Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

83. ¡Extra, extra!

— Extra! Extra! Sepa todo sobre el hundimiento. El Titanic. Extra! Extra!

Un escuálido muchacho de cara sucia voceaba ofreciendo ejemplares del Daily Herald a todo aquel que quisiera comprarlos.

El pequeño Adrien se paró en seco, ¿Titanic? Echó a correr hacia el vendedor de periódicos y al chocar con él simulando un accidente fortuito le arrebató el ejemplar que blandía en alto.

Siguió corriendo hasta su apartamento, casi al otro lado de la ciudad y entrando como una tromba lo dejó sobre la mesa. Su madre empezó a regañarle, al tiempo que intentaba impedir que varios carretes de hilo de su costura salieran rodando y cayeran al suelo.

Pero se detuvo al leer las palabras que sobresalían en el titular, hundimiento, Titanic.

Pálida se abalanzó sobre el papel, y leyó impacientemente sin dejar de murmurar: August, mi August. Maldito y orgulloso cabezota.

Buscó su chal, cogió de la mano al niño, sin ver que aún no había recobrado el aliento y corrió escaleras abajo en dirección al puerto.

Todas sus esperanzas, todo su dinero, viajaban en el camarote 115 del barco.

Rezaba para que al menos las heladas aguas no se hubieran tragado también a su marido.

17 Respuestas

    1. luis miguel

      M Carmen este hundimiento no fue poca cosa las víctimas pasaron de 1500 personas, por fuerza las historias individuales tuvieron que ser desgarradoras.
      Muchas gracias por tu lectura y comentario,
      saludos.

  1. Calamanda Nevado

    luis miguel, además de la buena ambientacion, dejas muy claro la forma de informar de la época, no ocurria como en la actual, se da la noticia con pelos y señales casi a la vez que se produce. Suerte y saludos

    1. luis miguel

      Efectivamente, es una imagen que nos sitúa mucho en la época, los muchachos casi niños de la calle voceando la noticia del momento con un fardo de ejemplares bajo el brazo.
      Me alegro de que te gustara.
      Un abrazo.

  2. Reve Llyn

    Cuántas vidas se hundieron con el Titanic, cuántos sueños, buena individualización de una de ellas Luis Miguel. Me gusta mucho el comiendo…¡¡¡Extra, extra!!!

  3. luis miguel

    Gracias Ana, todo un honor recibir tu comentario. Aunque no soy de comentar he leído muchos de vuestros relatos. Sin embargo me parece de mala educación no contestar a los vuestros.
    Un saludo

  4. Mª Belén Mateos

    Me ha gustado ese vocear de noticias, hace que te presentes en esa época, donde los titulares eran gritados más que leídos. Tremenda historia la que le sigue, cuantas vidas y esperanzas se ahogaron ese día.
    Un abrazo Luis Miguel

  5. Isabel

    Me quedo prendada del papel central, de la madre. Describes a los chiquillos y sus movimientos, pero cuando lleguas a la madre, todo se para en ella, en cómo lee esa noticia y en las dos ideas que le vienen a la cabeza:
    August, el dinero
    Me ha encantado situarme en aquella época y en ese apartamento en lo alto de las escaleras.

    1. luis miguel

      Gracias por esa bonita lectura que has hecho del relato. Has ahondado en la idea de maravilla, la época era dulce para algunos y muy dura para otros. Eso se veía perfectamente en el Titanic, clases muy altas y gente desposeída.
      Un abrazo.

Dejar una respuesta