posible, con una solución que podría denominarse mal menor; sin embargo, el trasfondo y los detalles hacen que se trate de un episodio jocoso. Con lo inmenso que es el océano y el pobre tuvo que ir a parar a un carguero. Pese a todo, parece que ha sobrevivido, lo que nadie podrá sanar nunca serán las dudas acerca de la lealtad de sus amigos.
    Un abrazo y suerte, Salvador

    1. Salvador Esteve

      La amistad en la bonanza emocional de la vida es fácil, pero en las penalidades y en los momentos críticos, como la situación del relato, surgen los verdaderos sentimientos, siempre con el atenuante de nuestras debilidades como humanos. Muchas gracias por tus siempre acertadísimos comentarios, Ángel. Abrazos y suerte también para ti.

  3. Virtudes Torres

    Salvador yo también he volado en globo y aunque era a menos altura el dia era esplendido y debajo no estaba el Oceano sino las Lagunas de Ruidera , puedo asegurarte que comprendo el miedo a caer de estos amigos.
    La decisión aunque trágica acertada. El desenlace para el elegido mejor que para los otros.
    Al fin me has sacado una sonrisa. Gracias y mucha suerte. Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      Pues creo que yo no me atrevería a subir nunca, el miedo derrota por KO a la curiosidad. Muchas gracias, Virtudes, por tus palabras y por tu sonrisa. Abrazos.

  4. Hola, Salvador.
    Es un drama, pero tiene su punto cómico. El exceso de peso (y ya se hartan de repetírnosolo en todas partes) no es bueno ni para uno y ahora veo que tampoco para los demás. Es una posibilidad que no había contemplado.
    Una apuesta que deja una sonrisilla en la boca.
    Besos y suerte.

    1. Salvador Esteve

      Más que un exceso de peso en el globo había un exceso de deslealtad, jajaja. Muchas gracias por tu visita, Towanda. Abrazos.

  5. J u a n P é r e z

    Es sorprendente lo visual que es tu texto con esos protagonistas como si hubieran salido del pincel de Botero -¡pero masculinos!- y tanta pericia tiene que me he carcajeado por La Humanidad que derrochas (pero tu carisma…¡ese sí que no se va por la borda!) ¡¡¡¡Todavía no puedo parar de reír mientras acabo esta reflexión!!!!ENHORABUENA, POR MIL TIFONES, TE HA QUEDADO ORONDO.

    1. Salvador Esteve

      Tu risa, amigo Juan, me hace pensar que has visualizado el relato con la ironía que pretendía imprimir al texto. Muchas gracias por tu visita. Abrazos.

  6. Difícil convivencia entre amistad y supervivencia.
    Has contado magníficamente una buena historia, Salvador. La amistad bajo una situación extrema que lleva a tomar una decisión fría y calculada. Me ha gustado especialmente cómo la has resuelto, con ese carguero providencial que evita su caída al mar y seguramente aliviará las conciencias de sus ya no tan amigos.
    Un relato original y muy bien llevado. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      Si hubiese querido explicar el relato no podría haberlo hecho de forma más acertada. Simplemente, añadir que he pretendido dar un tono jocoso e irónico, también en el título, sobre la reflexión de los valores que definen la amistad. Muchas gracias por tus palabras y tu visita, Antonio. Abrazos.

  7. El sabor de tu ingeniosísimo relato es agridulce. Me pregunto cómo reaccionaríamos muchos de nosotros ante una situación límite como la que tan bien nos cuentas. Creo que el miedo a la muerte puede hacer flaquear muchos sentimientos que creemos sólidos. Muy bien conseguido ese punto de humor jugando con los kilos de los protagonistas. Me ha gustado mucho, Salvador. Felicidades y suerte.

    1. Salvador Esteve

      Estoy de acuerdo con tu apreciación, no sabemos realmente cómo actuaríamos en situaciones extremas. La amistad, el miedo y el instinto se interrelacionarían hacia direcciones no previsibles. Muchas gracias por tus palabras, Juana. Abrazos y suerte también para ti.

