Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

ENTCerrona 4: MICROPOESÍA

poemaAlgo muy distinto para la segunda parte de febrero

Nuestro amigo Cristóbal Peña propone que le hagamos un hueco a la MICROPOESÍA, incluso se anima a pedir que si funcionase bien la propuesta se convierta en un nuevo blog que haga propuestas mensuales… Todo es probar, compañero.

Pues aquí queda la propuesta: un MICROPOEMA. Lo dejaremos también en un máximo (aproximado) de unas 100 palabras, y para que sirva como disparador de la imaginación ofreceremos también un tema que (por si acaso hoy iniciamos algo que nos defina en el futuro) va a ser EL PRIMER DÍA.

 

 

237 Respuestas

  1. Paloma Casado

    Apresúrate que está llegando el alba
    como en el génesis, cuando la luz del día
    fue arrancada por siempre de la noche.
    Pinta con tus palabras el sol cuando acomete
    la batalla final contra las sombras.
    Háblame del verde de los valles
    que humedeció la escarcha
    o ese melancólico azul
    que cubre como un velo
    las lejanas montañas.
    Del color de los brotes
    que revientan los prados de alegría.
    Háblame de formas y colores
    Ahora que ya no puedo distinguir
    Otra cosa que no sean tinieblas
    En mi eterno reposo, debajo de las flores.

    1. Martín Zurita

      Hola, Paloma.
      La poesía es algo muy serio. La poesía es la madre de la literatura, con ella se inició y se cierra con ella. La poesía pobre, ramplona se retrata y no es poesía. La poesía, insisto, es algo muy serio. Hasta la poesía sarcástica tiene que tener su gracia, su gracia santificante, digo. Hay intentos de poesía que se retratan, insisto, y que no llegan ni a olerla. En la apertura de este blog, con ese génesis apocalíptico, tú has hecho honor a la poesía.

  2. María José Viz Blanco

    Cincelamos el día
    Que, sin titubeos,
    Quisimos iniciar,
    Anclados en memorias sumergidas
    Bajo pedernales, sobre altares,
    Inmiscuidos en misterios de saña
    Que arrancan sentidos
    Para clavarlos muy hondo en sonrisas congeladas.

    1. Martín Zurita

      Hola, María José.
      Haces gala de lo que eres, porque lo has acreditado: una escritora total. Y en poesía, no digamos. A la musicalidad extrema unes la belleza, el fulgor de la palabra como recién inventada por ti. Y derramas ese dramatismo que, a mi entender, caracteriza la poesía buena, la buena poesía, más o menos intensificado. La poesía no es broma. Y no es solo una sucesión de palabras bonitas. Tú también haces honor, mucho, a la POESÍA.

  3. Blanca Oteiza

    A cielo abierto

    Aquella noche no dormí,
    me atreví a mirar al cielo
    y por primera vez descubrí,
    que me arropaba desde lo alto
    un infinito manto de estrellas.

    1. J u a n P é r e z

      Leerte hace que me recuerdes mis temas predilectos, como aquello que decía Baden Powell: “No puedo creer que alguien mirando al cielo en una noche serena diga que Dios no existe” Me Remozo ante tí como el Ser Religioso que soy por naturaleza. Besos D o ñ a B l a n c a.

      1. Blanca Oteiza

        J u a n, me alegra saber que tenemos temas predilectos en común. El cielo, con sus estrellas y misterios es una de las bellezas de la naturaleza que nos rodea y nos sorprende cada día con su paso efímero.
        Un abrazo

    1. J u a n P é r e z

      ¡Por cierto! ¡¡Enhorabuena Cum Laude a C r i s t ó b a l por ser el padre de la idea que hasta ahora más me ha gustado!! ¡¡¡ Ave Magíster !!! de ” J ” .
      Y sí, aliento encarecidamente, que se trasmute esta ocurrencia en una bitácora.

  4. Modes Lobato Marcos

    El primer día vino mi tía,
    Con lamparones de mierda y aliento a lejía,
    Le ofrecí un mosto, pero quería sangría.
    Ay, ay, ay, mi tiiiiia!!
    La más maja de toda Almeríiiia!!
    Todos los días pone en el radio caseeeeette!!!!
    Una vieja y un viejo van pa Albaceeeeete!!!!

    (Ahí queda eso…)

  5. J u a n P é r e z

    * T r a n s u b s t a n c i a c i ó n E n V a l a q u i a *

    Es lo primordial
    del rendez-vous.
    Mirarás
    y elástico el cisne que hay en tí,
    -¡Oh Hipnótica Lilith!-
    declinará Su Protección
    mientras mis supraorbitales te distraen
    con arabescos galantes, mesméricos.

    Mi apetencia carmesí
    se apresta al rubí
    que nutre tu esencia.

    Libo de tí
    dispuesto desde hace milenios.

    Exangüe
    en mis brazos
    nos queda
    el resto
    de Toda La Eternidad.

    Esclavizada
    desde el primer día
    al arrebol,
    al baticor excelso.

    De La Carne.

    De la Sangre.

    Del Carnerario Al Fin.

  6. Martín Zurita

    PRIMER DÍA
    El primer día fue el calco
    de los que le sobrevivieron
    en la cuadriculada voz del calendario.
    Arañas y moscardones, cenizas ya,
    sin darse cuenta,
    en el cristal que los contemplaba.
    Un Dios crónico y desentendido,
    puertos, naufragios de la mano
    de un mar sin usura, facsímil del cielo.
    Oscuras nieves sobre la tierra,
    risas heridas
    y un grito incontinente en las gargantas.

    1. María José Viz Blanco

      Querido Eduardo, me dices en tu amabilísimo comentario palabras hermosas sobre mi poesía, pero estoy viendo (leyendo) que tienes una gran vena lírica y me encanta descubrir, aquí, tu faceta poética. Hay un poso de tristeza en tus versos y me he fijado, especialmente, en ese “Dios crónico y desentendido” porque me parece una imagen muy lograda y muy real, si me apuras. ¡Cuántas veces nos lamentamos de las injusticias divinas cuando vemos desaparecer a los que queremos!
      Ahí dejo mi breve reflexión. Espero tener la oportunidad de leer más poesía hecha por ti, aquí o el cualquier lugar. Besos.

      1. Martín Zurita

        Hola, Mª José.
        Yo he tenido la suerte de leer mucha poesía tuya, y de muy buena calidad, de una excelsa factura, en tu “Creaciones mínimas”. Algo te haré llegar, apelando desde ya a tu benevolencia. Lo de Dios es punto y aparte. Es un… En Internet leí que si existe esperemos que tenga una buena disculpa. Hace tiempo que no leía nada mejor acerca de aquel que si existiera, como también se ha dicho, no nos dejaría llevar la vida que llevamos. Un ser perfecto creando, lo cual revela imperfección, y además al hombre, y para colmo a su imagen y semejanza. ¿Pero cómo se come todo esto? Claro, como resulta que no tengo fe… Sabes dónde veo yo algo divino: en nuestros mejores comportamientos. Un besote.

        1. J u a n P é r e z

          Tuve, apreciado amigo, gracias a Tu Generosidad, la ocasión de comprobar en Mi Fabuloso M a d r i d tu dedicación a La Poesía. Ratifico mis palabras de anteriores comentarios al respecto. Y estoy de acuerdo, G e a , L a T i e r r a , aúlla, solícita con “un grito incontinente en las gargantas” Dado que si algo es impepinable que soy, es Felibre y Bardo de inusuales Poetrías, me emociona compartir esta Pasión contigo (aparte de los microrrelatos)
          ¡¡¡¡Que Las Hipocrénides, con su inspiración, nos dejen ebrios ante La Poesía de La Vida!!!! A m é n . .

