Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

65. EL SUEÑO DE LA RAZÓN PRODUCE MONSTRUOS

Fátima embaló con sumo cuidado la última de las piezas que partirían esa misma mañana rumbo al norte, a un lugar alejado de conflictos y miserias, donde las personas conviven como hormigas laboriosas, sin molestarse, siguiendo su rumbo, sin reparar en lo que hace la vecina, porque saben que todas trabajan por igual, todas deben cumplir su misión, de la misma manera que su aburrida existencia garantiza el futuro para toda la comunidad, independientemente de su raza, sexo, religión o color de antenas.

 

Observó con horror la destrucción del museo de Nínive, pero luego siguió durmiendo, porque le pillaba muy lejos; lamentó con angustia la masacre del museo del Bardo, en Túnez, pero esa noche nada le quitó el sueño; recibió con estupefacción la noticia de la toma de Palmira, aunque decidió que –cambiando de canal de televisión– caería antes en brazos de Morfeo.

 

Con lágrimas de rabia y desesperación, cerró las puertas del museo. El burka la ayudó a ocultar su desconsuelo y a recibir la nueva era sumida en un anonimato salvador.

27 Respuestas

  1. Begoña Duro

    ¡¡¡ Cuántos, pero cuántos monstruos crea la humanidad… con lo difícil que es destruirlos !!! Lloré con la destrucción de los Budas, con la de Nínive y sus relieves asirios, con el asalto a Palmira… pero lloro aún más con la destrucción injusta de aquellas vidas humanas entre las que podrían hallarse aquellos destinados a reconstruir esos tesoros.
    Y ojalá ardan en el infierno los malditos hombres que ha inventado ese maldito ropaje, y que obligan a las mujeres a usarlo.
    Los siento, Fernando, pero tú me has provocado. Gracias, porque necesitaba decirlo.

    1. Tienes toda la razón, Bego, comparto tu opinión al cien por cien.
      Aprovecho para recomendarte (si es que no lo has leído ya, que me consta que eres la gallega devoralibros “number one”) la impactante novela “Mil soles espléndidos”, del afgano Khaled Hosseini. Impresionante.

  2. María Jesús Briones

    Muy detallado repaso a las “Monstruosidades”, del ser humano.
    Es un objetivo. Construir un negocio para destruir ciudades, culturas vidas humanas y libertades.
    ¡Es la vida!
    Saludos

  3. Estos monstruos con sus mentes enfermas pretenden borrar historias y culturas, para imponer la de ellos. Tengo la esperanza de que no trasciendan. Un microrrelato de denuncia muy bien contado, ojalá que al igual que las piezas de museo que Fátima salva, también ella pueda liberarse de la barbarie. Me gusta.
    Saludos.

  4. Me ha gustado el título, pero solo por lo que me gusta el Prado y Goya. Por lo demás qué decir, como a tu protagonista (pero sin burka) también se me han escapado lágrimas pensando en la monstruosidad de la destrucción gratuita de tanta historia.
    Un saludo.

  5. Ángel Saiz Mora

    La cortedad de miras sólo puede conducir a que se produzcan salvajadas irreparables, a olvidar la historia y sus errores, con el riesgo de no aprender nunca de ellos y volver a repetirlos.
    Un relato valiente y actual
    Suerte y un abrazo, Fernando

  6. J u a n P é r e z

    Anteriormente, Querido F e r n a n d o, ya has escrito algo relacionado con aquellos territorios y lo bordas. Este me emociona porque sufrí mucho con la noticia de las destrucciones indiscriminadas del arte. Creo que es de los que valoraría sin duda.¡Feliz Verano! J o a n n e s .

  7. Blanca Oteiza

    Fernando, qué relato tan bueno. Nombras muy bien las monstruosidades que se han hecho y se siguen haciendo en nombre del fanatismo y por desgracia las lágrimas de la mayoría son cubiertas como las de Fátima, aunque no vistan burka.
    Un abrazo

  8. Reve Llyn

    No se porque extraña razón al empezar a leer esperaba encontar ciencia ficción, inexplicable y erronea percepción (las piezas, las antenas…) Pero me he dado de bruces con la realidad.
    He leído algo de esos mundos que relatas, y si, son tal cual lo has contado. O peor.

    Un saludo y suerte.

  9. Mª Belén Mateos

    Un micro denuncia muy bien narrado. Una destrucción absurda y gratuita cometida por ideales locos. Rabia contenida y lágrimas en tu texto.
    Un abrazo Fernando.

    1. Gracias por tus palabras, Mª Belén. Creo que este mes, tal y como decís muchos, me ha salido un relato-denuncia donde la literatura es lo de menos, desgraciadamente.
      No entiendo cómo puede haber gente que almacene tanto odio, ni siquiera entiendo cómo puede haber gente que haga chistes (le llaman humor negro…) con este tipo de hechos.
      Un abrazo.

  10. Hola, amigo Fernando, primero tengo que felicitarte por tus últimos triunfos. El relato refleja la realidad de nuestra época. Escondidos y con pretextos que todo lo hacen por Dios cometen monstruosidades. Después de los Nazis jamás podríamos imaginar que íbamos a ver algo peor, pero por desgracia esta gente los está superando. Un fuerte abrazo, Sotirios.

    1. Amigo Sotirios, es todo un placer recibirte por aquí. Ya te avisaré cuando salga mi primera novela, “La Gioconda es falsa”. ¡¡Queda muy poco!!
      Es una lástima que este relato esté tan en boga ahora mismo. Mi solidaridad con el pueblo de Túnez, de Siria, de Irak, de Turquía, de Kuwait, de Pakistán, de Francia, de Somalia, de Kenya, de Chad, de Libia, de Argelia, de Nigeria, de Indonesia, de…
      ¿Nos llegará a nosotros? Me temo que sí, tarde o temprano. Esto tiene muy mala pinta.
      Un abrazo.

Dejar una respuesta