Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

21. EL ROBO DEL SIGLO

Dicen que América es la tierra de las oportunidades porque, trabajando duro, uno puede triunfar en cuanto se proponga. Aunque detrás siempre hay una historia, no muy diferente de la suya, la mía o la de cualquiera, créanme.

Quizá nuestro clown decidiera tomarse un café noir mientras esperaba, con el motor en marcha, la huída de sus compinches tras el atraco, aprovechando que, entre y media y en punto, el personal se apresura a coger abrigos y sombreros y cruza la manzana dispuesto a tomar su almuerzo, precisamente en lugares como este.

Pueden reírse, pero admitamos por un instante que fuese cierto. ¿Acaso les sorprende? Claro que no dejaría de ser una verdad a medias…

Faye trabajaba en un comercio cercano, una de esas personas acostumbradas a mirar sin ver y poco dadas a entablar conversación, así que Warren pensó que la única manera de acercarse a ella sería arrancándole una sonrisa, y qué mejor ocasión que aquella, aún yendo con el tiempo justo, porque si todo salía según lo planeado, robaría su corazón.

Decidimos esperarla juntos, pero Faye nunca apareció. Desde entonces me pregunto si será cierto que la vida es solo sueño, y los sueños… incluso los americanos

15 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Tu texto me trae a la memoria aquellas introducciones de voz en off de algunas películas clásicas (bueno, supongo que en las modernas también usarán ese “efecto”), en las que un “narrador testigo” nos mete en antecedentes. Creo que consigues ofrecernos un buen homenaje a esas imágenes que todos reconocemos de muchas pelis: los sueños, ese chico siempre dispuesto a robarle el corazón a la chica, el compinche aguardando en el coche, esos planes demasiadas veces truncados… Suerte, José Ignacio. Abrazos.

    1. J. Ignacio

      Gracias, Jesús. Hay mucho de cierto en lo que dices, de hecho fíjate que junto al payaso hay un asiento libre y que mira al fotógrafo con una cara que es todo un poema. También hay guiños al cine noir, unos más evidentes que otros.

      Abrazos para ti también y ya nos veremos.

  2. Martín Zurita

    Hola, J.
    Ya tenía ganas ya: cuando no fue por una cosa fue por la otra. Tu texto es todo un lujo. Un lujo de detalles. Solo en ellos hay originalidad, verdad. Un texto complejo pero terso. Sobre estar escrito de una manera impecable -me atrevería a decir que insuperable: esas palabras en cursiva me chiflan, el narrador testigo, la calidad de la prosa- nos traes tu mundo: el celuloide, el cine (cine, cine, cine, más cine por favor…, que diría Aute). El cine, literatura en movimiento, vida y color. Esos aforismos. Ese café “noir”. Traes también la literatura, jugando con la intertextualidad, un recurso magnífico, Pedro Calderón de la Barca, uno de los fundadores de nuestro idioma con Góngora, Lope, Quevedo, Cervantes y el Arcipreste de Hita. La vida es sueño, quizá, solo quizá el sueño americano. El quizá, ese moderador formal es también toda una filosofía. Nos traes a la Dunaway y al Betty (Nickolson también lo bordó), ahí es nada. Y el quizá se trunca en que la dama no apareció. Un final esplendente. Mezclas, para interesarnos más, el atraco con el intento de idilio, fracasado, frustrado, que quedó en mera tentativa, como se ve, porque se está viendo: esa es tu magia, tu arte. En realidad, nos pintas una historia de desamor. Me viene a la memoria “Delicias turcas”, que tú, un cinéfilo, presumo visonarías en su momento. Un Rutger Hauer iniciático y perfecto, un galán ágil, móvil, y una Monique Van de Ven, por cierto no ha mucho homenajeada, me parece que fue el año pasado, espléndida. Y unos detalles de alucine, valga la expresión.
    Mi mayor más muy enhorabuena, J. Es un relato el tuyo sobresaliente, muy sobresaliente, no te digo más. Pero si, te doy un abrazo que te llegue cálido, intenso.

    1. J. Ignacio

      Buenos días, tardes ya. Gracias por tu extenso y halagador comentario, aunque personalmente no estoy nada contento con el resultado. Más que publicarlo, tengo la sensación de habérmelo quitado de encima.

      Siento decepcionarte, pero tampoco soy tan cinéfilo como pueda parecer. Me chifla Hauer porque no podría ser de otra manera, y sin embargo no he visto sus ‘Delicias turcas’, tal vez porque el cine de los 70 nunca me ha atraido, y el género digamos social todavía menos, qué le vamos a hacer…

      Lo único intencionado aquí era dar la sensación de que el narrador-testigo-¿fotógrafo? se está inventando una historia distinta cada vez que le preguntan por esa foto, y el caso es que uno nunca sabe qué parte es cierta y cuál falsa, si es una broma, si hay algo de verdad o nada en absoluto, porque todo resulta tan inverosímil como posible. Anda que no habremos hecho payasadas como esta y aún mayores, ¿no crees? Al menos, esa era la idea, aunque su desarrollo resulte un tanto acartonado.