          1. Martín Zurita

            Hola, Juan.
            Generosidad la tuya, que eres el verbo encendido y regalas palabras ignotas como si fueran pasteles. Madrid es fabuloso, estoy contigo y, contigo en él, más fabuloso todavía. La poesía de la vida, qué bonito suena eso. Y sabes qué, disculpa si me pongo pesadito con el tema de Dios, uno entre tantos, pero tengo mis motivos. Además, qué coño, no permitamos que Dios se interponga entre nosotros. Te admiro, y es por razones varias. Me pareces, amén de un magnífico escritor, una gran persona. Y para mí esa es la cuestión fundamental, el comportamiento, se piense lo que se piense y se crea en lo que se crea deje de creerse. Somos librepensadores y “librecreedores”. Venga, otro abrazote.

          2. J u a n P é r e z

            ¡Buenas Noches E d u a r d o ! : No te preocupes que con el asunto de D i o s, no te pones denso. La clave me la has ofrecido tú mismo…tienes tus motivos, cada uno somos un mundo, y quién sabe qué hubiera soportado yo en mis tribulaciones existenciales de no ser yo (Y viceversa en cualquier sujeto de estudio)Pero no es eso lo que con vehemencia deseo que sepas. El ecumenismo del que me precio, en mescolanza con una pasión innata al eclecticismo religioso, me impediría seriamente que por causa de Un Dios concreto obstaculizara mis amistades.[Tengo mis concreciones deísticas y religiosas, pero no causan incomodidad a quienes están a mi alrededor]
            Esa es mi hoja de ruta: Hay que ser mejor individuo, a Fe Mía que lo procuro a pesar de mi nervio descabalado y algo hipocondríaco; hay que ser mejor escritor ¡¡¡Que me aspen, lo intento a pesar de mis fuegos de artificio que a veces son como Brigadoon,satisfacción extrema para luego desaparecer el logro alcanzado!!!
            Creo que tu último párrafo es una verdad como un puño; en mi tierra manchega de antaño, se decía así: “Obras son Amores y no buenas razones” ¡¡¡En efecto, El Comportamiento!!!
            Lo dicho, Buenas Noches y Arabescos y Prestidigitaciones con Mi Chistera E d u a r d o.
            Atentamente, J u a n, S i e m p r e D i s f r a z a d o
            D e M í M i s m o .

  7. Jesús Garabato Rodríguez

    Tras cantar su primera línea:
    Beber, saltar, reír, vocear, cobrar, cenar, bailar, amar, dormir.
    Volver, perder, beber, jurar, seguir, sollozar.
    Ofrecer, aceptar, tragar, cobrar, vomitar.
    Volver, perder, beber, gritar, marchar.
    Pedir, implorar, coger.
    Volver, perder, beber, enloquecer, pegar, romper, escapar.
    Robar.
    Volver, perder, beber, caer, morir.
    ¡Bingo!

  8. María José Escudero

    Besos
    La primera vez besó mi mano
    y se desbordó la playa.
    La segunda, besó mi pelo
    y sonaron las campanas de las torres.
    La última vez besó mis labios
    y se cayeron del cielo las estrellas.

  9. MªBelén

    El primer día
    al rememorar tu nombre
    hubo agua en la comisura de mis pupilas.
    Los días siguientes,
    concibieron fuego
    en el mutismo de una piel aún dormida.

    Hoy, transparente y desnuda,
    te espero al otro lado del abismo;
    ese abismo que nos separa,
    distancia prohibida
    en un espacio deshabitado,
    aliento en busca de tu verbo
    y de no ser una caricia a destiempo.

    Sabor tatuado en la paladar de tu mirada.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Adoro Esto! : La tuya es un reverso adecentado de Vida Ultratemporal de Mi Poesía.Y estos versos libres, gritan siempre..¡M a r í a B e l é n! una y otra vez. Pero ¿Qué te puedo decir que no sepas, que no intuyas?..¡¡Que estoy por la labor de tu etérea tristura poética!! ¡¡¡Tenme sujeto a los pies de tus versos!!! ” J “

      1. MªBelén

        Joooiiii…. Muchas gracias a todos. Es muy grato leeros, solo alguien que cada día quiere aprender. Vosotros soís lo más. Plumas que nos hacen volar en cada historia.
        Besos y abrazos infinitos. 🙂

  10. LA PRIMERA VEZ

    Pensé que soñaba.
    Restregué los ojos
    y seguía tentándome.

    Imaginé la muerte
    y que estaba en el cielo.
    ¿Será Dios azul?

    Restregué los ojos
    mas seguía a mis pies.

    Eché a correr
    perdí los zapatos
    entré en el agua
    me dejé calar
    lloré de emoción…

    Estaba en el mar
    por primera vez.

    Y me vestí de sal.

    1. J u a n P é r e z

      Para mí, Tu Diana ha sido perfecta: ¡Y Azul!…seguramente también los ojos; Dios a todas luces (Que al igual que El Amor -ya lo he comentado en alguna ocasión-es Azul , acaso por El Cielo donde se le suponen Los Predios Omniscientes); El Agua y por último, ¡ E l M a r !, El Azul Abisal. Solo yo, no estoy Azul, sino encarnado por la emoción que he tenido al leerte. Recibe pues, un arabesco de mi chistera.

      1. Martín Zurita

        Hola, Edita.
        Me encanta tu poema. Y no tengo yo tan claro lo de Dios en ti cuando lo colocas entre interrogantes. ¿Será…? Como poco dudas de él, así, con minúsculas. Qué más quisiera ser azul. Los científicos explican el origen del mundo sin Dios. Ese terrible instrumento. Dios es, para mí, la muerte de la inteligencia, entre otras cosas nefandas. Dios no es nada porque no existe.

  11. J u a n P é r e z

    * C o r t e j o E n V a l a q u i a *

    Es lo primordial
    del rendez vous.
    Mirarás.
    Y elástico tu cuello
    baja la guardia
    deliciosa su parábola.

    Robustecido,
    mi apetencia carmesí
    desborda el momento
    se apresta al rubí
    que nutre tu hermosura
    cisne inocente eres mío.

    Libo de tí
    con el virtuosismo
    de milenios de catas.
    Exangüe en mis brazos
    nos queda el resto
    de La Eviterna Oscuridad.

    Desposada
    al arrebol testimonial de La Luna.

    Al baticor de Una Nueva Sangre.

    Al carnerario, tálamo al fin.

      1. J u a n P é r e z

        ¡¡¡¡ Tú sí que eres estratosférico y educado !!!! Bienvenido a mi más amada faceta : La Gótica y Macabra. ¡¡¡¡Tres Abrazos a Lo Briareo!!!!

      1. J u a n P é r e z

        Muchas gracias D o ñ a B l a n c a Apreciada y Querida; quede únicamente en la pasión de un juglar que se lame las heridas y sobrevive con sus indefinidos versos. Tuyo, J u a n .

  12. Barceló Martínez

    QUIEN HACE UN CESTO…
    Me pides mil veces perdón.
    Mil excusas y razones:
    “Que no volverá a suceder
    lo que sólo pasó esa noche.”

    Aún me sabe la boca a hiel;
    aún duele hasta el aliento;
    aún puedo ver su piel en tu piel
    y aún, me hiere el recuerdo.

    No pasará nunca más.
    Yo lo sé, tú también.

    Conmigo no hay segunda vez.

  13. J u a n P é r e z

    * T a n k a D e E v o s P r i m e r o s * :

    P t e r o d á c t i l o s .

    Ya no hay rapaces
    me batí contra todas
    retando al Cielo.
    Por ser soberbio han vuelto
    Y sus picos me acosan.

