Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

ENTCerrona 6: El axioma

axioma-2-3

Para la segunda parte de marzo os hemos guardado  una propuesta de las complicaditas … Su autor Ángel Barceló lo proponía así:

Se trataría de escribir un microrrelato que contenga un axioma, podría tratarse de uno impuesto (a vuestra elección) o al libre albedrío de cada cual. Llevo poco tiempo enganchado al blog y no sé si se ha hecho ya, si no es así, ahí dejo mi propuesta, por si resulta de interés.

Pues vamos allá. Vamos a elegir un axioma único para todos, pero que aparezca en el relato de la forma que os parezca. Después de todos los viajes del fin de semana pasado nos ha parecido adecuada aquella que dice que “La línea recta es la distancia más corta entre dos puntos”

Y vamos a hacerlo en menos de 100 palabras. Menuda entcerrona…

36 Respuestas

    1. Barceló Martínez

      Hola Eva. Los microrrelatos muy breves me cautivan. Este tuyo contiene toda la esencia del axioma propuesto, vamos, para ponerle un marco. Enhorabuena.

  1. EL TEOREMA DE EPITÁGORAS
    Siempre había pensado que la línea recta es la distancia más corta entre dos puntos, pero esta noche no, he salido por la tangente, los dos catetos han intentado sodomizarme y gracias a mi perímetro y a que soy dentista les he sacado la raíz de cuajo. En la bisectriz me he encontrado con una meretriz que estaba en oferta y la he tocado los senos por un dos por uno y al querer multiplicarme no me ha dejado por el diámetro del cilindro y yo llorando, porfa solo la punta del cono. La intersección no ha sido posible.

    1. Barceló Martínez

      Tu nunca “te sales por la tangente”, siempre eres fiel a tu estilo. No te pases jamás a las líneas rectas, las retorcidas son mucho más interesantes.Un saludo.

  2. J u a n P é r e z

    * P r e s t i d i g i t a c i ó n *

    El viejo fígaro era misterioso. Como el nene llevaba la cabecita al cero siempre no le necesitaba y al pasar por su calle, le contaba algo ingenioso. “Si trazas una línea poniendo tu pulgar en la naricilla y el dedo corazón tapando la luna, estará cerca.” El nene lo hacía mirando arriba absorto. Luego, el “fígaro” le unía los dedos concretos haciéndolos chascar y “voilà!” El niño veía a vista de pájaro ¡hasta la huella de Armstrong! Y es que para una ilusión, siempre hay dos anclajes del segmento: Uno en La Realidad y otro muy próximo en la Fantasía.

  3. Ana Fúster

    DE LA CUESTIONABLE INFALIBILIDAD DE LOS AXIOMAS
    Habíamos superado con éxito todos los obstáculos de la carrera. Tomamos la última curva y avanzamos paralelos por la recta final. La línea de meta, la que nos uniría para siempre en la victoria compartida, se dibujaba nítida a pocos metros sobre el tartán. Cómo pensar que justo antes de pisarla ambos tropezaríamos con aquel maldito punto y aparte. Logramos levantarnos y, con el dolor de las lesiones enredado en los huesos, nos miramos a los ojos. Los míos te lanzaron un anhelante punto y seguido. Pero se estrelló en tus pupilas contra la distancia insuperable de un punto final.

    1. Barceló Martínez

      Hola Ana, mi talón de aquiles han sido siempre los signos de puntuación, creo que me acabas de dar una lección de como utilizarlos dentro de un microrrelato. Gracias, un cálido saludo.

  4. TODA REGLA SU EXCEPCIÓN
    Don Melquíades terminó su demostración sobre la distancia entre dos puntos, avalada por un tal Pitágoras. Pero toda regla tiene su excepción, avalada por papá que se servía una gamba más aunque tocábamos a tres por cabeza. En el patio, Lenita, la preciosa pelirroja que nos llevaba locos, se encontraba en la otra punta y Javito se dirigió hacia ella dispuesto a invitarla al cine. Rápidamente, le mandé la misma propuesta en un whatsapp que viajó hasta el satélite, de allí a su móvil y volvió con su respuesta afirmativa. Total unos veinte mil kilómetros. Javito aún no había llegado.

  5. Barceló Martínez

    PROBLEMAS DE MATEMÁTICAS, SOLUCIONES DE FÍSICA
    Tras de perderse en intrincados laberintos durante toda una vida, por fin, escogió el camino recto. La gravedad se encargó de que fuese, además, corto y rápido.

    1. Barceló Martínez

      Se coló un “de” que no debía, no vuelvo a escribir desde el móvil, aprieto tres teclas a la vez y el corrector me traiciona justo antes de enviar el texto.
      Ahí va de nuevo:

      PROBLEMAS DE MATEMÁTICAS, SOLUCIONES DE FÍSICA
      Tras perderse en intrincados laberintos durante toda una vida, por fin, escogió el camino recto. La gravedad se encargó de que fuese, además, corto y rápido.

  6. DISTANCIAS CORTAS

    Tu mirada clavada en mí demuestra que sabes que el camino a seguir no es sinuoso, aunque tu seguridad vestida de respeto te mantiene en tu sitio. Esperas que tire de esa línea visual, pues sabes que mis pupilas se dilatan solo en ti.
    Ven…, agarra el otro extremo y crea un lazo natural.

  7. Barceló Martínez

    Hola Inés, aquí hay tema seguro, aunque el maromo esté un poco atontado y guarde las distancias. Bien traído. Un saludo.

  8. Martín Zurita

    DEPENDE
    La distancia entre dos puntos es relativa, depende de las veces que el suturador saque del bolsillo la petaca de acero inoxidable. Podrías contar las veces que sube y baja su gaznate y ver tu pierna convertida en una especie de serpenteante línea ferroviaria.