      Gracias por tu abrazo, en efecto llega cálido e intenso. Otro para vosotros dos, por duplicado, of course.

  3. Martín Zurita

    Venga, J., no me vengas con monsergas: tú juegas en primera. Desde el título: el robo del siglo se lo ha hecho la Faye al Betty, no cediendo a sus encantos, q

  4. Martín Zurita

    Venga, J., no me vengas con monsergas: tú juegas en primera. Desde el título: el robo del siglo se lo ha hecho la Faye al Betty, no cediendo a sus encantos, que los tenía, ya me gustaría a mí. Y luego ese quizá contrapuesto al sueño americano, del que ya hablé y tu fundamentas, das razón de su presencia justificada, sobrado de argumentos. Que no, amigo, a mí no me la das. eres de primera o especial incluso.
    Pues mírate Delicias turcas, porque, sí, late en todo momento la crítica social, pero mucho más esa historia de amor-desamor, de AMOR, llena de detalles técnicos que asombran. Es como un relato, insisto, en movimiento. A mí lo que me gusta me gusta mucho, qué le vamos a hacer- Y esta es de las que más me gustan. Con Mejor imposible, A propósito de Henry, Sin perdón, Las aventuras de Jeremías Jhonson. El golpe. Doa hombres y un destino. Ben Hur. El honor de los Mac Gregor o Roy Rob el rebelde, o algo así… El Imperio de los sentidos, también. Y la muerte tenía un precio. Y las de Garci. Y las de Brigitte Bardot. Y muchas del cine español, muchas.
    Tienes que ver Delicias turcas, mira que soy paliza. Y seguir escribiendo tan divinamente.

  5. J u a n P é r e z

    ¡J o s é I g n a c i o ! : Primero que todo disculpa mi extravío, con la nueva bitácora ando más perdido que un pato en El Manzanares; eso sin contar que acudí hace días a comentarte y no dejaba el sistema. Me gusta mucho el sabor a buen cine y los nombres `propios correspondientes a Dunaway Y Beauty, pero sobre todo lo que parece que has intentado en esta ocasión: Prosa a la guisa de mis grandes lecturas americanas de principios del s XX, en concreto me recuerdas a W. Sidney Porter (conocido más como O. Henry) Vales para cualquier faena que se te imponga, ESTO ES, o por temas, palabras aisladas, o como en este caso, fotografías (daguerrotipos que se decía antes y a mi me gusta más) Has cumplido bien con el payaso, y yo sé que a él eso le arregla la faz, amigo.
    Quiero aprovechar para desearte feliz año y proyectos ignacianos que tengan éxito, y pedirte que no faltes por Esta Noche Te Cuento.
    Y como no puede ser de otra manera, Brindo con Piwari por Tí.
    ¡¡¡ E a !!!
    J u a n .

    1. J. Ignacio

      Gracias Juan, tú siempre tan amable para conmigo. No te preocupes, todos nos volvemos un poco locos con el sistema nuevo, pero ya nos iremos acostumbrando.

      Lo de O. Henry es un halago, acabo de informarme sobre él (lo siento, no tenía el gusto), entiendo por qué me lo mencionas y no puedo negar que algo de eso hay, aunque no debería yo usar ese recurso con tanta frecuencia.

      De ppios del XX me quedo con Kipling y Conrad, por su dominio de la palabra. Por cierto que el actor que dio vida a Kiping en ‘El hombre que pudo reinar’ era clavadito al Kipling de carne y hueso (Cristopher Plummer, según acabo de comprobar)

      Haré lo que pueda por no faltar, descuida. Un abrazo y que el gran Sikander ilumine tus pasos.

  6. María José Sánchez

    Me quedé con las ganas de comentarte, querido amigo. Lo leí, pero al final no llegué a dejarte unas palabras. Nunca es tarde. Me ha gustado mucho tu relato. Todo lo que tiene un componente romántico, me atrae. Lo has construido magistralmente.
    Besitos.

  7. J. Ignacio

    Muchas gracias, María José. Te leo un poquito de casualidad, pero te leo al fin y al cabo. Me quedo con esos besitos que me envías y te mando más para ti. Qué agradable sorpresa ver tu comentario, de veras que sí!!

  8. J u a n

    J. Ignacio, si lees esto, acércate a la misma bitácora del Piwari que tanto te gustó, porque con fecha de hoy 21 de Abril existen agradecimientos sinceros…..

    T u A m i g o U p i r ó l o g o .

Dejar una respuesta