  8. María José Viz Blanco

    Tu relato, Salvador, me ha sugerido muchas cosas, pero quizás la principal sea que, en situaciones críticas, no hay amigos de verdad, de los que se sacrifiquen por el otro. En nuestros tiempos, vertiginosos y deshumanizados, este hecho es más acusado, pienso yo (y te lo dice una persona optimista…).
    Un fuerte abrazo y suerte.

    1. Salvador Esteve

      Pienso como tú, pero vamos a intentar ser generosos con este sentimiento y a darle un voto de confianza. Muchas gracias por tu comentario, María José y suerte a ti también. Abrazos.

  9. María Jesús Briones

    Me gusta mucho la forma discendida que has elegido para contarnos algo tan terrible como la decisión del sacrificio, en un momento trascendente.
    Saludos y suerte.

    1. Salvador Esteve

      Después del esfuerzo emocional del texto anterior me apetecía escribir un relato ligero, aderezado con unas gotas de ironía y sal marina. Muchas gracias, María Jesús, por tus palabras. Abrazos.

  10. MªBelén

    Una aventura de peso. Una amistad pesada. Un relato ligero y fresco. Me gusta tu idea, como la has ido narrando, haciéndonos participes de la historia. Te ves en ese globo y en esa caída hasta el carguero y hasta escuchas ese crujir que duele.
    Un final redondo como su protagonista.
    Un abrazo Salvador. Suerte.

    1. Salvador Esteve

      Muy acertado tu análisis; el peso en diferentes acepciones, gravitacional, el peso de la amistad y el peso de la suerte en nuestra vida. Muchas gracias por tus amables palabras, Mª Belén. Abrazos.

  11. EDUARDO MARTÍN ZURITA

    Un microrrelato de lo más visual a mitad de camino entre lo dramático y lo humorístico. Un micro muy dinámico, que involucra los sentidos y con una creciente tensión dramática en torno al sentimiento tan complicado de la amistad, dentro de una trama sorprendente y nada previsible en su desenlace, abierto y muy hilarante también. Palabras sencillas pero cargadas de significado. Me parece que cumple con todas las condiciones o exigencias del mejor microrrelato. Enhorabuena. Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      He intentado que la tensión narrativa fuese directamente proporcional al descenso del globo, del cuerpo y de la amistad. Me alegra mucho que te haya gustado. Muchas gracias por tu visita y palabras, Eduardo. Abrazos.

  12. Silvia Fernández

    Libreme Dios de mis amigos que de mis enemigos ya me libraré yo, conocerás a tus amigos en las desgracias y, bueno, todo eso que se dice y que por algo se dice.
    Tu cuento tiene su toque trágico y su toque cómico. Lo bonito del caso es que dejas a los lectores con una sonrisa al acabar y eso está genial, me ha gustado mucho!!!

    1. Salvador Esteve

      En los momentos críticos es cuando se conoce en realidad la limpieza de la amistad. En este caso, naturalmente, tenemos que añadir el instinto de supervivencia como atenuante a los hechos. Muchas gracias por tus palabras, Silvia. Abrazos.

  13. Dios quiera que la vida nunca nos ponga en ese dilema de tener que tomar una decisión tan difícil. Después de todo, tu hombre, el de mayor peso salió mejor parado o eso parece, que el siguiente. La vida tiene esas cosas y viene bien ese refrán que dice “quién ríe el último ríe mejor” aunque realmente este relato que pudiera provocar risa es bien triste en ese aspecto del interés y del ego.
    Es un relato muy pero que muy original y nos ha gustado mucho leerlo.
    Gracias por eso, por hacernos pasar un rato agradable.
    Feliz tarde y como siempre digo, feliz vida.

    1. Salvador Esteve

      De eso se trataba, Mercedes, de sacarle una sonrisa al lector y, a la vez, una pequeña reflexión. Todo lo que ahora creemos que haríamos en una situación parecida no nos sirve de nada, la mente tiene decisiones imprevisibles ante la vida cuando la muerte acecha. Muchas gracias por tus palabras y visita. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Más bien, tragicomedia tipo humor amarillo, Edita, jajaja. Muchas gracias por tu comentario. Y estoy contigo, ¡ni en sueños me subo en un globo!