      1. J u a n P é r e z

        La Soberbia, es un Mal Mayor, Capital, si recurro a Mi Catecismo. Respecto a la otra composición, son las fuentes en las que bebo de La Poesía Macabra, otra de mis muchas Pasiones junto a todo lo que sea Numinoso.
        Un Honor Tu Presencia ante Mi Electroconvulso y versificado Cerebro.
        ¡¡Abrazo de Hecatónquiro E d u a r d o !!

        1. Martín Zurita

          Hola, Juan.
          Para mí mi catecismo eres tú, tu palabra y tu actitud, como te digo en respuesta a tu comentario a mi poema. Y me parece bien lo de lo macabro, no te vayas a creer. Una vez escribí un cuento de un tipo enamorado de las calaveras porque no conseguía seducir a las mujeres, bueno, ni a una sola. Y se compró una en una ortopedia que resultó ser mágica… Se titulaba “La calavera”, claro es. Conque… Abrazote de Hecatónquiro, que me parece que ya me explicaste lo que significa. Tengo un folio lleno de palabras tuyas, que consulto de cuando en cuando. Pero solo tú les das la salida más oportuna.

      1. J u a n P é r e z

        ¡¡¡Es muy poco edificante Éste Primer Pecado Capital, Tú estás , a mi parecer, alejada de él!!! (Es maravilloso hablar de esto contigo, desconozco el por qué pero siento empatía por tí ) Besos, Dama Oteiza.

  14. NADA
    Nadar en la nada
    a contracorriente
    a brazadas cortas
    pero intensas
    hasta acabar exhausto
    hasta acabar
    de nuevo
    hundido en la nada
    para ser del todo nada.
    Entonces llegas tú
    me susurras
    al oído
    que también eres nada
    como todo
    como el bosón de Higgs
    que también es nada.
    Y así
    sujetos a la nada
    nadamos juntos
    en este mar de nada
    en este inmenso vacío
    que nos naufraga
    hasta una playa lejana
    perdida en la nada
    para volver a ser nada
    pero esta vez,
    y como desde el primer día,
    nada enamorada.

    1. Martín Zurita

      Hola, Manu.
      Poema el tuyo bien pero que bien bonito. Emparenta con José Hierro, con su todo y su nada, pasando por camilo, el cantante: “…Y aunque nado entre la nada aún lucho por la vida. Ayudadme a cambiar por rosas mis espinas. Ayudadme a cambiar mi mundo por amor” y terminando en Quevedo. casi nada. Un abrazote.

      1. Gracias Martín por tus comentarios.
        Lo de Camilo (imagino que Sexto) no lo conocía. No es de mi “cuerda” por así decirlo, pero añade a eso que escribes a Luis E. Aute con su “Por tu vientre más allá del bien y el mal cuando eres tierra,cuando soy agua.Y si al fin no somos mas que polvo,seamos polvo, seamos polvo nada mas…mas polvo enamorado” o de José Agustín Goytisolo “Un hombre solo, una mujer así tomados, de uno en uno son como polvo, no son nada”.
        Mucho amor leo en todos los poemas, pues ¿qué sería de nosotros sin el amor?

        Un abrazo.

        1. Martín Zurita

          Hola, Manu.
          A mí el Camilo me mola por alguna porción de sus letras, date cuenta que yo ya soy un carroza; ahora bien, amigo, si hablas de Aute, eso ya son palabras mayores. Y su poesía, la de “Volver al agua”. Y sus canciones. Albanta, Queda la música, Dentro, Hafa café, los Mares del Sur, todas. Y sus cuadros y su cine. Es un nuevo Leonardo. Ojala se recupere al 500%. Y Goytisolo era mucho. Y Ángel González y Claudio Rodríguez y Caballero Bonald y un profesor mío, el de “Ditirambos para mi propia burla”, que no conoce ni dios y que fue ganador absoluto (Hierro y Bonald, p.ej., solo consiguieron accésit en su día)del Adonais de 1973 o 74, ya no me acuerdo. Y un tal Antonio Lucas, para mí el mejor poeta de ahora mismo, excluyéndote a ti, claro está. Un abrazote.

          1. Buen repaso amigo por la poesía española de la segunda mitad del siglo XX, parece que fue ayer ¿verdad? y fíjate ya estamos en el XXI y el carro se nos transformó en carroza a más de uno, entre los que me incluyo. Me considero muy pocas cosas en esta vida, yo diría casi ninguna, menos por supuesto poeta (eso sí que son palabras mayores) tampoco escritor, solo un simple aficionadillo que se lo pasa bien juntando letras y compartiéndolas con los amigos, así pues no solo puedes sino que debes excluirme de tu última consideración (y supongo bien intencionada más que exageración) sobre el mejor poeta de ahora mismo.

            Muchas gracias por tus comentarios y elogios (que no se merecen) y un fuerte abrazo.

  15. Esperanza Tirado Jiménez

    ADIÓS

    Detrás de mis ojos, empapados en lágrimas, todo se ve borroso.
    Tengo frío aquí dentro.
    Me siento como un niño perdido en el bosque.
    La vida surge, me llama.
    Pero nunca me atrevo a dar el paso.
    Me desdibujo.
    Me pierdo.
    Y desaparezco.

    Adiós…

    1. J u a n P é r e z

      ¡Hacía Tiempo que el concepto “Adiós” no me resultaba tan verdadero y tan tierno, todo empapado de aires de fábula ¡¡Lo dicho, Este Es Un Año singular y precioso para Vos!! Besos Sin Adiós.

    2. Esperanza Tirado Jiménez

      Nunca se me había ocurrido que podría escribir poesía. O algo que se pareciera.
      Mil Gracias por vuestros comentarios de aliento.

    1. Barceló Martínez

      Gracias Martín. Veo que adoras la poesía y significa mucho para mí que te haya gustado.
      “el hombre anda perdido si no vuela”
      Un saludo

      1. Martín Zurita

        Hola, Barceló.
        Adoro la literatura sí, y en especial la poesía. Me gusta más, empero, la música, y la gimnasia, fíjate tú. Claudio Rodríguez, autor de El don de la ebriedad, que te recomiendo si no lo has leído (ganó el absoluto del Adonais, en su día, con 19 primaveras), la mañana en que iba a morirse (yo creo que él lo decidió así) habló con su mejor amigo y le dijo que se iba de vuelos.
        El hombre anda siempre perdido y lo único que a veces le ilumina es la poesía: los vuelos. Un abrazote.

  16. Martín Zurita

    Hola, Barceló.
    Me gusta tu poema. Qué tremenda apelación. Qué exaltación de la voluntad. A volar, a volar hasta enterrarnos en el mar.
    Un abrazote.

  17. Calamanda

    Son de gran belleza vuestros poemas, gracias. Abrazos.
    Paso a dejaros el mio.

    A esos días azules
    sol de la infancia;
    me trasporté para tenerte.
    Sentir sin dejar de sentirte,
    Callejear a tu lado, tras de ti, y alcanzarte.
    Buscar y encontrar casualmente,
    un segundo tus parpados en los míos.
    Que en ese tiempo se insinuara el sol
    en mi sonrisa y el arco iris
    brillara junto a horas sin calor.

    1. J u a n P é r e z

      Delicado y suave, querida Ca l a m a n d a, y además, empiezas bien, pues tiene una gran similitud con los versos que le encontraron a Antonio Machado cuando murió al pasar unos días, arreglando su ropero, en unos pantalones:
      “Estos días azules
      y este sol de la infancia”

      Besos, pues, muy sorianos.
      J u a n .

      1. Martín Zurita

        Hola, Calamanda.
        Tu poema es trasunto tuyo. Sensibilidad a flor de piel, sensibilidad que acaricia mientras devanas la nostalgia. me encanta tu poema. Besos.