    1. J u a n P é r e z

      Tu microcuento perteneciente al “gótico quirúrgico” (¡¡¡estilo al cual estoy descabaladamente apasionado!!!) me ha gustado hasta límites que ni te imaginas.
      Aprovecho para enviarte mi mayor consideración (¡¡¡desmedida también!!!) y de paso, al hilo de mi apreciado Á n g e l B a r c e l ó, decir que en mi humildísima opinión, creo que el suturador es el señor cirujano, que en este caso, disfruta con su dipsomanía. De ahí el pánico del paciente.
      ¡Ya digo, soberbio, supremo y preventorial!¡¡Abrazos Nosocomiales a ambos!!

  9. Salvador Esteve

    ECUACIONES DE AMOR
    Kepler orbitó y recorrió sinuosos caminos en busca del amor.
    Euclides trazó dos puntos, pasión y coraje, y se lanzó en línea recta a su corazón.
    Einstein comprendió que el amor es relativo, y plegó el espacio-tiempo en busca de sus labios.

  10. Barceló Martínez

    Hola Salvador. Las Mates nunca fueron mi asignatura favorita, pero presentado las ecuaciones de esta manera, creo que tengo que ir replanteando mis gustos. Un saludo

  11. Barceló Martínez

    Hola Juan, mil gracias por tu aclaración. Yo estaba seguro también de que Martín se refería al cirujano y así me cuadra un relato, verdaderamente, redondo. Un abrazo para los dos.

  12. Barceló Martínez

    Hola Manu, creo que nuestros personajes estaban en la misma línea, cada uno en sus circunstancias y con diferente estilo. Un saludo.

  13. Martín Zurita

    Hola, Barceló.
    Perdona mi tardanza: es un médico, claro. Un cirujano. Lo que pasa es que suturador me parecía un término más terrible, más de infundir pánico. También vale enfermero, como postula Rafa, perfectamente.
    Vuestro axiomas son magníficos. Gracias, Juan, por el capote. Tu texto es sencillamente sublime, sublime entroncamiento entre lo real y lo fantástico, entre el “fígaro” y el niño.

  14. Martín Zurita

    Hola, Barceló y compañía.
    No me extraña que te chocara suturador. Busco y parece que es más bien el aparato que sutura que quien lo usa para suturar. Y también hay robots que suturan. En fin, por qué no jugar a inventar por extensión. Entrecomillamos suturador en el texto y punto. Pero, vamos, mi intención era referirme a la persona y no al instrumento ni a ningún robot. Buen finde.

  15. LA HIPOTECA
    Antes de que cantase el gallo, sábados, domingos y fiestas de guardar incluidas, ya andaba Felisa hirviendo con desinfectante los pañales de su madre o haciéndole friegas con pomada en sus llagas purulentas. Tal como la anciana ordenaba. El resto del día pues barriendo suelos, preparando purés o jabonando camisones llenos de vómito y orines… Confiaba en que más antes que después la vieja palmaría y ella heredaría la casa. Así que paciencia, se decía asqueada mientras arrancaba una hoja del calendario o miraba envidiosa las postales que enviaba su hermano Javier, siempre tan manirroto, desde lejanas playas paradisíacas.

  16. Barceló Martínez

    Hola Susana, un relato muy de nuestros días: familias desunidas por intereses, cuidados interesados, egoísmos de todo tipo, hijos pródigos y despreocupados con línea directa por vía legítima. Un clima turbio, muy real, magistralmente reflejado en tu narración. Líneas, más que cortas, frágiles, insatisfactorias y deprimentes. Me has dejado un poso amargo, con una buena lectura. Un saludo.

  17. Barceló Martínez

    Hola Beto. Se me ocurren otros puntos de unión bastante buenos: un sillón, una silla, un sofá, el asiento del coche, la alfombra, la lavadora… De lo que no cabe duda es que la cama es el mejor de todos. Un saludo.

  18. Esperanza Tirado Jiménez

    No sé si este intento es lo que se pretendía (o quizá debería revisar las lecciones de Coco en Barrio Sésamo)

    Cerca/Lejos

    Qué lejos están todos.
    Un click transcurre en apenas medio segundo. Y una frase se teclea en un momento; pero se necesitan horas para corregirla y darle el tono adecuado.
    El viaje en autobús dura dos horas por carreteras llenas de curvas y nubes oscuras. Al bajar las caras lejanas se ven a apenas un palmo de sonrisa. A la vuelta todos se sienten un poco más cercanos.
    Y el cielo parece que brilla más azul.
    Y las frases salen casi sin necesidad de correctores gramaticales.

    Aquí va mi pequeño homenaje a todos vosotros 🙂

  19. Barceló Martínez

    Cerca y lejos son conceptos muy relativos, como bien muestras. Se puede estar físicamente al lado de alguien y sentirse muy alejado de esa persona y todo lo contrario. Gracias por acercarnos a todos un poco con tu homenaje. Pulso la tecla Enter, la línea más corta para que recibas un caluroso abrazo.

  20. José Luis Chaparro

    FÓRMULA
    La distancia más corta entre la viga del techo y el asiento de la silla colocada debajo, debe ser el resultado de la suma de la longitud de la cuerda —sin contar el nudo corredizo— mas la longitud del cuerpo medido desde la barbilla hasta la suela de los zapatos, antes de quedar suspendido tras la patada.

  21. Barceló Martínez

    Hola José Luis. Esa fórmula ofrece un macabro resultado. Podrían colarse algunas variables que alterasen el producto, como la resistencia de la viga o de la cuerda u otros imprevistos, aunque si el personaje está decidido, volvería a repetir la fórmula hasta hallar la solución deseada. Un saludo

Dejar una respuesta