Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

92. Encuentro con la vida (Calamanda Nevado)

En una noche sin luna, casi sin   estrellas. Treinta y tantos adultos, Fatna, algunos jóvenes adolescentes, y niños menores, navegaban sin rumbo desfalleciendo  de hipotermia. Sentían  el  cerco de la profundidad, y el veneno del miedo.
Un fatídico desgarro en la precaria patera de juguete,  lanzó sus esperanzas a la deriva.  Aunque la avería y el viento les recordaran frías estadísticas, ya regresar era imposible. Abatidos, bebiendo  sueños y lágrimas, entrelazaron  sus harapos con fuertes nudos; intentaban cerrar las fauces del potente surtidor que minaba la  embarcación. Al  conseguirlo,  esta navegó  mecida por las olas.
Fatna,  arropada por  esa calma, sin poder aplazar más su parto, dio los primeros empujones. Palpaba la tierna coronilla de su bebé a punto de  nacer, cuando un rio de mar le empapó nuevamente los pies. Con fragor en el alma, y la vista puesta en el cielo, sus manos batieron el agua cuan palomas negras. Ilusionados  la imitaron todos, y la agónica barca voló hasta la orilla.
Allí,    escuchando por primera vez el llanto de su hijo, ocurrió lo inevitable.  Algunos compañeros no se  detuvieron cuando les pidieron rendirse.  Ella tampoco. Corrió y corrió mientras   lamia su carita y lo peinaba con los dedos.

63 Respuestas

  1. La lucha por la supervivencia tiene su inicio en el parto. Has descrito una trágica realidad con gran maestría y tino. El final, me ha encantado. Ojalá, todas estas historias acaben de la misma manera. Aunque este final podría ser el principio de otra bonita historia.
    Enhorabuena Calamanda y suerte.

  2. Esperanza Tirado Jiménez

    Triste y habitual historia en las noticias últimamente.
    Me gusta mucho la frase ‘bebiendo sueños y lágrimas’. Le da un punto de valentía y de tirar hacia adelante a pesar de las dificultades.

    Felicidades.
    Mucha suerte.

  3. Son tantas las noticias que vuelan en la televisión que para algunos parecen anuncios. Da gusto leer un relato más cercano, creíble, de lo que realmente está pasando. Me ha gustado: ” bebiendo sueños y lágrimas”.

    1. calamanda

      Javier, si, los medios envuelven estas noticias con su rutina diaria; y algunos caemos en la cuenta de que quienes estan ahi, son personas como nosotros. Gracias y saludos

  4. Ángel Saiz Mora

    Esta que has relatado sí que es una batalla diaria que, además, nos toca cercana. A los más desfavorecidos, a los que no tienen nada, sólo les queda la lucha por la supervivencia. Es triste que no todos puedan tener las mismas oportunidades.
    Un abrazo y suerte.

    1. calamanda

      Ángel, si, ellos lo saben y no cesan de intentar mejorar sus vidas; a otra escala es lo que hacemos la mayoria de nosotros con la nuestra. Gracias y abrazos

  5. Me has dejado… agrandando los ojos de ilusión al ver (mediante tus palabras) cómo Fatna corría y corría mientras lamia la carita de su hijo y lo peinaba con los dedos… y alcanzaba un lugar seguro para ambos.
    Qué historia tan dura.
    Qué lástima que estas cosas puedan pasar… y tan cerca de nosotros.
    Pero qué prosa tan bonita.

    Un abrazo grande

  6. Yo veo un relato duro, durísimo. Logra meterte de lleno en la escena y transmite mucho. Y no tiene nada de esperanza ni de final feliz. Ese “ocurrió lo inevitable” para mi no significa más que, al negarse a rendirse les pegaron unos tiros, incluído madre e hijo. Supongo que tú te refieres a que lo inevitable es que naciese el crío, pero al hablar antes del llanto, entiendo que salió antes de lo inevitable. Una vez sale la cabeza salen disparados, y no creo que dentro puedan llorar. Pero ello no lastra el micro, para mí es mucho mejor sin final feliz. Muchísima suerte.

    Besísimos.

  7. calamanda

    Barlon, me alegro haberte metido en el relato. Lo inevitable pueden ser diversas situaciones, y sus respectivas lecturas. Mi intencion al escribirlo es que en la orilla se encontrarian con la realidad, la imaginé policial y con orden de alto o disparo. He dejado abierto el final, con intencion de darle esperanza. Gracias y besos

  8. Mª Belén Mateos

    Triste realidad actual que has reflejado de una manera estupenda con tus palabras. Provoca una mezcla de sensaciones contradictorias: desesperación, esperanza, nueva vida y el cese de la misma.
    Final abierto importante en tal escena…
    Un beso calamanda

  9. Esta batalla que tan bien cuentas es la que nos toca vivir en estos tiempos,donde la desesperación es el arma que tienen muchos y que les hace invisibles al resto.
    Es un relato desgarrador con situaciones límite.
    Un abrazo

  10. Estremecedor relato que refleja la dura realidad a la que se enfrentan cada vez más personas. Quiero pensar que tu Fatna y su niño van a tener suerte a partir de ahora. Has logrado unas imágenes llenas de fuerza, tanto en los momentos trágicos como en el final más esperanzador. Felicidades y suerte, Calamanda.

  11. Salvador Esteve

    Calamanda, has narrado de forma exquisita una gran tragedia, esa batalla no la pueden ganar sin ayuda. Esperemos que el mundo reaccione. Muy bueno. Abrazos.

  12. Esa imagen de la madre lamiendo la carita de su bebé peinándolo con los dedos mientras escapan es tremenda, CALAMANDA. Y pese a la situación de peligro en que se encuentran, me da esperanza que haya un bebé, porque me da la sensación de que esa vida pequeñita logrará espantar a esa gran muerte que los acecha.

    Muy bueno, me gustó.

    Cariños,
    Mariángeles

  13. Isabel

    Has sabido contar esa lucha por la supervivencia que se potencia al infinito con esa sabiduría de la madre naturaleza que, incluso con la muerte tan cerca, es capaz de seguir dando vida. Y es esa vida la que ilumina una vida tan difícil.

  14. Virtudes Torres Losa

    Me uno a todo los comentarios anteriores. Me gusta mucho tu relato y si tengo que sacar alguna frase sería esta “sus manos batieron el agua cuan palomas negras”
    Un abrazo.

  15. Relato que narra lo dureza de lo que se ha vuelto cotidiano en muchos lugares, muy bien contado. Se siente ese deseo de sobrevivir y la desesperación de la madre ante la inminencia del alumbramiento, y de que su criatura no muera ahogada, triste realidad. Muy bueno Calamanda. ¡Suerte!
    Saludos.

  16. Antonia

    Muy duro y muy tierno a la vez. Bellas palabras para un relato en el fondo doloroso. Me gusta como explicas el mar, la barca, las personas. Tienes mucha sensibilidad y generas sentimientos, y de eso se trata, de que se viva el escrito.
    Suerte y abrazo.

Dejar una respuesta