  18. J u a n P é r e z

    * M í s t i c a *

    Ciparisos del atrio
    enhebran La Paz hasta el claustro.
    A cal y canto el portalón. Solemnidad De Mi Despedida.

    Hora Prima,
    El Silencio y sus dentelladas
    retumban en la algarabía de Mi Espíritu.

    Sé que mis alpargatas
    la tosca estameña de mi hábito
    y El Infinito agazapado en mi celda
    es lo único que soy.

    Salvo Mi Vocación,
    Excelsa
    Ascética,
    hasta los píos muros cartujanos
    sobrecogiéndome
    se empequeñecen
    en este incendiar Dios
    Mi Alma
    iluminando Mi Xeniteia,
    Este Desierto Interior que recorreré
    con la advocación de San Bruno.

    La Cartuja tiene erizada la piel
    ante Mi Fe de Novicio.

    1. Martín Zurita

      Hola, Juan.
      Aunque ya sabes que Dios y yo… Te lo digo de otra manera. Puedo estar en desacuerdo con lo que dices pero jamás podría estarlo con la manera en que lo dices. Me has erizado la piel. Casi me dan ganas de rezar.
      Y gracias por el regalo que sigue. Por ese , efectivamente insólito, haiku.
      Con tu vasta cultura lo mismo has leído a José Antonio Moreno Jurado, el sevillano retirado de catedrático de griego. He hablado más arriba de él. Ganó el Adonais, el absoluto de 1973, con su “Ditirambos para mi propia burla. Te copio, os copio el primer poema: DITIRAMBO CONTINUO

      ¡Y el ditirambo se hizo carne,
      y habitó entre nosotros!

      Surgió como de un fondo impreciso.
      Se alzó de pronto sin someterse a la mesura,
      veraz, encadenado. Se lanzó
      como rugiente esfera a taladrar mi carne.

      Suavísima luz que mortifica.
      Heridora palabra. O gesto. Promiscuidad
      de humano peregrino: un nombre solo, una mentida
      herencia.
      Deleite que no se comunica, que no se desentiende.
      Incontinente grito.

      ¡Oh tú, mi ditirambo, mi pena, pena mía
      que naciste conmigo, que me llevas,
      que reconoces en tu rostro mi rostro, mi vientre, mi
      costado,
      mi dolor, que es dolor de cada césped perseguido!

      Anuncia. Dime:
      en qué mano no estás, en qué mañana,
      en qué rumor huido, en qué simiente moribunda,
      en qué brazo rebelado contra el hambre,
      en qué beso ocultado.

      Sangre mía.
      Sangre cegadora que no cubre.
      Sudor de risa que nos llega a la mejilla, que divide
      la raíz en un sueño enarbolado.
      Ditirambo de mi pena para mi pena.

      1. J u a n P é r e z

        ¡No he tenido el placer de leerlo, pero me lo apunto para mis indagaciones!
        Desde luego, lo que me muestras, es irrefutablemente bueno.
        Volviendo al tema religioso, lo he vivido siempre mucho, y tienes razón, tal como uno piensa, de tal manera transmite. Pero no tiene mérito, es que La Vida Contemplativa ha estado muy cerca de mí por circunstancias. Como Santa Teresa, he sido algo “trotaconventos”, solo que yo, poniendo una vela a Dios y otra al Diablo (debido a mis gustos delirantes y trasnochados)
        Quizás -tirando piedras a mi tejado- me define mucho la novela gótica de “El Monje” de Mathew G. Lewis.
        Gracias Nuevamente, por este intercambio saludable de Ideas.
        ¡Brindo por Tí!

  19. Miro atrás y peno,
    con angustia y desconsuelo,
    por un año de buenas letras yermo
    que me deja sin microvuelo.

    Asumo el duro castigo
    de no ver a buena gente
    mucha amiga, mucho amigo,
    en la Barquera de San Vicente.

    1. J u a n P é r e z

      Sí que es sentido tu cálido poema, homenaje a esta bitácora…mas…..¿sin microvuelos Tú? ¡¡¡Jamás!!! De una manera u otra me recuerdas mis escolásticas clásicas y aquello de “Homo Natus Est Ad Maiorem” (El Hombre ha nacido para cosas mayores) ergo …(parafraseando a Bécquer)…¡¡¡¡Microvuelo…Eres Tú , R a f a !!!! Dos Abrazos de Hecatónquiro de J u a n .

      1. Martín Zurita

        Hola, Rafael.
        Poesía realista, pero poesía al fin ay y al cabo. Poesía despojada. No hay nada que se te resista con la mano corriendo por el teclado.
        Un abrazote.

  20. Una desconocida
    me acerca tu recuerdo
    vestido de aroma.

    No se parece en nada, a ti,
    y sin embargo.

    Sería tan injusto
    hablarle, sonreír,
    buscar, al calor de un café,
    si su sonrisa también
    lleva prendido tu sabor.

    Tal vez se parezca un poco, a ti,
    y sin embargo.

    Sería tan injusto
    buscarle las dobleces al tiempo;
    ponerse la venda en los ojos
    y enamorarme, en ella, de tu ausencia.

    Tal vez se parezca en todo, a ti,
    y sin embargo.

    Descubrir que la añoro,
    sin conocerla, por ese perfume
    que adherido en el viento,
    todavía,
    susurra tu nombre.

    1. Martín Zurita

      Hola, Ignacio.
      Me encanta tu poema. Qué bien juegas con el desamor. Con esa nostalgia infinita a la que la poesía nos traslada, nos convoca envuelta en su perfume.

  21. Gloria Arcos Lado

    ESPERANZA Luz naciente, quisiera creer, que gracias a la luz del amanecer, podré por fin hallar el secreto que esconde su viejo corazón. Con su verdad sumergida bajo mil capas, atrapado por su aspecto de hombre duro, en lo profundo de su alma, sé que el anciano encierra a un niño tierno. Entre los recuerdos que cobija se encuentran los antiguos sentimientos, largamente disfrutados y sufridos. Pero aún así, desde su infinita añoranza, el hombre maduro es el único capaz de capturar todo lo bello que un humano puede conseguir. Y quizás, yo que alguna vez fui suya, consiga hallar ese espíritu pleno de amor, melancolía y esperanza que le inunda. A su lado podré saber que nuestro destino está allí. Le transmitiré que debemos regresar al océano, ese útero eterno, el único lugar dónde inevitablemente todo volverá a comenzar.

    1. Martín Zurita

      Hola, Gloria.
      Qué excelso canto a la madurez en tu prosa poética. Cuánta verdad y cuánta belleza encierra este apelar tuyo a la esperanza para terminar todo en el mar, donde vuelve a ponerse en marcha nuestra naturaleza de peces curiosos. Cuánto sentimiento desgranas. Me has conmovido. Un beso.

      1. Gloria Arcos Lado

        Muchas gracias, Martín.
        La verdad es que jamás he escrito poesía, esto es lo más cercano a ello.
        Me parece dificilísimo y por eso a aquell@s que lo hacen con tanta belleza, los admiro.
        Gracias por abrir un nuevo espacio, que seguro da muy buenos frutos, pues en esta página de encuentro se esconden grandes escritores y poetas.
        Un abrazo.
        Gloria Arcos

  22. Salvador Esteve

    GOLPES MEMGUANTES

    El primer día me odié, el segundo te odié.
    Los demás, cerré mis ojos púrpura.
    El resto, cerré mi alma carmesí.
    Mi vida sangra, se desvanece.
    Ya nada me pertenece.
    ¿Hay alguien ahí?
    ¡Socorredme!

