Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

23. El puerto donde navegan mis sueños (Pablo Núñez)

Llevo más de un lustro esperando que la diosa fortuna me de una oportunidad para volver a su lado. Mientras se acerca tan ansiado momento, le desvelo a las mareas el anhelo que persigo: «Quiero llegar a la nube donde está anclada la nave que me hacía perder el rumbo; aquella que descansaba en el muelle junto a mí; a la que miraba de soslayo cuando la despojaban de sus redes, dejando su nombre al descubierto».

Una tormentosa noche, el patrón de Silvia no claudicó ante las inclemencias del tiempo y el mar acabó tragándoselo. Ella, saltando sobre las olas, siguió navegando hasta que los vientos la pusieron a salvo en un resquicio del cielo.

Hoy me ha visitado una borrasca para susurrarme el punto al que he de dirigir mi timón cuando el cielo cubra, con un oscuro manto, las luces que lo iluminan. Hacia allá voy esta noche. La marejada acompaña mi travesía. Poseidón se ha llevado a mi capitán y veo, por estribor, que Eolo viene a por mí.

18 Respuestas

  1. María José Viz Blanco

    Me ha gustado, Pablo. Cuando los elementos están en tu contra, ya no hay más que dejarse arrastrar por ellos. ¡Enhorabuena y mucha suerte!

  2. Hola, Pablo.
    Un lustro es tiempo más que de sobra para ese momento que espera tu protagonista.
    Pero fíjate que temo, cuando vuelto al título, que ese instante anhelado no es más que un sueño, un proyecto irreal, una quimera… y creo que tu protagonista lo sabe.
    Eolo, Poseidón, echadle una manita, please!!

    Un abrazo grandísimo, Pablo, y suerte.

  3. Excelente relato. Lo poético fluye entre la resignación del deseo de la muerte a cambio de un reencuentro. Utilizas los elementos como cómplices de un hermoso viaje entre las palabras hasta el rincón donde espera “la nave que me hacía perder el rumbo”.
    Es una delicia de relato, Pablo. Es como un susurro que mece la lectura, de la que haces brotar un llanto apagado buscando cualquier viento de popa que ascienda hasta ese “resquicio de cielo”.
    Una belleza, Pablo. Una preciosa historia de escritura exquisita, que al terminar te deja pegado a la forma y al contenido.
    la providencia ha querido que seamos vecinos de relato, no podría desear mejor compañía.
    Un fuerte abrazo.

  4. Al protagonista de tu relato le deseo que alcance cuanto antes ese ansiado momento de reecontrarse con Silvia. Un texto muy cuidado, lleno de imágenes muy visuales que rezuman sensibilidad y poesía. Precioso, Pablo. ¡Enhorabuena y suerte! Un abrazo.

  5. Ángel Saiz Mora

    Cuando se encuentra una nave que hace perder el rumbo; cuando, además, ha quedado libre y flota a la deriva, con su plaza de patrón vacante, hay que dejarlo todo y dirigir allí el timón de nuestra embarcación, alimentada por los vientos de los sueños. A veces los elementos atmósféricos pueden jugar a favor y otras en contra, pero la decisión está tomada, no se concibe la vuelta atrás, ni otra opción que el reencuentro o el naufragio. Una lectura que abre todo un abanico de cuanto hermoso, trágico y poético puede tener el mar.
    Un abrazo fuerte, Pablo. Suerte

  6. Salvador Esteve

    Genial y precioso relato que nos acaricia en un mar de poesía, una nave que flota en el océano de la vida a la deriva sin su amor, y que no duda en entregarse a los elementos con tal de acelerar el reencuentro. Enhorabuena y abrazos, Pablo.

  7. Qué bonito, Pablo, un amor entre barcos…
    Y es que cuando se viven tantas aventuras juntos, se pueden personalizar los objetos. Una pena que el patrón de Silvia no viera que era mal día para navegar. Y si hoy Eolo se lleva a tu protagonista, esperemos que lo eleve a la nube vecina a la de Silvia.
    Un beso.

  8. Javier Puchades Sanmartin

    Pablo poético relato en el que narras una preciosa historia de amor que pese a tormentas y adversidades el protagonista lucha por alcanzar a su amada.
    Gracias por compartir tan bello relato Pablo.
    Un abrazo.

  9. Malu

    Mi querido Pablo, qué bonito… Y yo sin pasarme por aquí…
    Te felicito, mira que me gusta todo lo que escribes, pero este mes te has salido, ya el título es toda una declaración de intenciones, “El puerto donde navegan mis sueños”, puede ser el sueño de un barco, de un marinero, de un grumete, de un mortal que anhela estar con su amada y Silvia podría ser, desde una embarcación hasta su mujer que está en otra dimensión, bien puede estar en otra vida, otro país, otro continente, bien puede ser que esté en otras manos… y aquí, nuestro protagonista, está aguardando desde un lustro atrás. Y ahora todo depende de las condiciones atmosféricas o de las piedrecitas o flores que se vaya encontrando en ese camino.
    Brillante Pablo, felicidades, creo que eres merecedor de premio.
    Un beso enorme.

  10. Pablo Núñez

    Quiero agradeceros vuestras amabilísimas palabras. Me abruman vuestros comentarios. Últimamente estoy corto de tiempo y no puedo responderos de uno en uno cómo me gustaría.
    A ver si más adelante tengo algunos ratillos para iros respondiendo cómo merecéis.
    Besos y abrazos.
    Pablo.

  11. Enrique

    Estoy seguro de que con tan buenos e influyentes aliados tu protagonista se va a reencontrar en breve con la amada. Dulce y precioso relato.
    Siempre es un placer leerte, Pablo. Tus personajes rebosan amor y toda clase de buenos sentimiento, y tu prosa es suave y carente de asperezas o aristas, resultado sin duda de un ánimo y un espíritu similares a los de tus personajes. Posees un estilo propio e inconfundible, cosa muy difícil de lograr.
    Enhorabuena y mucha suerte, amigo.

Dejar una respuesta