    1. Salvador Esteve

      Me alegra mucho que te haya parecido divertido, Blanca. Mucho me temo que este viaje esté predestinado a sopesar la amistad de los amigos. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  14. Inés Z. López

    Hola, Salvador. Me gusta tu relato, se mezclan comedia y drama por igual. No sé yo si esos amigos le daban mucho valor a su amistad, me pregunto qué suerte correría el de 110 kilos.
    Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      Tengo la impresión de que caer sobre otro carguero sobrepasa estadísticamente la suerte, Inés. Muchas gracias por tu visita. Abrazos.

  15. Ton

    Hola Salvador. Estupendo relato, que no queda exento de ciertos tintes dramáticos, y desde el cual podemos establecer muchas cuestiones. ¿Qué nos planteamos en cuanto se pone en juego nuestra supervivencia? ¿De qué manera afecta el peso de la amistad a nuestras relaciones?
    Me parece genial y de mucho nivel la propuesta que nos dejas.
    Abrazos,
    Ton.

    1. Salvador Esteve

      Gravitando en la ironía del relato subyace esa pequeña reflexión que tú apuntas, Ton. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  16. Jeje, mira que me arrancaste una sonrisa ya con el peso de la amistad, su compresión, y el “descoloque” que sufro con la palabra cubierta, ¿pero dónde ha caído? Un alivio encontrar la respuesta en el último párrafo, y otra sonrisa con Segundo. Suerte, aunque el humor suele estar “penalizado”.

    1. Salvador Esteve

      Si empieza y acaba con una sonrisa, objetivo cumplido, Ximens. Tal vez sea cierta tu observación, pero siempre nos quedará el disfrute de su escritura. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      La intención era hilar tragedia y amistad ironizando sobre este sentimiento ante una situación límite. Me alegro si mínimamente lo he conseguido. Muchas gracias por tus palabras, Carles. Abrazos.

  17. Salvador Esteve

    Realmente, tendríamos que vernos en una tesitura semejante para conocer nuestra reacción. Tal vez nos sorprenderíamos en una u otra dirección. Muchas gracias por tus palabras y visita. Abrazos, Ana.

  18. María

    Salvador, casi siempre que termino de leer relatos como éste, que te quedó buenísimo, también, como siempre… me pregunto si es pura imaginación o de verdad pasó o es una historia que alguien contó y que el escritor recoge… En fin. Esto de la escritura de ficción todavía es para mi un gran misterio… ya he experimentado el milagro de los dedos escribiendo casi solos lo que “alguien” les dicta… pero yo aún me aferro a la realidad. Cuéntame por favor si este texto tuyo es o no puritita fantasía. Gracias y ¡felicidades!

    1. Salvador Esteve

      El germen de un relato siempre se me reproduce como un flash mental. Una escena, una frase, un comentario, desencadena el impulso de escribir. Concretamente, el embrión de este relato lo escribí hace años a partir de una lectura de una revista de lógica. La premisa era que un globo descendía irremediablemente. De los distintos pasajeros, un cura, un médico, un niño, una mujer, etc., uno se tenía que sacrificar para salvar al resto. La pregunta encierra controversia ética, pero la respuesta, desde el punto de vista de la lógica, era que tenía que saltar el de mayor peso. Este germen, guardado en el cajón de los recuerdos, esperaba ser rescatado por ENTC y el océano. Muchas gracias por tu visita y tus palabras. Abrazos.

  19. Enrique

    Gran relato sin duda, Salvador. Con este tono desenfadado y lleno de humor has plasmado una situación muy seria. Se dice que nunca se sabe lo buenos o valientes que somos en realidad hasta que nos nos vemos sometidos a una verdadera presión. Estupenda por otro lado la broma del nombre de ese amigo de 110 kilos.
    Enhorabuena y suerte.
    Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      Totalmente de acuerdo contigo, en situaciones límite la mente racional da un paso atrás y los instintos emergen. Muchas gracias por tus palabras, Enrique. Abrazos.

  20. María Rojas

    Quizás por ser un relato me ha parecido divertido. Con la amistado como con el amor, nunc se sabe.
    Abrazos de verano y mucha suerte.

  21. Salvador Esteve

    Así es, María, el amor y la amistad abren el abanico de posibilidades en nuestro comportamiento emocional. Muchas gracias por tu comentario y visita. Abrazos.

Dejar una respuesta