    1. Martín Zurita

      Hola, Salvador.
      Una llamada al otro. Nadie es nada en sí mismo o muy poco. Lo mío está alrededor, proclamaba Rimbaud. Somos sociables por naturaleza, afirmaba El Estagirita, el descomunal Aristóteles. Tú nos socorres con tus versos.

    2. J u a n P é r e z

      ¡S a l v a ! : Me recuerda tu combinación estrófica a la Música de Oliver Messiaen, una pieza que tiene que se llama “Llamada Interestelar”[Sobre todo por lo de “¿Hay alguien ahí??”] Tus versos son Jeremíacos al Cosmos, y el poeta protagonista es modesto: Primero se odia a Él. Eso me ha dado mucho que pensar. Para acabar decirte que comparto el carmesí contigo. Estoy pues, radiante. Y no me defraudas: Existe algo de tu forma de escribir que más me gusta(¡¡¡¡Ya sabes cuál es!!!!) que está presente en tu regalo. ¡Buenas Noches!

  23. PERDIDO

    Vagando por el desierto
    desperté esta mañana
    dando tumbos, perdido,
    sonámbulo, sin ganas;

    añorando un paraíso,
    verde follaje, agua
    y unos brazos suaves
    que acaricien mi espalda;

    deliciosos manjares,
    jarras de vino, sedas,
    colchones, almohadas
    y su compañía
    para acabar la velada.

    Sin embargo estoy aquí,
    arrastrando mis pies
    en esta arena apilada,
    pequeñas dunas sedientas
    tan secas como mi garganta.

    No desisto.
    Paso a paso voy llegando
    a aquella difusa montaña
    que la niebla quiere ocultar
    para minar mi esperanza.

    Extenuado caigo al suelo
    entre arbustos y matas,
    negros insectos, huesos
    y duras piedras que me aplastan.

    Despierto en el paraíso
    pero no veo manjares, sedas,
    nada,
    nada más que luz
    la luz de su mirada
    antigua, conocida,
    colmadamente sabia.

    Entonces oigo pronunciar mi nombre
    en labios de mi amada.
    ¡Por fin en casa!
    –exclamo–
    ¡Por fin en casa!

    1. Martín Zurita

      Hola, Sara.
      Un gusto leerte en esta nueva faceta. Poesía de corte clásico, apoyada en las asonancias. El perdido, acaso entre sueños, salva escollos y se encamina al hogar. A su paraíso perdido. Rehúyes la adjetivación porque tus sustantivos son muy vigorosos. Me gusta tu poema. Un beso.

  24. Yo os dejo también un poema pequeñito.

    DUENDE

    Recostada en la cama
    repasaba mi día.
    Pensaba en escritores,
    recordaba poesías.

    ¿Cómo será el duende?
    y verlo ¿cómo sería?
    Pero yo no tengo gracia,
    A mi casa nunca vendría.

    Entonces me venció el sueño,
    y tras un aleteo de cortinas,
    sentí el roce de un beso pequeño
    que el duende dejaba en mi mejilla.

    1. Martín Zurita

      Hola, Asunción.
      Un poema pequeñito, como dices pero bastante grande a mi parecer. Me trae el aire, el tono de algún poema de Federico García Lorca, nada más y nada menos. Conque… Un beso.

        1. J u a n P é r e z

          Como no puede ser de otra forma, me han enamorado tus tres estrofas. Pero de tí, no me sorprende; atesoro este aporte de poesía tuyo. Creo que ese trasgo chiquitín te ama, y mucho.
          J u a n , E x p e r t o E n S e r e s E l e m e n t a l e s .

  25. Martín Zurita

    COMO EL PRIMER DÍA (SOLO EN VOSOTROS)

    Camino de pasos tropezados mi vida.
    De arduos esbozos
    y aplastantes interrogaciones.
    De jeroglíficos, de palimseptos.
    De petroglifos, de enigmas
    de encrucijadas.
    La verdad se me resiste
    como sol hacia el oeste.
    La luz se pone, en mi entendimiento
    como convexa pilastra.
    Como menguante luna interpretativa.
    Como insecto atrapado entre valladares
    que no se quebrantan.
    No avanzo en lo que quisiera
    y galopa en mí lo indeseable
    a viva espuela concreto.
    Seguro solo en vosotros
    tenga ya la razón
    auténtica y sosegada. Tierna.
    Definitiva.
    El traje de más lucir.
    Mi escuadra y mi cartabón.
    Mis arquivoltas.
    La cima sentimental
    hecha a mi medida. A la vuestra.

    1. J u a n P é r e z

      Creo que este poema es La Duda Personificada, y una persona con estos Quids, en este caso Tú, Está Muy viva, Muy Enervada para la consecución de soluciones aunque sea pírrico el esfuerzo…”aplastantes interrogaciones” Por supuesto, habla perfectamente de tí, inquieto y apasionado, porque La Vida Es Lucha. A una persona con ese bisturí vital, La Verdad acaba por darle pistas. Aparte de que me complació, aparte de que me mandó a mi gabinete a seguir reflexionando, no puedo por menos que alegrarme sustancialmente por tí.
      ¡Buen Febrero, E d u a r d o !

      1. Martín Zurita

        Hola, Juan.
        Me confieres fuerza y honor para la lucha. Gracias, muchas gracias. Para la lucha mayormente conmigo mismo, para conseguir dar de lado a ese filo caótico, a esa nostalgia devoradora, para embridarme como es debido. La Verdad es la meta, y yo estoy en la línea de salida, a los 26 que me imagino, lo cual no deja de resultar hermoso. Casi cualquier cosa por descubrir. La vida es joven y yo estoy en la vida contigo, con vosotros, esa es la miel que no me hiere, la ambrosía que a diario degusto.
        Que todos tus febreros, de 28 o 29, según, sean numerosísimos y se desenvuelvan de acuerdo con lo que necesites. Con lo que tú quieras. “Vuela fantasía con alas de plata. Caballero de tu corte quiero ser, fantasía”.
        Un lírico abrazote.

  26. Hay un gabán soñando lluvia,
    Hay un sombrero de vacío lleno
    Hay un bastón con la empuñadura fría
    Hay una mecedora en el salón varada
    No está tu pipa, faltan tus zapatos
    Se escarchan mis esfuerzos por escuchar tu risa
    Hay un calendario con la fecha equivocada
    Sobran tus llaves, faltan tus manos
    El olor a hospital sigue en mi pelo
    La casa atruena con el silencio nuevo de tu ausencia

  27. Martín Zurita

    Hola, Yolanda.
    No le hace ninguna falta el título a este poema, y ello constituye un primer acierto, desde mi punto de vista. Luego está muy bien descrito, con tono y textura modernos, ese avance ágil hacia la muerte del personaje masculino, centrado casi todo en cosas y partes de él. Me gusta mucho tu poema. Besos.

  28. J u a n P é r e z

    * H a i k u D e L o s G e n t i l e s * :

    P r i m e r a ” C o s m o – U n i ó n ”

    Luna, Mi Oblea
    sacra en El Universo
    comulgo de Ella.

  29. J u a n P é r e z

    * T a n k a D e l P i o n e r o *

    Raros hayedos
    de inquietudes frondosas
    confín selvático
    los haces del sol no entran
    porque te abonan sombras.

    1. Martín Zurita

      Hola, Juan
      Preciosísimos versos, por mi apreciados, como todos los tuyos, los de los tres pomas que conforman esta tanda. Hasta los títulos están para comérselos con las delicadas fauces del alma. Como para que durmieran en un libro de papel o desde él dieran luz como revelaciones que son. Y vive Dios, qué certeras, compañero del alma, compañero.
      Un abrazo a la manera de los vuelos vitales de Claudio Rodríguez.

      1. J u a n P é r e z

        Muchas Gracias E d u a r d o . A Claudio Rodríguez sí que lo he leído y tengo cosas suyas. Te revelo uno de mis predilectos españoles, que ha sabido hacer cotidiano para el lector de poesía medio, su gran formación humanística y clásica pura: Luis Alberto de Cuenca.

        Y otra cosa ¡Atento que suelto la cometa!…tengo un pequeño e insignificante detalle para tí (que son los metros clásicos que suelo trabajar yo, solo que más densos -vintasilábicos- He aquí una pista)…en muy breve lo vas a ver irrumpir en esta bitácora suprema de Poesía…..J u a n , F e l i b r e C a n c a m a c o l e s c o .

  30. FUTURO

    Amanece.
    Hoy es el primer día de los días que nos quedan juntos.
    Hoy es el primer día desde que sabemos que no son tantos,
    que se acabarán, que me consumo.
    Y lo piensas y contienes el llanto
    pues ayer nos juramos, como haremos cada día,
    no penar y sacar alegría
    de donde sólo vemos espanto.
    Porque aunque presentemos batalla
    con mil y un tratamientos y medicaciones
    nuestro adversario es un conocido canalla
    que no entiene de deseos o intenciones.
    Mas el futuro le ajustará cuentas,
    dejará de ser esa sombra negra que planea
    sobre corazones encogidos, a la espera.
    Nuevos doctores le cortarán las alas:
    no se llevará más sueños en volandas.
    Esperanza.

  31. Martín Zurita

    Hola, M. Carme.
    El futuro es lo mejor porque da cobijo, a manos llenas, a la esperanza. La esperanza está en ti, en tus versos, en tus cuentos. No hay nada más triste que la pena y el dolor, como cantaba Miguel Gallardo. Pero nunca hay que dar nada por perdido, aun en lucha contra los enemigos más temibles. Y que conste que sé de lo que hablo porque lo tengo cerca, porque lo llevo muy dentro. Ah, la medicina y, sobre todo la investigación, cómo podrían, deberían cambiar nuestras vidas.
    Me ha erizado el vello tu poema, fluido y sincero. Un enorme y cariñoso beso lírico.

  32. J u a n P é r e z

    * Estas noventa y ocho palabras, desde el título hasta el último terceto de mi orientalista soneto petrarquiano están dedicadas, y dedicado, a Don Eduardo Martín Zurita por Su Carisma de Entrega a Los Demás . Recién compuesto de hace unas dos horas, helo aquí para tu solaz primero, y después para el de todo aquel que lo leyere. *

    []

    * A y e s D e l Y o g u i *

    Ya sea con el rumal de la secta
    con el bebedizo del nigromante
    el vudú del caribeño danzante
    la sensualidad letal de la adepta

    Sea un trabajo sucio que se acepta
    actuar por desliz atenuante
    ser un vigolero de tiempos de antes
    o seguir las ordalías provectas.

    Por más que Lo Maligno esté presente,
    fluya el crúor, La Oscuridad y El Caos
    y sea “el llanto y el crujir de dientes”

    desde mi ashrama tengo fe en El Tao,
    desde el primer día, oro al sol naciente
    Paz en La Tierra, Nuestra Única Nao.

    [¡Buenos Días Majo!]

    1. María Rojas

      Vaya, vaya, mis estimados Juan y Martín, no me explico a que horas duermen. Magnífica la colaboración de los dos con este blog.
      Abrazos y besos.

      1. J u a n P é r e z

        Estas agudísimas personas de “Esta Noche Te Cuento..” cada vez tienen ideas mejores; C r i s t ó b a l ha sido el artífice luminoso. ¡Voto a Bríos: Faltaba La P o e s í a ! Besos, Salada.

    2. Martín Zurita

      Hola, María.
      Para magníficos tus ojos. Yo no duermo, sueño. Así que Juan… imagínate. Serviros de algo es un honor al par que un placer. Abrazos y besos para ti.

    3. Martín Zurita

      Hola, Juan.
      Un premio Nobel habita entre nosotros como un Ditirambo sin burla. Ese eres tú. No podías haber tocado mejor palo: el Oriente para agasajarme. Un palo me mesana. Solo pronunciarlo me fascina. Hasta mi cara apunta a oriental con un punto de Sócrates, el hombre de la muerte ejemplar después de Ese Otro. Eres todo un chamán, todo un gurú, todo un hechicero benéfico. Todo un Señor. Sigue anunciando. Dime. Háblame del yoga. Háblanos de la paz. Esa suprema meta. O de los samuráis, si toca, o de los códigos del honor. O del sexo refinadísimo. O del minimalismo que sospecho que, en realidad, inventó San Juan de la Cruz. O del Tao. O de la picaresca. O de lo que tú quieras. Gracias por tus tesoros repartidos.
      Un abrazo lírico cuántico-infinitesimal.

      1. J u a n P é r e z

        ¡Como decía exultante M r . S c r o o g e (“Cuento de Navidad”, ya sabes, D i c k e n s) …”¡¡¡Paparruchas!!!”….nada de premios, con que te hayas distraído es perfecto. Ha sido fácil, en esta quincena postrera de Febrero, a causa de D i o s en las Alturas, D i o s en Los Inframundos, y las escolásticas leves a las que tú y yo nos hemos atenido, he dilucidado que ciertos tintes de Los Vientos del Este y su otra forma de ver La Vida, sí te agradaría. Estoy muy contento y te traigo también a la memoria lo que decía M a c h a d o en sus breves joyas:
        “Hombre Occidental
        tu miedo a Oriente
        ¿Es a Dormir o a Despertar?”

        Comparto pues, con muchos de vosotros, La Elevación que Oriente transmite (sin ser estrictamente lo mío) pero como líneas arriba te comenté estos días atrás, Mi Ecumenismo abraza lo que es bueno.

        ¡¡¡Asaz Claro : Bien merecías Un Presente !!!

        ¡N a m a s t é!

        J u a n, E l D e L o s B a r a l e s A z u l e s .

        1. Martín Zurita

          Hola, Juan.
          Aguardo los vintasilábicos. A fe que prometen. Tienes razón en lo de Don Luis Alberto. Su poesía es sencilla, humilde, sin fuegos de artificio, pero muy poesía. Y su labor divulgadora es inconmensurable. Qué decir de Don Antonio. Una de las cumbres.
          Me refrescan los vientos del Este como los del Oeste (me acuerdo de aquella premio Nobel). Lo bueno es lo que hay que abrazar. Celso, uno de los más insignes jurisconsultos romanos lo definió, insuperablemente, a mi parecer, como el arte de lo bueno y de lo justo. “Ars boni et aequi”, que me consta que te pasman los latines, chamán esporádico, como José Hierro, escudero de los jinetes de la locura.
          Tiraré de archivo poético, si el blog sigue adelante para ofreceros cosillas. Y a ver si Cristóbal deja un poema por lo menos y puedo felicitarle por partida doble doble.
          Por el momento, os copio un poema de Antonio Lucas Herrero.

          FUERA DE SITIO

          Imagina que el tiempo sólo es lo que amas:
          unas pocas palabras, unos seres exactos,
          unas horas muy lisas, una playa (quizá)
          donde el daño no acecha.

          Imagina la vida como no lo es ahora,
          no quiero decir como algo perfecto,
          sino un resplandor, cierto abril de muy lejos,
          un tributo al azar sin otro destino
          que el confín fugitivo de un eco sin rostro.
          Y después cualquier cosa.

          Con que precisión va la edad hilvanando el espino.
          Y qué extraña la urgencia de ir en pie hasta la ola,
          celebrar lentamente que aniquile mi huella,
          mi escritura de hombre, mi certeza de surco,
          ser la alta misión de lo que nunca concluye
          como no cierra el mar su recado en la orilla.

          Pero no es estar quieto la razón ni la meta,
          sino un querer más pequeño, una conquista más clara:
          ver la vida llegar de su noche a tu noche
          en un cuerpo ajeno,
          pronunciar su silencio,
          abrazar su alambrada,
          desear su vacío,
          delirar sin camino, sin mapa, sin fuego,
          hasta el tiempo sin tiempo
          del país que no haremos.

          Un abrazo sentido, Juan. Y para todos.

  33. La Marca Amarilla

    Eclosionó
    el génesis del sexo
    en tus mejillas de amapola
    y tu boca humedeció
    ante la expectativa del beso
    el primero
    de tu perdición.

  34. Ángeles Sánchez Gandarillas

    SIN… TI

    Ante el ropero
    ondea el tiempo con crespones enlutados:
    amor incompatible.

    Miro el cielo teñido de matices,
    algodones caprichosos;
    enciendo con sombras de tormenta
    las estanterías del ropero…

    Doblo y guardo lo que dejaste atrás,
    los restos de un barco, “Recuerdo”.
    Sus velas, rumbo al desamor,
    navegan sobre duermevelas agitados
    zozobrando en mares afligidos.

    Ordeno ropas en resacas de escalofríos
    adueñándose de mi piel.
    Abrazo la ropa de la primera vez
    soñando que aún estás…

    Por último, cuelgo mi soledad en una percha.
    cierro las puertas del armario
    con una llave: la desesperanza.

    1. Ángeles Sánchez Gandarillas

      Buenas tardes Juan y compañeros. Después de un tiempo y, con vuestro permiso, oso comenzar con esta 4 ENTCerrona de microoesía.
      Abrazo GRANDE.

  35. Martín Zurita

    Hola, Ángeles.
    Las funestas consecuencias del desamor. Versos bien armados, simbólicos y armónicos. Osa cuanto quieras pero sin convertirte en una osa, ¿vale? Besos.

  36. Esperanza Tirado Jiménez

    Dos cosillas que escribí sobre París.
    La primera después de los últimos atentados ocurridos allí. La otra, después de ver una foto diferente de la Torre Eiffel, que me gustó mucho:

    El gigante corazón metálico observa impasible.
    Un griterío ensordecedor surge desde abajo.
    La ciudad se deshace.

    Y todo arde.

    -.-.-.-.-

    Oh, Ciudad del Amor,
    ¿Me enamoré alguna vez?
    ¿O sólo fue una sombra, un espejismo?
    Tal vez lo soñé…
    Oh, la, la…
    Oh, mon amour…

    1. J u a n P é r e z

      ¡Me gustó de nuevo! El primero contundente y el segundo me recuerda a las canciones de Maurice Chevalieur. (Además he acudido varias veces a La Ciudad de La Luz y estoy amartelado con Ella)
      Très Mignone, E s p e r a n z a ! ! !

  37. VERSOLARI JAJA

    Es imposible
    Llevo varias docenas de poesías
    He borrado por cursis, diez
    No soy sensible
    A mí ya me lo parecía
    Voto a bríos, pardiez

    De las románticas
    He roto veinte
    Amor, candor y flor
    Todo palabras típicas
    Y van chorreando aceite
    Me parece un horror

    Y qué decir de las eróticas
    Cómo rimar bigote y madroño
    O un buen caliqueño
    Sin hablar de las teticas
    Todo suena gazmoño
    Será que soy cacereño

    1. J u a n P é r e z

      Pues a Fe Mía, que me ha gustado, primero por tu humildad sincera y segundo porque en La Poesía está El Mundo, esto es, son versos satíricos en su punto justo, sin pasarse, también es un subgénero. Y te voy a decir más, tengo en casa un tomo grueso que te recomiendo, porque pareces extraído de ahí :
      “Los Versos Satíricos” Antología de Lo Satírico universal para amantes del ludibrio en verso. [Eduardo Moga] (Ediciones Robinbook, Sello Ma Non Troppo -2001; en librerías de viejo lo podrías encontrar)

      Y además tienes una parte filológica al mencionar que eres de Extremadura, que también me recuerdas a un libro de versos de Luis Chamizo expresados en la jerga de tu tierra que honra mi biblioteca (este es costumbrista)
      ¡Buenos Días A l e j a n d r o !

        1. Martín Zurita

          Hola,Epi.
          Me gustan tus versos, con sus rimas y asonancias de “COJONES”. Y su mordida. En el próximo poema incluye la palabra “bolo”, que a Juan le sonará “UN HUEVO”, porque aunque nací gato por el ius soli, por el sanguinis soy toledano. Al final todos somos de pueblo. Pueblerinos quizá venidos a menos.
          Un abrazote.

          1. J u a n P é r e z

            ¡ ¡ E d u a r d o ! ! : ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Qué sorpresa!!!!!!!!!!
            saber que eres de La Imperial Antigua de España. Y sí, estoy en lo de “bolo”. Puedes estar archiorgulloso por ser “in utroque” (¡En ambos Derechos!) Ballenato E Imperial.
            (Debo decir que conozco muy bien Toledo, afincada la tengo en el acero vital que me curte. En tiempos acudía a Las Hermanas Gaitanitas -antes de llegar a “Los Cobertizos” si mal no recuerdo-a comprarles dulces hechos por Ellas.
            Así que hoy mi despedida es de aquesta guisa Cervantina:
            “Requirió la espada,
            miró al soslayo,
            fuese, y no hubo nada” [de “Al Túmulo del Rey Felipe II en Sevilla” de Don Miguel de Cervantes Saavedra, no existe Soneto con Estrambote más célebre en el mundo]

  38. J u a n P é r e z

    Aunque no cumplen la consigna de “Primer Día”, ofrezco de mis legajos este “Rosario de Haikus” (que compuse en año 2005)[treinta y seis versos sin contar los nombres]

    * M o l i n i l l o D e H a i k u s
    D e l M o n a s t e r i o D e C r i s t a l *

    K o a n I .
    Yaks en la niebla
    porteadores sin leña
    yo busco al yeti.

    M a n t r a .
    Om mani padme hum
    alud en el ashrama
    el lama reza.

    S a t o r i .
    Tierra de Dolpo
    Buda me quiere aislado
    hago plegarias.

    S h a m b a l a .
    Ya no hay aldeas
    los gurkas abandonan
    ¡Shangri-La al fin!

    K o a n I I .
    Un panda rojo
    comió mi arroz amargo
    y no hay bambú.

    P e r f e c c i ó n .
    Niña harapienta
    su montaña es infame
    sonríe y trepa.

    K o a n I I I .
    Bailan los sherpas
    borrachos por el sorgo
    bala el baral.

    K o a n I V .
    Nace una oveja
    en el pico nevado
    solo está muerta.

    L a m a .
    Mis Oraciones
    té rancio, gachas y El Tao
    y El Himalaya.

    N e p a l í .
    Los ventisqueros
    entorpecen mi senda
    me purifican.

    M o n t e E v e r e s t .
    No hay en tu altura
    estepa de plegarias
    aunque sí el karma.

    G o m p a .
    Soy chela errante
    mis haikus me han guiado
    al monasterio.

    1. Martín Zurita

      Hola, Juan.
      No te preocupes, las reglas están para que tú te las saltes como el atleta del verso que eres. Son espectaculares los haikus. Cómo y de qué manera asoma tu enjundia toledana: las gachas, espléndida comida de pastores (lamas a su manera, con su Samsara interior), hechas de almortas o dulces. Dulces son tus haikus. Elevan.

      1. J u a n P é r e z

        Muchas Gracias por tus nuevas apreciaciones. Toledo, como he confesado por ahí, Me Enamora Y estoy de acuerdo en lo de Los Pastores…son esenciales en mi literatura. Creo que los he hecho protagonistas en mis magias. ¡Es más! Voy a ver si encuentro un soneto que tengo que se llama “Calderones y El Collado” si la búsqueda no es infructuosa en mi gabinete (por mi biblioteca tengo una verdadera corriente subterránea de octavillas desordenadas de poesías y chifladuras escritas) lo traeré a este reconditorio.

        Nam Myoho Renge Kyo!!!!!!!

  39. Me parece sensacional abrir un nuevo espacio mensual para la micropoesía, y desde luego me sumo a ella en cuanto vea la luz. Una maravilla leer las propuestas de todos, un deleite y, en algunos casos, una sorpresa, aunque se echan de menos también algunos nombres…

    Venero
    A limón y azufre huelen tus pasos
    a carne de cañón en los disparaderos del tiempo
    a lluvia mágica
    a madre recién muerta
    en la habitación azul de tus caricias.
    A limón y azufre sabe el recuerdo
    de tus besos
    la amarga niebla de tus labios
    sobre el azogue
    A limón y azufre suena el rumor del viento
    entre tus piernas
    el tañer eterno de las olas
    su aburrido compás
    su cadencia
    que va
    y viene…
    A limón y azufre juega el olvido
    saltan los gatos
    arden los ríos
    tiemblan
    tus
    muros
    durante el primer día en el infierno.

    1. J u a n P é r e z

      Me he entusiasmado leyéndote, y tiene una explosión, digamos para ponerme al pairo de tan bien llevada la plasticidad “limón azufre”, de ácido sulfúrico al final, que sorprende y emociona, y asusta -sobre todo esta es la parte que me conjura-porque para eso es Un Hades Privado del Poeta que Tú Eres. Posee variadísimos garfios para que el lector se enganche pero menciono unos pocos…
      “A limón y azufre sabe el recuerdo de tus besos”…y por la que me pirro de encanto…”A limón y azufre juega el olvido//saltan los gatos//arden los ríos…” Por cierto, no parece que tenga título, aunque seguro que es:
      “A Limón Y Azufre” N`est ce pas J u a n c h o ? Estoy muy satisfecho de haber leído algo tan sobresaliente.

    2. Martín Zurita

      Hola, Juancho.
      Claro que faltan nombres: resucitemos a Miguel Hernández, pero ya. Su inmortal Elegía… tiembla en mis cuerdas vocales cada vez que la releo, que la siento nueva. Tu poema es excepcional. Un abrazote.

  40. Martín Zurita

    Hola amig@s.
    Os dejo unos versos que compuse con 21 o 22 años en la Facultad de Derecho, indagando en mi persona. Es poesía hiperbólica, quizá para compensar mi nariz roma o romana, vayan ustedes a saber. Pero en cualquier poesía late siempre un fondo de verdad.

    PARADOJA
    PARADOJA

    Aunque les importe poco vengo aquí a escribir de mí,
    breve y profundo, si alcanzo,
    que hacerlo conviene así.
    Y con licencia o sin ella para ocuparles un rato,
    en esta sola cuartilla píntoles mi autorretrato.

    Poeta con músculo fiero, atleta que usa inteligencia;
    el quebrado bien entero, ganador sin recompensa.

    Harapiento señorito, mendigo de azul marino;
    acertadísimo yerro, precisión al cero en tino.

    Odio derrochando amor, mido queriendo querencia.
    Soy como echarse a leer hasta el final de la ciencia.

    Disfruto harto con mujer, peno con el hombre menos;
    por aldea, ciudad soy; en la urbe soy más pueblo.

    Como el ras mismo estoy bajo, más alto me hallo que estrella.
    Soy un verboso discreto, una admiración sin mella.

    Ante la índole mía seguro quedan perplejos,
    mas de culpa me exonero, pues que nací muy complejo.
    Y pongo por conclusión, de ello me sobra conciencia,
    soy paradoja elevada a la paradoja potencia.

    Un saludote.

    1. J u a n P é r e z

      Esta simpática semblanza tiene por encima de todo una característica :
      ¡¡¡¡ D o n a i r e !!!! Y su estructura de contraposiciones usando los opuestos, es ágil y divertida. Una persona que es “harapiento señorito, mendigo azul marino” me hechiza y es lo que en mi órbita, prefiero.¡Encantador! “odiar derrochando amor” es la figura estilística antitética sorpresiva y destelleante, una persona que hace eso también es vital tenerla próxima. Está desprovista de la tristura de tus poesías anteriores, y “para ocuparles un rato” ….¡¡¡¡¡¡¡ C o n s e g u i d o !!!!!!! Pero sobre todo, impepinablemente, me pone muy risueño haberte leído. Es la que más me ha gustado de las tuyas hasta ahora. Y sí, se puede advertir la evolución de la persona que versificó esto con veintitantos, hasta la que es ahora. Lo que es seguro, aquí lo declaro: Mi optimismo actual me hace comprender el jolgorio del alma de este joven poeta. Y deseo creer que forma parte del Z u r i t a C o t e m p o r á n e o .
      ¡Saludos Muchacho!

      1. Martín Zurita

        Sí, Juan, Toledo es imperial. Imperial con brillo. Con todos los brillos. malgama de civilizaciones. Cigarral excelso del prohombre Marañón, el galeno. Los dulces de las monjitas son infinitamente superiores a los de casa Telesforo, si es que no se venden allí también, disculpa la maldad. Y sí, un personaje híbrido soy de raras alquimias, pero, sí, anida en mí el niño, el joven que fui: intrépido y bueno. No voy a ser nunca viejo no me lo permitiría. A lo mejor enfermo puede, todo se andará. Pero como el pallador Martín Fierro, vine a este mundo a cantar. Soy una cigarra con vetas de hormiga. Es un milagro que esté vivo. Nací en 1954 y, al nacerme, le cabía a mi padre en la mano. Y sin incubadoras. Pobre gatito. Y con esas leches artificiales del demonio. Pero me enganché a los pechos maternos como un lechón, el más chiquitín de todos, a los de la cerda, con perdón. Y aquí estoy para cantaros. Si me consientes una osadía: soy feliz a pesar de los pesares. Muy feliz. Ya sabes que, muchas veces, la poesía está inundada de mentirijillas, es como los refranes, la faz y el envés. El revés del espejo. Un abrazo, magister ludi.

  41. AÑOS

    Los cascabeles de mi memoria
    naufragan en cunetas olvidadas.
    Vuelo, escucho al viento pronunciando mi nombre
    y muerdo la oscuridad,
    azabache y cinabrio del horizonte.
    Vuelven todas las máculas aladas.
    Entre confeti líquido
    tiendo mi piel nueva
    sobre las cuerdas rotas de un violín
    de nácar y espuma.
    Y las gotas, sabias, resbalan
    hasta teñirla de vendimia.
    Mañana, como la primera vez,
    buscaré en mi espalda
    el pespunte ligero de la lluvia
    hilvanado en la seda,
    prisionero en el ojal,
    Y bajo la muselina de mi mejor blusa,
    esos acordes silenciosos que se ciñen a mi pecho
    tras la caricia fría y azul,
    de nube licuada.

    1. J u a n P é r e z

      Embriagadora la progresión de metáforas para tibiamente dejar constancia de Lo Decrépito, La Llegada implacable de La Edad Provecta y aparejado, viendo cómo “Tempus Fugit”, el poeta ama sus anhelos y mantiene una esperanza hasta el fin de recuperar alguna identidad. Creo -es el poso que me ha dejado- en Esa Canéfora de la Guadaña como “fría y azul de nube licuada” que embalsama poderosamente y te convierte en pieza fría sin que te des cuenta. Bello homenaje es tu poesía, como tú.¡Buenas Tardes!

Dejar una respuesta